La vida empieza cada cinco minutos

La vida empieza cada cinco minutos: Un huevo, una elección

La vida empieza cada cinco minutos. Esta es una idea del cómico y presentador catalán Andreu Buenafuente. Hace referencia a la posibilidad de romper ciertas ideas que nos atan al pasado para crear algo nuevo constantemente.

 La vida empieza cada cinco minutos

La vida empieza cada cinco minutos: Un huevo, una elección

La vida empieza cada cinco minutos:

Analicemos esto. ¿Cuántas veces hemos dicho?: yo ya no estoy para éstas cosas. Mi edad no me lo permite. Sea por poca edad o por demasiada edad.
Sabemos de mujeres mayores de 50 años que han sido madres y han podido serlo y disfrutarlo.
Sabemos de mujeres de 20 años que maltratan al hijo por no caminar a la par mientras ellas van de shopping.

Más casos:

¿Cuantas personas han comenzado su vida desde cero a mediana edad por haberlo perdido todo?
¿Cuántos jóvenes son viejos antes de comenzar su vida?
¿Cuántos viejos son jóvenes a los 70 años comenzando de nuevo?

En mi caso llegué a conocer a un señor de 92 años(El galán de 92 años) que se hallaba de novio con una mujer de 82 años. Ambos jubilados que se encontraban todos los días en el mismo centro de jubilados, donde siempre armaban situaciones para distraerse.
Un día éste hombre me contaba que como le gustaba bailar, cuando iban de excursiones, las damas jóvenes para agasajarlo lo sacaban a bailar.
Y el incansable , bailaba con todas. Lo que más de una vez le reprochaba su novia de 82 años que lo celaba.

Todo es cuestión de actitud:

Nosotros mismos hemos estado en ciertos momentos hartos de la vida y pensar lo peor. No querer sufrir más. Porque es terrible llegar al umbral de dolor. ea este un dolor físico, sentimental o humano.
Pero si nos detenemos a pensar y a mirarnos desde lejos, como si estuviéramos sentado en una montaña, los hombres apenas se verían. Y sus penas aú menos serían visibles.

Nada es tan malo:

A veces hemos estado tanto tiempo al lado de una persona que el día que nos falta parece que fuera el final de todo. Sin embargo es el comienzo de otra etapa de la vida.
Y esas etapas de la vida, surgen a cada instante.
Normalmente nos solemos hallar ante dos elecciones. La que tomemos es la indicada. Porque eso necesitábamos en ese momento. Tal vez en otra ocasión tomemos la otra alternativa y veremos que las dos fueron útiles cada una a su momento. Y podremos darnos cuenta que el haber elegido la primera en ese momento era lo mejor.
Para todo esto hace falta tener perspectiva.
Que es el mejor método para tener una decisión. Observarla de lejos como si fuera de una montaña o de otro planeta.

Cada cinco minutos:

Muchas veces nuestra vida puede cambiar antes de cinco minutos.
Es muy común levantarnos a la mañana y tener montones de situaciones donde debemos elegir. Y cada una de ellas son alternativas de vida diferentes. Con mayores o menores matices.
Porque como dice el dicho:

Sorpresas te da la vida.

Tener que cambiar nuestra vida confortable suele ser duro para nosotros. Pero el comenzar de nuevo, nos llena de una vida y un empuje que nos lleva a tener nueva,mente 20 años.
No temamos a los cambios.
Recuerden, los cambios que no hacemos nosotros, la vida misma nos obliga.
Porque no hemos venido a ser espectadores de la vida de los demás.
Hemos venido a ser protagonistas de nuestra vida.
Y la vida nos ofrece cantidad de situaciones a elegir para sentirnos felices y agradecidos.

¿Por qué nos cuesta tanto decidirnos?

Vencer la comodidad, así sea una tortura para nosotros, es mantenernos en la zona de control. Donde nada cambia, no tenemos sorpresas y todo es predecible.
Pero les puedo asegurar lo siguiente:

Cuando era chico y me conseguía una cuerda fuerte para atar a un árbol y luego subirme y arrojarme como Tarzán con su famoso grito, nada me hacía más feliz. Y lo hacía tantas veces que cada vez tenía más habilidades físicas. Se tonificaba mi musculatura y lograba proezas físicas inimaginables.
Como seguro mucho de ustedes harían (La vida empieza cada cinco minutos).

Esa maravillosa sensación de aventura debemos sentir por la vida.
Volvamos a ser Tarzán y cambiemos nuestra vida, para sentirnos vivos y protagonistas de nuestras vidas nuevamente.
Hemos dormidos demasiado. Debemos volver a tomar nuestra soga e ir por otro árbol. Que sea más chico o más grande no interesa. vale la aventura de ponernos en acción.
Eso no se paga con nada. Es volver a estar vivos.
No so,lo nos sentiremos más jóvenes y renacerán nuestras fuerzas, volveremos a sentir en nuestro cuerpo esa sensación que sentimos el primer día que nos lanzamos por la cuerda y fuimos Tarzán.

No dejemos de ser el héroe de nuestra vida. No dejemos de ser Tarzán.

Las excusas:

Nuestras familias, nuestros amigos, suelen impulsarnos a tomar el coraje de cambiar nuestra vida triste y gris. Sin embargo nos llenamos de excusas (La vida empieza cada cinco minutos).
Y salvo que tengamos un amigo con el suficiente empuje y no se encuentre ensimismado por el estrés, nos embarcará casi obligado en una nueva aventura. Una vez en ella le terminaremos dando la razón.
Y nos encontraremos diciendo: ¡ Cuánta razón tenías!

Conclusión:

Toda nuestra vida podemos cambiarla en cinco minutos. Pero depende de nosotros. Podemos vivir la vida más aburrida posible o una vida gris o la peor de nuestras pesadillas.
Lo que debemos plantearnos es que es lo que amo hacer. Y si la respuesta no aparece. Comprar un pasaje y viajar. El viajar abre nuestra mente y si es una cultura muy diferente a la nuestra mejor.
Y si no podemos hacer un viaje largo hagamos uno corto. Si no queremos viajar, vayamos a un internado de gente enferma y ver como viven ellos que no pueden cambiar de vida.
Y si no podemos con el coraje suficiente vayamos a a dar una ayuda a organizaciones que se encargan el llevar ayuda a quienes lo necesiten, con nuestras propias manos.
El ayudar a quien lo necesita nos llena el alma.
Y si moverte para vos es demasiado, leé, instrúyete, hay miles de temas que puedes aprender por internet que son totalmente gratuitas. Y si sigues en tu rutina de quejas y lamentos, lo único que conseguirás es quedarte cada vez más solo y terminarás enfermándote, porque tal vez es eso lo que deseas. Ponerle fin a tu vida de manera lenta y penosa.
¡Qué no sea tu caso! Y adelante! la elección es solo tuya!

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *