Vivir más de 900 años Manuscrito esenio de la salud y la paz Enseñanza perdida de Jesús Pdf y video

Vivir más de 900: años Matusalén

Vivir más de 900 años: Evangelio de la paz, secretos de la longevidad, nuestros antepasados vivían mucho más, antiguos manuscritos, guía de vida para la salud y longevidad, alimentación, vida en equilibrio con la naturaleza.

Vivir más de 900 años: Matusalén

Vivir más de 900: años Matusalén

Vivir más de 900 años

Como Vivir más de 900 años: Evangelio de la paz, secretos de la longevidad, nuestros antepasados vivían mucho más, antiguos manuscritos, guía de vida para la salud y longevidad, alimentación, vida en equilibrio con la naturaleza.
”Tengo muchas cosas que decirles todavía,
pero no las pueden soportar ahora”.
Juan 16, 12.

Este Evangelio revela la manera de conquistar la vida verdadera, gozando la plenitud de las facultades físicas y psíquicas sin enfermedades ni desequilibrios, colmados de bienes y dones espirituales, de una imperturbable paz y la dicha de vivir siempre contentos.
El método de curación que Jesús enseña es la respuesta a la petición de un grupo de enfermos maravillados por el poder y la sabiduría que manifestaba en sus enseñanzas y señales prodigiosas para que les instruyera en la manera de recobrar la salud perdida y retornar así al servicio dentro de la comunidad.(Vivir más de 900 años).
Así nació el Evangelio Esenio de la Paz, que San Juan condensó en un libro, cuyos originales fueron guardados a través de los tiempos porque la humanidad todavía no estaba madura para poder recibirlo, razón por la cual esta enseñanza se mantuvo en secreto para que fuera revelada en su momento.

A mediados del siglo IV San Jerónimo comenzó a encontrar trozos de algunos manuscritos antiguos en poder de unos anacoretas que vivían en cabañas, en un valle escondido del desierto de Calkis. A medida que aprendía hebreo y arameo empezó a entender el significado de los pergaminos fragmentados, y poco a poco comenzó a reunir más. Las enseñanzas que esos rollos contenían le afectaron profundamente. Quedó marcado para el resto de su vida porque entre ellos estaba el Evangelio Esenio de la Paz.

Desde la noche de los tiempos, todos los hombres hemos sido esclavizados y gobernados por seres no humanos que se han hecho pasar por dioses. Entonces exigían sacrificios de animales, incluso de niños o vírgenes, ya que el miedo y el sufrimiento, de estos, producía la energía que ellos tanto ansiaban.
Necesitan de nuestro sufrimiento, por eso han influido en nuestra alimentación y han organizado guerras y enfrentamientos entre los seres humanos.
Esos, supuestos, dioses, son los demonios que se nombran en todas las religiones.
Su morada está en el interior de la corteza terrestre. Son capaces de actuar en nuestro cuerpo astral haciéndonos enfermar.

Cuando elevamos la vibración de nuestro cuerpo no pueden hacernos nada, porque son seres de vibración baja. Pero ¿cómo podemos elevar la vibración?

Existen manuscritos antiguos, cuya información ha estado oculta a los ojos del mundo,
incluso, el Nuevo Testamento actual, que es la base de todas las religiones cristianas, está deformado y falsificado, sin embargo, a pesar de todos los impedimentos para que llegue hasta nosotros esta información, surge el “Manuscrito de los esenios”, donde Jesús nos enseña cómo librarnos de estos seres que se alimentan de nuestra energía negativa. Jesús es un personaje muy diferente al que nos han mostrado aquellos que nos dominan.
Puede que el traductor haya impregnado algo de sus creencias en el texto, pero la esencia está ahí.
Es un texto con un valor increíble, nos dice que podemos vivir como Matusalén, más de 900 años y sin enfermedades. Y, lo mejor de todo, librarnos de los seres que nos parasitan.

Pdf para bajar

Método natural de curación enseñado por nuestro Señor Jesucristo.
Introducción

Los enfermos suplican al Divino Maestro que les explique la causa por la que ellos enferman y sufren dolores. Jesús les contesta diciendo: Se enferman y sufren dolores, porque han desobedecido los Mandamientos de la Madre Natura.(Vivir más de 900 años).

Pinchar aquí para bajar Pdf.

 

CÓMO VIVIR MÁS DE 900 AÑOS Según Antiguos Manuscritos

Mi resumen

-“Retírense bajo la sombra del cielo de Dios, de todas las tentaciones de su cuerpo y de su espíritu, que vienen de Satán.”
– “Renuévense y ayunen. Pues en verdad les digo que Satán y sus plagas solamente pueden ser expulsados por medio del ayuno y la oración.”
-Ayunen y oren fervientemente, buscando el poder del Dios
vivo para su curación”.
-“Busquen el aire fresco del bosque y de los campos, y en medio de ellos hallarán el ángel del aire. Quítense su calzado y sus ropas y dejen que el ángel del aire abrace su cuerpo.”

– “Respiren entonces larga y profundamente, para que el ángel del aire penetre en ustedes. En verdad les digo que el ángel del aire expulsará.

-“Después del ángel del aire, busquen el ángel del agua. Quítense su calzado y sus ropas y dejen que el ángel del agua abrace todo su cuerpo. Entréguense por entero a sus acogedores brazos y, así como el aire penetra en Nuestra respiración, que el agua penetre también en su
cuerpo”.
-“Busquen, por tanto, una gran calabaza con el cuello de la longitud de un hombre; extraigan su interior y llénenla con agua del río caldeada por el sol. Cuélguenla de la rama de un árbol, arrodillados en el suelo ante el ángel del agua y hagan que el extremo del tallo de la calabaza penetre sus partes ocultas, para que el agua fluya a través de todos sus intestinos.”

-“En verdad les digo que el bautismo con agua los libera de todo esto. Renueven su bautismo con agua todos los días durante su ayuno hasta el día en que vean que el agua que expulsan es tan pura como la espuma del río. Entreguen entonces su cuerpo a la corriente del río y, una vez en los brazos del ángel del agua, den gracias al Dios Vivo por haberlos librado de sus pecados.”

-“Y si queda después dentro de ustedes alguno de sus antiguos pecados e inmundicias, busquen al ángel de la luz del sol. Quítense su calzado y sus ropas y dejen que el ángel de la luz del sol abrace todo su cuerpo. Respiren entonces larga y profundamente para que el ángel de la
luz del sol los penetre. Y el ángel de la luz del sol expulsará de su cuerpo toda cosa fétida y sucia que lo mancille por fuera y por dentro. Y así saldrá de ustedes toda cosa sucia y fétida, del mismo modo que la oscuridad de la noche se disipa ante la luminosidad del sol naciente.”

-“En verdad les digo que sus huesos sanarán. No desesperen, pero no busquen su curación sino en el sanador de los huesos, el ángel de la tierra. Pues de ella salieron sus huesos, y a ella retornarán”. Y señaló con su mano donde la corriente de agua y el calor del sol habían ablandado la tierra dando un barro arcilloso, en el borde del agua.”

-“Hundan sus pies en el fango, para que el abrazo del ángel de la tierra extraiga de sus huesos toda inmundicia y toda enfermedad.”
-“Y verán cómo Satán y sus dolores huyen del abrazo del ángel de la tierra.
-“Así desaparecerán las nudosidades de sus huesos, y se enderezarán, y todos sus dolores desaparecerán”.
-Por tanto quien mata, mata a su hermano. Y de él se alejará la Madre Terrenal y le retirará sus pechos vivificadores. Y se apartarán de él sus ángeles y Satán tendrá su morada en su cuerpo.”
-“Y la carne de los animales muertos en su cuerpo se convertirá en su propia tumba. Pues en verdad les digo que quien mata se mata a sí mismo, y quien come la carne de animales muertos come del cuerpo de la muerte.”(Vivir más de 900 años).

-“Pues cada gota de su sangre se convierte en la suya en veneno; su respiración en la suya en hedor; su carne en la suya en forúnculos; sus huesos en los suyos en yeso; sus intestinos en los suyos en descomposición; sus ojos en los suyos en costras; sus oídos en los suyos
en ceras.”
Vivir más de 900 años: Evangelio de la paz, secretos de la longevidad, nuestros antepasados vivían mucho más, antiguos manuscritos, guía de vida para la salud y longevidad, alimentación, vida en equilibrio con la naturaleza.

-“Obedezcan, por tanto, las palabras de Dios: “Mirad, os he dado toda hierba que lleva semilla, sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol, en el que se halla el fruto de una semilla que dará el árbol. Este será su alimento. Y a todo animal de la tierra, y a toda ave del cielo, y a
todo lo que se arrastra sobre la tierra, donde se halle el aliento de la vida, doy toda hierba verde como alimento.”
-“También la leche de todo lo que se mueve y que vive sobre la tierra será su alimento. Al igual que a ellos les he dado toda hierba verde, así os doy a ustedes su leche.”
-“Pero no comerán la carne, ni la sangre que la aviva.”

-“Dejen que los ángeles de Dios preparen su pan. Humedezcan su trigo para que el ángel del agua lo penetre.”

-“Pónganlo entonces al aire, para que el ángel del aire lo abrace también. Y déjenlo de la mañana a la tarde bajo el sol, para que el ángel de la luz del sol descienda sobre él. Y la bendición de los tres ángeles hará pronto que el germen de la vida brote en su trigo.”
-“Muelan entonces su grano y hagan finas obleas, como hicieron sus antepasados cuando partieron de Egipto, la morada de la esclavitud.”

-“Pónganlas de nuevo bajo el sol en cuanto aparezca y, cuando se halle en lo más alto de los cielos, denle la vuelta para que el ángel de la luz del sol las abrace también por el otro lado, y déjenla así hasta que el sol se ponga. Pues los ángeles del agua, del aire y de la luz del sol alimentaron y maduraron el trigo en el campo, y ellos deben igualmente preparar también su pan. Y el mismo sol que, con el fuego de la vida, hizo que el trigo creciese y madurase, debe cocer su pan con el mismo fuego. Pues el fuego del sol da vida al trigo, al pan y al cuerpo.”

-“Pero el fuego de la muerte mata el trigo, el pan y el cuerpo. Y los ángeles vivos del Dios Vivo solamente sirven a los hombres vivos. Pues dios es el dios de lo vivo y no el Dios de lo
muerto”.
-“Coman, pues, siempre de la mesa de Dios: los frutos de los árboles, el grano y las hierbas del campo, la leche de los animales, y la miel de las abejas. Pues todo más allá de esto es de Satán y por los caminos del pecado y la enfermedad conduce hacia la muerte. Mientras que los alimentos que coman de la abundante mesa de Dios dan fortaleza y juventud a su cuerpo, y nunca conocerán la enfermedad. Pues la mesa de Dios alimentó a Matusalén, el viejo, y en verdad les digo que si viven igual como él vivió, también el Dios de lo vivo les dará una larga vida sobre la tierra como la suya”.

-“No cocinen ni mezclen todas las cosas unas con otras, o sus intestinos se convertirán en ciénagas humeantes. Pues en verdad les digo que esto es abominable a los ojos del Señor”.

-“Que el peso de su alimento diario no sea menos de una mina, (entre 431 y 630 gramos), pero vigilen que no exceda de dos.” O sea comer entre 400 y 800 gramos diarios.
-“Coman tan sólo cuando el sol esté en lo más alto de los cielos, y de nuevo cuando se ponga. Y nunca conocerán enfermedad, pues ello halla aprobación a los ojos del Señor. Y si desean que los ángeles se complazcan en su cuerpo y que Satán los evite de lejos, siéntense entonces solo una vez al día a la mesa de Dios. Y entonces serán numerosos sus días sobre la tierra, pues esto es grato a ojos del Señor.”(Vivir más de 900 años).

-“Con la llegada del mes de Iyar (abril y mayo) coman cebada; con el mes de Sivan (mayo y junio) coman trigo, la más perfecta de las hierbas que dan semilla. Y que su pan de cada día sea hecho de trigo, para que el Señor cuide sus cuerpos.”

-“Con el mes de Tammuz (junio y julio) coman la uva ácida, para que su cuerpo adelgace y Satán lo abandone. En el mes de Elul (agosto y septiembre), recojan la uva para que su jugo les sirva de bebida.”
-“En el mes de Marcheshvan (octubre y noviembre) recojan la uva dulce, endulzada y seca por el ángel de la luz del sol, para que aumente sus cuerpos y que los ángeles del Señor moren en ellos.”
-“Deben comer los higos jugosos en los meses de Ab (julio y agosto) y de Shebat (enero o febrero), y los que sobren que el ángel de la luz del sol se los guarde. Cómanlos con las almendras durante todos los meses en que los árboles no dan frutos.”

-“Y las hierbas que brotan después de la lluvia, cómanlas durante el mes de Thebet (diciembre y enero), para purificar su sangre de todos sus pecados.”(Vivir más de 900 años).

-“Y en el mismo mes empiecen a beber también la leche de sus animales, pues para ello dio el señor las hierbas de los campos a todos los animales que producen leche, para que ellos alimentasen al hombre son su leche.”
-“Y coman lentamente, como si fuese una oración que hicieran al Señor. Pues en verdad les digo que el poder de Dios penetra en ustedes si comen de tal modo en su mesa.”(Vivir más de 900 años).
-“Por tanto, no pongan nada sobre el altar del Señor cuando su espíritu esté irritado, ni piensen de alguien con ira en el templo de Dios.”

-“Y entren solamente en el santuario del Señor cuando sientan en ustedes el llamado de sus ángeles, pues cuanto comen con tristeza, o con ira, o sin deseo, se convierte en veneno en su cuerpo. Pues el aliento de Satán lo corrompe todo”.

-”Pongan con alegría sus ofrendas sobre el altar de su cuerpo, y dejen que todos sus malos pensamientos se alejen de ustedes al recibir en su cuerpo el poder de Dios proveniente de su
mesa.”
-“Y nunca se sienten a la mesa de Dios antes de que él los llame por medio del ángel del apetito”.
-“Y no olviden que cada séptimo día es santo y está consagrado a Dios.”
-“Durante seis días alimenten su cuerpo con los dones de la Madre Terrenal, más en el séptimo día santifiquen su cuerpo para Padre Celestial.”(Vivir más de 900 años).

-“En el séptimo día no coman ningún alimento terrenal, sino vivan tan solo de las palabras de Dios. Y estén todo el día con los ángeles del Señor en el reino del Padre Celestial.”

-“Dios les enviará cada mañana el ángel de la luz del sol para despertarlos de su sueño. Obedezcan, por tanto, la llamada de su Padre Celestial y no permanezcan ociosos en sus lechos, pues los ángeles del aire y del agua ya los aguardan afuera.”
-“Y trabajen durante todo el día con los ángeles de la Madre Terrenal para que lleguen a conocerlos a ellos y a sus obras cada vez más y mejor.”
-“Más cuando el sol se ponga y su Padre Celestial les envíe su ángel más preciado, el sueño, vayan a descansar y permaneced toda la noche con el ángel del sueño.”

-“Oren, por tanto, del siguiente modo a su Padre Celestial:

Padre nuestro que estás en los cielos, bendito sea Tu Nombre. Venga a nosotros Tu Reino. Hágase Tu Voluntad como en los cielos así en la tierra. El pan nuestro de cada día dánosle hoy. Y perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos conduzcas a la tentación sino líbranos del Maligno. Pues tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre. Amén’.”(Vivir más de 900 años).

-“Y oren del siguiente modo a Nuestra Madre Terrenal:

‘Madre nuestra que estás en la tierra, bendito sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino y hágase tu voluntad en nosotros así como en ti se hace. Igual que envías cada día a tus ángeles, envíalos también a nosotros. Perdónanos
nuestros pecados, porque todos los expiamos en ti. No nos conduzcas a la enfermedad sino líbranos del mal, pues tuya es la tierra, el cuerpo y la salud. Amen’.”

Conclusión

Sería bueno que hagamos nuestro propio resumen de la lectura y anotar lo que nos resuena importante. Ya que cada uno de nosotros tiene una búsqueda personal e intranseferible. Lo resumido aquí puede ser tomado como orientación hasta hacer la propia. Una que se identifique mejor con cada uno de ustedes. Sería bueno que independientemente de las modas de hacerse crudiveganos, vegetarianos, naturistas u omnívoros cada uno sea consciente de su necesidad. Y que todo cambio sea gradual y guiado por un profesional de la salud. No todo lo sabemos. Por ello es bueno acudir al profesional que tiene un conocimiento más completo que el nuestro. Es de un ser elevado comprender y conocer nuestras limitaciones. Eso es ser coherentes en la vida. No nos creamos omnipotentes y seamos humildes y realistas.(Vivir más de 900 años).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *