Las matemáticas de los magos

Las matemáticas de los magos

Las matemáticas de los magos es sumar. Porque lo que sumamos es lo que nos devuelve el universo. Por lo tanto es simple saber que deseamos en nuestra vida, enfocarnos y atraerlo a nosotros.

Las matemáticas de los magos

Las matemáticas de los magos

Las matemáticas de los magos:

Vivir la vida en el Maravilloso País de los Magos es asunto de matemáticas, simple adición o sustracción, si queréis. Esto significa, sumar o restar.
Cuando estáis enfocados en añadir a vuestras vidas, os sentís inspirados, animados, EXPANDIDOS. Reconocéis vuestra naturaleza ilimitada.
Pero cuando empezáis a sustraer comenzáis a contraeros.
Ahora, digamos que quieres añadir algo, sólo porque quieres restar algo más.

¿Hacia donde está la vibración dominante dirigida, en la dirección de lo que SÍ quieres o de lo que NO quieres?

Solamente atraes más de aquello que quieres restar.
No podéis sacar o sustraer “malos” hábitos; simplemente añadid lo que se siente bien, porque eso es quien sois.
Algunos pueden decir que se siente bien atacar o vengarse.

¿Adónde les va a llevar la adición de tales cosas?:

Ellos atraerán el ataque. Nadie puede desafiar ni negar la ley de atracción; lo que sale debe regresar.
La vida es asunto de experimentar más, no menos. Cada vez que sacas o restas, obtienes menos. Así que, ¿que está almacenado para ti, matemáticamente hablando, más o menos?…

Sigue sumando, por supuesto. Ten en mente que consigues lo que tienes en mente. Cuando te enfoques en lo que quieres restar, recuerda:

Lo que sumas a tus pensamientos se multiplica y crece.

Suma a la ecuación lo que deseas, junto con más amor, apreciación y alabanza para ti mismo.
Domina del arte de estas matemáticas porque esta fórmula es igual al éxtasis.

Conclusión:

Esto simplemente nos recuerda que en lo que nos enfocamos, es lo que generamos en nuestra vida.
Por ello debemos ver todo lo bueno en toda circunstancias. Así como el maestro Jesús caminando con sus discípulos pasaban al lado de los restos de un perro en descomposición y al percibir el nauseabundo olor, enseguida los discípulos comenzaron a protestar por el apestoso olor que esos restos despedían. El maestro espetó: Pero miren que hermosos dientes blancos tiene, son los más bellos que he visto.
Es el mejor ejemplo que uno pueda tener sobre enfocarse en lo bueno.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *