Metafísica, orar y física cuántica Como hacerlo de manera eficaz

Metafísica, orar y física cuántica

Metafísica, orar y física cuántica, pueden llegar a estar relacionados? Más de lo que suponemos!! La oración tiene diferentes significados para diferentes personas.
Es algo que es tan omnipresente en nuestras vidas que se impregna totalmente a través de nuestras sociedades y culturas. Todas las culturas y tradiciones religiosas tienen sus propias prácticas a la hora de la oración, pero vamos a reconocer el tema similar.

Metafísica, orar y física cuántica

Metafísica, orar y física cuántica

Metafísica, orar y física cuántica:

Metafísica, orar y física cuántica: crea nuestra realidad, abundancia , amor y plenitud, conexión divina, orar a la fuente, sentimiento, propósito e intención, orar un acto metafísico.

Gente de todo el mundo en este momento están rezando, para influir en su mundo y al universo de mil maneras.

¿Metafísica, orar y física cuántica, qué las une?:

¿Qué factores determinan la eficacia de la oración?
¿Cuál es la base fundamental de su función?
¿Cómo funciona para influir en nuestra vida cotidiana y dar forma a nuestro mundo?

La oración es nuestra conexión divina e innata con la realidad, la forma en que escribimos nuestro libre albedrío en el mundo. Para examinar  la naturaleza de la oración hay que mirarla desde diferentes puntos de vista, o sea desde la espiritualidad y la ciencia, para encontrar los factores comunes que describen esta antigua tradición. Para comprender mejor la mecánica de la oración, vamos a ver a través de la física cuántica. Una parte crucial de la física cuántica, el Principio de Incertidumbre de Heisenberg, dicta que sólo podemos medir dónde está una partícula, o qué tan rápido se está moviendo.

El acto de medir una de estas cantidades aumenta la incertidumbre en la otra. Esto significa que la energía existe como una onda cuando no es observada, y como una partícula cuando se puede observar.

La observación es la acción que separa a una partícula en cualquier estado. Pero, ¿qué es la partícula cuando no se le está observando?

Las ondas son en realidad ondas de probabilidad, donde todo existe como potencial sin forma exacta, durante el cual cualquier posible resultado puede surgir. La conciencia interactúa con la potencia infinita para crear y colapsar el mundo que nos rodea creando la realidad( Metafísica, orar y física cuántica).

Pero nuestra verdadera realidad está en el infinito, como parte de la conciencia a la  que todos estamos conectados, unidos a la energía. Cada partícula y átomo en el universo nace del mismo miasma infinito, y como tal, absolutamente todo en el universo es uno. Ya que todo nace de un mismo origen.

El foco de la oración no debe ser dirigido hacia el exterior, a una fuente externa, tiene que ser dirigida hacia el interior, a nuestra propia conexión personal con La Fuente. Por activar, enfocándose en nuestra propia consciencia, colapsaría la función de onda de las energías, y podríamos crear conscientemente el universo que nos rodea Metafísica, orar y física cuántica).

A través de la teoría cuántica, finalmente podemos llegar a la conclusión de que su función fundamental trabaja

Metafísica, orar y física cuántica

Metafísica, orar y física cuántica

exactamente al igual que la oración lo hace.
Con esa nueva visión en mente, vamos a examinar la oración en su estado actual.

Enfocar nuestra energía es mucho más que nombrar a la nueva realidad que queremos o una posibilidad, es necesario complementarlo con el pensamiento, el sentimiento y la creencia. Para influir en el tejido de la existencia, que conscientemente debe crearse con nuestra intención.

Las oraciones son algo más que recitar las palabras y cantos, hay que hacerlas con sentimiento, con propósito y con intención. La combinación y disposición de las palabras no es lo que hace que la oración tenga un gran alcance, sino lo que sale de nuestros corazones. Al sentir y hacer una vibración, enviamos esa onda a cabo para influir en las probabilidades y posibilidades infinitas en el universo Metafísica, orar y física cuántica).

La intención y un fuerte sentimiento constituyen la forma en la que nosotros creamos nuestra vibración, y gestionamos la frecuencia de nuestras ondas. Cada sentimiento, pensamiento, y emoción tienen un patrón correspondiente de onda coherente que se propaga hacia afuera en el tejido del universo.

Como se mueve a través de la energía potencial infinita, se crean más olas y ondulaciones, de manera que influyen en toda la energía que entra en contacto con nosotros Metafísica, orar y física cuántica).

Al orar, nuestra intención y la emoción en estado puro son los catalizadores que realmente dan forma al universo que nos rodea, el colapso de todas las ondas influye en la existencia y genera nuestra realidad. Creamos y damos forma al mundo que nos rodea con nuestros simples, naturales, y muy humanos sentimientos.

La advertencia de Heisenberg es otra vez que podemos influir en la onda con nuestra energía, sin embargo, cuando la observamos colapsa.

En la oración, si estamos comprometidos, realmente atados a nuestra intención, tratando de observar nuestra realidad y atrayendo lo que queremos a nuestra existencia al mismo tiempo, logramos que detone, que se produzca lo que buscamos.

Nuestras intenciones fallan si estamos apegados a los resultados de nuestras oraciones, ya que la energía no puede ocupar ambos estados. No debemos pues estar al mismo tiempo pidiendo y chequeando resultados. La parte más importante de la oración eficaz y manifiesta es estar libre del apego a los resultados, por lo que su vibración y la intención no interferida por la observación Metafísica, orar y física cuántica).

El ego juega entonces un papel importante en la fijación de los resultados, ya que se centra en el control del ‘cómo’ del universo, o la manera en particular en la que el patrón de la energía se expresa.

No se puede doblar el universo a nuestra voluntad, podemos trabajar con ella para influir y dar forma a la expresión de su energía. En vez de desear, con la esperanza de que algo sucederá, debemos ser y sentir la vibración que queremos experimentar, que deseamos enviar e influir en el resto del universo.

Uno debe sentir, completa y totalmente, que la intención o el resultado ya existe en el universo, que ya está sucediendo. Rodeándonos de nuestra nueva realidad, nuestra realidad actual crece para abarcar la nueva vibración Metafísica, orar y física cuántica).

Con esta nueva mirada a la mecánica de la oración, vemos que la gente de todo el mundo, ya sea a sabiendas o no, constantemente da forma a su existencia cotidiana.

El universo está hecho de energía, y para comprender mejor e interactuar con él, tenemos que hablar sólo en su lenguaje, la emoción. La oración moldea y pinta la imagen del mundo que nos rodea. Simplemente tenemos que ser la vibración, la ola, ser el cambio en el mundo que queremos ver. No estamos esperando que el mundo cambie, que ya está ocurriendo, ahora mismo, en cada momento. Debemos, conscientemente centrar nuestra conciencia, la intención y la emoción para evocar las vibraciones y la energía que deseamos experimentar en nuestro universo Metafísica, orar y física cuántica).

Metafísica, es todo lo que concierne a más allá de la mente.

Por tanto el orar es un acto metafísico. Y la física cuántica ha venido a demostrar después de más de cien años planteada, mucho de que antes se consideraba esoterismo. muchas personas en la edad media fueron muertas por manifestar estas verdades. Y por mucho tiempo la ciencia, descalificaba toda manifestación sobre el tema. Pero la física cuántica ha venido a derribar la estupidez humana más allá de lo imaginado y cada días hay más científicos que comparten y verifican la autenticidad de muchos postulados de la sabiduría antigua. Hoy lo moderno y lo ancestral se están dando la mano Metafísica, orar y física cuántica).

Conclusión:

Metafísica, orar y física cuántica, se van superponiendo una sobre otra.  Incluso comienza a ser difícil separarlas. Orar no es repetir palabras automáticamente, sino que es un diálogo con la Fuente primordial. Y cuando usamos la emoción de lo que realmente queremos para nuestra vida y lo manifestamos en pensamiento y palabra, estamos visualizando aquello que deseamos. estos son los aspectos que generan la creación.

Esto genera la realidad. Y la energía que generamos con la repetición de nuestros anhelos.

Las maneras de ayudar a la manifestación se hallan en lo dicho anteriormente y creando la energía necesaria repitiéndolo, escribiéndolo, dibujándolo y toda forma de arte o manualidad que nos recuerde lo que deseamos. Por ello son útiles los colgantes, amuletos, pinturas, diseños gráficos, mandalas, mantras y todo lo que ratifique visualmente esa idea generatriz original. Sobretodo si es hecho por nosotros visualizando en nuestra mente aquello que deseamos manifestar en nuestro mundo. Metafísica, orar y física cuántica).

Fuente:

-http://www.bibliotecapleyades.net/mistic/mistic_30.htm#La Mecánica de La Oración
-Propia

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *