Pandemia y terapia intensiva Lo que todos callan ¿Puede bajarse el nivel de mortalidad?

Pandemia y terapia intensiva: Disminuir la mortandad 50%. Falta de terapistas. ¿Desaparece la especialidad? ¿Los gobiernos del mundo qué hacen para evitarlo? Trabajo en terapia intensiva. ¿Alguna autoridad los consultó? La salud mundial debe estar en manos seguras.

Pandemia y terapia intensiva

Pandemia y terapia intensiva: ¿Camas sin médicos?

La Pandemia y terapia intensiva

No nos mueve ninguna ideología, solo el bienestar de los ciudadanos del mundo.

Pandemia y terapia intensiva: Disminuir la mortandad 50%. Falta de terapistas. ¿Desaparece la especialidad? ¿Los gobiernos del mundo qué hacen para evitarlo? Trabajo en terapia intensiva. ¿Alguna autoridad los consultó? La salud mundial debe estar en manos seguras.

Pasados varios meses de iniciada la pandemia pudimos adentrarnos en lo que sucede en una sala de terapia intensiva. Así fue como pudimos obtener información sobre como se aborda el tratamiento de los pacientes infectados. Pudimos saber de casos menos graves y los más complicados. Para ello debemos tener en cuenta que cada paciente es un caso especial a tratar, sea en pandemia o no. Ya que la historia médica de cada paciente que entra a la unidad de terapia intensiva no es la misma.

Falta de médicos terapistas en todo el mundo

¿Bajar la mortalidad un 50%?

Usted se preguntará: ¿Cómo???

La realidad ha demostrado en estos meses de trabajo en cuidados intensivos que la diferencia está en la falta de médicos especialistas en terapia intensiva, cuidados intensivos o cuidados críticos. Esta es la conclusión a que se ha llegado a nivel mundial. En patologías graves son los únicos médicos realmente entrenados para ello. En esta actualidad que se vive a nivel mundial donde cada médico debe atender más de 50 pacientes graves en cada turno de trabajo, eso ha hecho la diferencia. Porque como no alcanzan los médicos terapistas para atender a tanta demanda de enfermos, son ayudados por otros que no tienen la preparación adecuada para hacer frente a los tratamientos que requiere cada paciente.

Ya que las variables a manejar en cada situación presentada por el enfermo hace que un tipo de intubación o ventilación pulmonar inadecuada, para poner algunos ejemplos, provocan que los resultados no sean los ideales. Debemos aclarar que para paliar esta situación se están entrenando a otros médicos para suplir la falta de terapistas.

Pero esto no es problema de los médicos que dejan y arriesgan sus vidas en atender a tantos pacientes, sino en el sistema de salud que no prevee lo necesario y tampoco premia ni incentiva a esta especialidad.

Una especialidad a punto de desaparecer

Lamentablemente el médico de terapia intensiva es una persona que debe estar en contínua acción y enfrentarse a diferentes cuadros y patologías constantemente. Es una especialidad que requiere ciertas condiciones que no todos los que siguen medicina deciden aceptar. Lo primero es saber que es un trabajo donde los casos siempre van a ser diferentes. Donde jamás van a poder resolver siempre de la misma manera, donde el profesional debe estar atento a como va evolucionando el paciente de manera constante y donde no puede dejar pasar por alto ningún detalle. Ya que detalle que se escapa puede significar la muerte de una persona. El terapista ve en cada paciente un mundo nuevo de necesidades particulares.

Pero estos médicos, en la mayoría de los países, no tienen buena remuneración ni otros incentivos para elegir una de las especialidades más complejas de la medicina. Obviamente cada vez son menos. Y lamentablemente su falta se nota cuando las “papas queman”.

¿Cómo evitar su desaparición?

Recabando datos al respecto encontramos:

En dos trabajos de investigación publicados recientemente se llegó a la conclusión que de los casos graves ingresados en las salas de cuidados intensivos, los atendidos por terapistas sobrevivían un 50%, mientras que los tratados por no terapistas morían en un 100%.
Por un lado sabemos que esta situación ha superado las capacidades hospitalarias y por ello hay médicos no especializados junto a los especialistas para atender las emergencias sanitarias.

Pero que las salas de cuidado intensivo deben tener la cantidad de terapistas adecuada es un tema imprescindible que debe resolver la salud pública de todos los países. Es una obligación ética y moral de dichas instituciones preparar la gente adecuada para ocupar esos cargos.

Para dar un ejemplo:

No puede hacer un traumatólogo un implante dental, lo debe hacer un odontólogo. Por tanto la terapia intensiva debe ser ocupada exclusivamente por terapistas.

Obviamente estos datos no han sido publicitados por muchos intereses. Pero esto es grave. Porque si hubiera los especialistas adecuados en cada unidad de cuidados intensivos los muertos a nivel mundial serían la mitad de los actuales.

¿Ha hecho las cuentas?

En Argentina pocos medios han tratado el tem. Por ejemplo: En un par de notas desde 2013 hasta 2020 ha sido el diario El Día de La Plata. No ha llegado a los medios masivos con la importancia que corresponde. Salvo algún que otro periódico de algunas provincias y algún editorial radial tocado al pasar. Hablan de las camas de terapia intensiva como si se manejaran solas. De ninguna manera. Debe haber especialistas actuando en los pacientes que las ocupan, porque como marcan dichos estudios científicos marcan una diferencia entre la vida y la muerte del 50%. Esto es una enormidad.

Datos complementarios de boca de los terapistas

En la terapia intensiva de cualquier hospital se intuban personas y muere gente de toda edad.
2/3 de Los médicos suelen terminar infectados sin poder trabajar.
Si esta pandemia fuera todos los años igual, no quedaría un médico en pie.
Estas situaciones los terapistas las vemos, las hacemos y las padecemos: Nosotros somos quienes al paciente lo intubamos, lo tocamos, lo reanimamos, se nos mueren, hacemos todo eso, no nos lo cuenta nadie. Normalmente tratamos más de 50 personas por día y en estado grave.

No hay tratamiento específico. No andan los antivirales, no andan los inmuno moduladores, no anda el plasma, no sirve la hidroxicloroquina, no sirve la mezcla de lopinavir y ritonavir, tampoco Remdesivir, tampoco los anticuerpos monoclonales, etc.

Lo único que resulta es lo que los médicos terapistas hacemos habitualmente y siempre de la mejor manera que podemos y sabemos. Y es el trabajo habitual del terapista que es seguir al paciente cara a cara prácticamente.
Y el tratamiento es muy económico. Y se trata de soporte vital, nada más!

¿Por qué el terapista debe estar presente?

La respuesta es porque ningún otro médico está entrenado para dar el soporte vital adecuado que cada paciente requiere estando en estado crítico como la actual situación.
Ningún otro medico está capacitado para atender este tipo de medicina critica y terapia intensiva.
No están entrenados para usar la tecnología adecuada como el ventilador, no saben usar vasopresores, no saben de ventilación protectiva, no saben lo que es necesario practicar el decúbito prono, no todos los médicos están preparados para esto.
Solo el terapista sabe lo que hay que hacer en terapia intensiva.

La OMS lamentablemente va muy detrás de esta situación que presenta esta pandemia, se ha retractado en montones de casos, ha sido sobrepasada por la misma.
Hay mas de 100 artículos publicados por día sobre el tema. Y estos deben ser tenidos en cuenta, algunos aportan beneficios y otros deben ser contrastados.

Situación mundial

Esta situación se repite en todo el mundo y es la conclusión a la que han llegado estos estudios.
La falta de terapistas es a nivel mundial y esta falta de especialistas en cuidados críticos es lo que generó el 80 % de las muertes.
El 50 % de los pacientes graves se hubiera podido salvar de contar con los especialistas necesarios.
La mortalidad de los pacientes graves atendidas por terapistas, según los estudios, osciló entre 45 y 55 %. En los casos donde no fueron atendidos por especialistas en cuidados intensiva la mortandad de pacientes graves fue de 100 %.

¿Se le ha pedido la información a los terapistas?

Esta es la pregunta básica que hay que formular si queremos resolver el problema. Faltan médicos especializados en cuidados críticos. Y esto se debe tomar como política de estado ya!
El medico de terapia no sale en los medios porque su lugar es la sala, no el micrófono. Son médicos enfocados en su trabajo. Esa es la palabra. Como ocurre con casi todo profesional enfrascado en lo suyo. Lo que lo impulsa no es ni figurar ni facturar. Es vocacional.
El terapista o se está enfermando o está trabajando, no tiene tiempo para otra actividad.
Y en esta pandemia no hay tratamiento ni medicamento específico. Solo hasta ahora ha resultado el soporte vital.

Que es el trabajo habitual de todo trabajador de la terapia intensiva y cuidado crítico.   

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva ha sido citada por el gobierno argentino para saber su opinión. Pero eso no basta. ¿Qué medidas se van a tomar para aumentar el número de intensivistas de aquí en adelante?

Pandemia y terapia intensiva: Disminuir la mortandad 50%. Falta de terapistas. ¿Desaparece la especialidad? ¿Los gobiernos del mundo qué hacen para evitarlo? Trabajo en terapia intensiva. ¿Alguna autoridad los consultó? La salud mundial debe estar en manos seguras.

¿Qué es el soporte vital?

El soporte vital le da tiempo al organismo a que vaya frenando el ciclo viral. El terapista hace ventilación mecánica, soporte vasopresor, inotrópico, fluidoterapia, reposicion de electrolitos, mantener la normotermia, buena perfusión de todos los órganos, intentar poner en reposo el pulmón con estrategias de ventilación especiales para darle tiempo a que mejore, ponerlo boca abajo cuando el oxígeno en sangre es muy bajo.
La clave esta en que ellos saben como ventilar, intubar, pronar, mejorar la presión arterial, mejorar el latido cardíaco, saber si están bien o mal perfundidos los diferentes órganos, muchas variables fisiológicas y fisiopatológicas a mejorar.

La sobrevida la da el terapista y su oficio. No porque sea Superman sino porque para eso fue entrenado. No hay otro médico con dicho entrenamiento.
Y la diferencia entre el terapista y otro que no lo es marca una diferencia considerable en estas situaciones. Ese 50% entre la vida y la muerte. Vaya número.

O sea para que quede claro, si estás en manos de un terapista tus chances son 50% de salvarte o en otra situación tu chance de morir es 100 %. Lamentablemente!
Y está publicado en montones de trabajos científicos pero no salen a publicidad, lamentablemente.
Esto genera un debate en salud publica muy importante y desesperación en la gente, entonces se oculta. Pero esta pandemia dejó en claro que no puede permanecer más oculto.
Reiteramos en la Tv solo se habla de disponibilidad de camas en terapia intensiva, como si el tratamiento lo hiciera la cama. No, el tratamiento lo hace el terapista.

¿Por qué faltan médicos especializados?

La terapia intensiva no es seguida por los jóvenes médicos porque evitan el nivel de estrés que esta profesión genera.
Por eso la sociedad médica de hoy en día debe plantearse que si no se toman medidas adecuadas esta especialidad terminará extinguiéndose. Y allí comenzará la ruina de la salud pública. Por ello es fundamental que tanto el estado como las sociedades médicas tomen las medidas necesarias para solucionar esto. Esto es una de las conclusiones más importantes que la actual pandemia ha demostrado a nivel mundial. Esta falta de respuesta que hay que resolver ya!

El plasma aun no se sabe si llega a bajar el nivel de mortalidad al 2 %. Recordemos el médico de terapia intensiva la baja en el 50%.

Nota de diario “El día”.
Ciudad de La Plata, Argentina

En una nota en El día de La Plata aparece la realidad que vive dicha ciudad ante la falta de especialistas en terapia intensiva. Y se habla de la carencia tanto en dicha localidad como en el resto del país.
Y la Jefa de terapia intensiva del Hospital San Martín de La Plata habla sobre dicha situación:

La Dra. Elisa Estenssoro:

“Faltan intensivistas en todo el país. Incluso hay competencia entre CABA y Gran Buenos Aires por los sueldos.
Ante la pregunta del por qué de la falta de terapistas respondió:
Primero por el sistema de guardias. Segundo que es una especialidad dura por la exigencia física y preparatoria. Tercero se necesita mucha actualización en tecnología. Lo que implica un alto tiempo de dedicación al estudio. Y por último te enfrentas cada día con la ética y la muerte”.

Como resumen agregó:

“Es muy vocacional. Te tiene que gustar mucho. Gran necesidad de estudio, de actualización y poca remuneración. E inclusive, en los lugares que pagan bien, hay pocos por todo lo relatado anteriormente”. Ver nota completa aquí. 

Medidas de emergencia

Por otra parte en la nota se comenta que ante la falta de terapistas se están entrenando médicos de otras especialidades para afrontar la situación de necesidad actual. Ante esto debemos aclarar que si bien la medida ayuda a resolver la urgencia, una capacitación completa de un profesional lleva más tiempo, pero sirve como medida a corto plazo.
Lo importante sería ya tomar las medidas necesarias para incentivar que los futuros profesionales médicos opten por esta especialidad. Para ello tanto los funcionarios de salud y del gobierno junto con la Universidad deberán tomar medidas urgentes para solucionar esta situación. No puede esperar ni demorarse en resolver esta cuestión, donde los actuales terapistas deben ser oídos y tenidos en cuenta en la toma de decisiones.

Otras provincias y países

Lamentablemente esta situación es muy parecida en otras provincias argentinas. Como también lo es en otros países de la región y en gran parte del resto del mundo. Porque los porcentajes citados en esta nota hablan de números mundiales. Hay que volver a evaluar la situación de las salas de cuidados intensivos o el desborde será general. Un país demuestra hacia donde va cuando se planifica hacia donde quiere ir. ¿Sabe el mundo hacia donde pretende ir? Quienes manejan los destinos de los países tal vez no lo sepan, pero puedo asegurar que cada ciudadano tiene bien claro que tipo de país y mundo quiere para vivir él y sus descendientes.

Dra. Charlotte Summers 

En 2020 ha habido anuncios de la expansión de la capacidad de cuidados críticos en todo el NHS, mientras que al mismo tiempo los titulares tienen historias detalladas de hospitales que se están quedando sin camas de cuidados críticos . Y esta semana han surgido graves advertencias de lugares como Manchester de que el aumento de pacientes con Covid pronto significará que no quedan espacios. Entonces, ¿tenemos suficientes camas o no? Como tantas cosas en la vida, es más complejo de lo que parece a primera vista.

Una cama de cuidados intensivos es mucho más que una simple cama. Para brindar cuidados críticos se requieren espacios físicos para camas con la infraestructura, el equipo y el personal adecuados: consultores, médicos principiantes, fisioterapeutas, enfermeras, terapeutas ocupacionales, farmacéuticos, terapeutas del habla y el lenguaje, dietistas, psicólogos clínicos, secretarios de sala, analistas de datos y muchos más. Aumentar el número de espacios físicos para dormir, o la cantidad de equipo disponible, es la parte fácil. El personal es lo que realmente importa.

Formar a un especialista en cuidados intensivos lleva años. De la misma manera que no puedo ser reasignado como cirujano en caso de un evento con víctimas masivas, no se puede convertir rápidamente a un cirujano en un especialista en UCI . De manera similar, no se puede reasignar a las enfermeras de las salas de cirugía o medicina general a una unidad de cuidados intensivos y esperar que puedan desempeñarse de inmediato en esta función de especialista; se necesitan años de capacitación.

Durante la primavera de 2020, cientos de personal de atención no crítica se unieron a nuestras filas para ayudarnos a expandir la capacidad, pero no eran el personal especializado que normalmente se encontraría durante una estadía de atención crítica. Para expandirnos, aumentamos la cantidad de personal de cuidados intensivos que tenemos más de lo habitual. Utilizamos personal de cuidados no críticos para reducir el impacto de ese tramo donde pudimos. Es importante resaltar que no inventamos lotes completamente nuevos de enfermeras y médicos de la nada: los tomamos prestados de otros servicios clínicos, lo que significa que los servicios clínicos que normalmente proporcionaría el NHS tuvieron que detenerse, lo que tuvo graves consecuencias. como aumentar las listas de espera.

Para aumentar la complejidad, no todas las camas son iguales, existen diferentes tipos de camas de cuidados intensivos. Algunas están diseñadas para proporcionar ventilación mecánica y otro soporte avanzado de órganos, como la terapia de reemplazo renal: estas camas a menudo se describen como que brindan atención de nivel 3. Algunas están diseñadas para atender a pacientes un poco menos enfermos que no requieren ventilación mecánica invasiva (atención de nivel 2), y algunas son camas súper especializadas capaces de proporcionar cosas como oxigenación de membrana extracorpórea o atención de pacientes con lesiones en la cabeza. o quemaduras. El número total de camas de cuidados intensivos disponibles oculta estos matices.

¿Cuántas camas de cuidados intensivos necesitamos?

 En febrero de 2020, había 4.122 camas de cuidados intensivos para adultos abiertas en Inglaterra, el 81% de las cuales estaban ocupadas. En el pico de la primera ola en abril de 2020, había 3,100 pacientes con Covid-19 en unidades de cuidados intensivos ingleses. Aproximadamente el 58% de todas las camas de cuidados intensivos disponibles en Inglaterra, incluida la capacidad de aumento generada en lugares como los hospitales Nightingale, estaban ocupadas por pacientes con Covid.

En ningún momento de la primavera de 2020 los servicios de cuidados intensivos en Inglaterra se vieron abrumados, cuando se consideran en su conjunto. Sin embargo, hubo una presión extrema sobre algunos hospitales y áreas individuales, que admitieron a más pacientes en estado crítico de los que tenían los recursos disponibles para manejar de manera segura. La conclusión inevitable de estos dos hechos es que las camas de cuidados intensivos y los pacientes no estaban en los mismos lugares, lo que a menudo lleva a que alguien plantee la solución simple de que simplemente deberíamos trasladar a los pacientes a donde haya camas disponibles. Sin embargo, transportar a un paciente profundamente enfermo muchas millas a otra unidad de cuidados críticos no es fácil y puede ser potencialmente mortal. Transferirlos a otro hospital también los aleja de sus seres queridos.

Entonces, ¿qué significa todo esto para el próximo invierno?

 La versión corta es que será un desafío; en lugares como Liverpool, ya lo es . El plan de invierno es que el NHS haga todo lo posible para brindar servicios de cuidados críticos para Covid sin afectar los servicios que no son de Covid. En promedio, durante la última década, hubo 3.400 pacientes en unidades de cuidados intensivos ingleses en enero. Este invierno, nuestro objetivo es brindar cuidados intensivos a los pacientes con Covid además de esta carga de trabajo normal.

Aunque ahora tenemos una mayor cantidad de equipos y camas físicas, no reducir otros servicios clínicos significa que no podremos tomar prestado todo el personal que hicimos durante la primera ola, ya que será necesario para mantener en funcionamiento los servicios que no son de Covid. Además, el personal de cuidados intensivos está, como mucha gente, exhausto ; hemos pasado meses trabajando horas extra para ofrecer un servicio ampliado para el NHS. Somos solo humanos y compartimos las preocupaciones que todos tienen durante la pandemia: somos padres, hermanos e hijos, y nuestras familias se enferman y también nos necesitan. Además, muchos trabajadores de cuidados intensivos quedaron traumatizados por sus experiencias en el cuidado de pacientes con Covid a principios de año.

Los próximos meses serán extraordinariamente exigentes para cuidados intensivos. Tenemos buenos suministros de equipo y planes bien elaborados sobre dónde podemos ubicar espacios para camas adicionales. Sin embargo, contar con suficiente personal especializado para brindar atención a nuestro número habitual de pacientes junto con la atención de pacientes con Covid será un desafío. Como comentó recientemente uno de mis colegas, no es posible tejer nuevas enfermeras de cuidados críticos. De lo contrario, ya lo habríamos hecho.

• La Dra. Charlotte Summers es profesora de medicina de cuidados intensivos en la Universidad de Cambridge.

Conclusiones

Todas las sociedades médicas del mundo tienen sociedades de terapia intensiva. ¿Tomarán las medidas adecuadas?¿Las sociedades científicas tienen intereses mayores a la salud pública?
La terapia intensiva no puede ser ocupada por gente no entrenada en dicha especialidad.
Solo sirve hacer las cosas en calma y bien, ese es el trabajo de terapia intensiva. Un estado que no planifica, ni cuida la salud de su población es un estado ausente. Es una prioridad a nivel mundial que debe tomarse la preparación del personal adecuado para cuidados críticos.
De lo contrario no habremos aprendido nada.
Hay médicos que no eran personal de riesgo y no atendieron a sus pacientes! Esto es vergonzoso.
Los médicos de los hospitales han puesto el cuerpo y su sabiduría en esta situación de alarma, cabe preguntarnos: ¿Han sido apoyados por sus países como correspondía?

Fuentes

https://scholar.google.com.ar/scholar?start=60&q=covid+y+terapia+intensiva&hl=es&as_sdt=0,5&as_vis=1
https://digital.csic.es/handle/10261/214231
https://www.eldia.com/nota/2020-4-7-2-11-58-medicos-de-terapia-intensiva-una-especialidad-que-escasea-y-es-clave-contra-el-coronavirus-la-ciudad
https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/oct/20/specialist-staff-critical-care-beds-winter-nhs-covid

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *