La Ley del Karma: Curación III

La Ley del Karma: Curación III

La Ley del Karma: Llegamos ahora a la Ley del Karma, que es una de la leyes básicas que gobiernen la evolución y por lo tanto una comprensión de la misma es importante a todos los aspirantes y discípulos. Es imposible, en el corto espacio que tenemos, comunicar toda la información necesaria para tal comprensión.
Sin embargo, les daré una enseñanza muy básica sobre este tema, que les proveerá de bastante
conocimiento para cooperar con la Ley.

La Ley del Karma: Curación III

La Ley del Karma: Curación III

La Ley del Karma: 

En una fecha posterior cuando haya más discípulos conscientes en el mundo y el trabajo haya progresado lo suficiente, serán provistos con los libros de texto necesarios para cubrir el el tema.
La Ley del Karma, que se relaciona peculiarmente con la Ley Cósmica de Economía, es la Ley de Acción y Reacción. Cada acto produce su reacción; de esta manera tenemos la evolución de la conciencia a través de la experiencia en la forma.

Un acto es el deliberado enfoque de la voluntad por alguna agencia creadora. Detrás de cada manifestación existe una intención o voluntad, y es esto lo que determina el contenido kármico de la manifestación.

Si pueden reconocer ahora que el acto no es la manifestación, sino más bien es aquello que causa la manifestación, muchas veces ideas vagas se volverán más claras. Por ejemplo, la manifestación del crimen no es el acto del crimen, sino su reflejo. El acto tuvo lugar en la mente y el corazón del asesino cuando fue su voluntad o intención matar. La manifestación fue el inevitable nacimiento, en la forma, de aquello que ya había sido creado. Es posible que el nacimiento en la forma sea un aborto, o deformado, pero eso no cuenta mucho.

El asesino cometió el acto al desear la muerte del otro y puso en movimiento la Ley del Karma.

La reacción es el último efecto producido por el acto inicial, y es por lo tanto el equilibrio o ajuste del desplazamiento de energía. Ciertas energías se dirigen a un destino definido cuando el acto se comete. Esas energías vuelven con igual fuerza, idéntica cualidad y parecida manifestación a su
punto de origen. ¿Ven como de hermoso y con que precisión matemática se hace manifestar a nuestro Universo? Todo está en perfecto equilibrio todo el tiempo.

Si, cuando observan la manifestación de aquellas cosas que por lo general se consideran desagradables, se dieran cuenta de que es el equilibrio de energías, el ajuste de karma, dando por resultado el crecimiento de la entidad humana, la vida se convertiría en algo simple y hermoso. Sin esta ley gobernante del Karma, nuestro Universo manifestado se caería a pedazos, porque no habría equilibrio.

Cuando se encuentren con circunstancias indeseables, aprendan a aceptarlas con alegría. Significan que sus energía han vuelto a ustedes, y que parte de su karma está en proceso de ajuste. La carga en realidad ha disminuido más que aumentado, y están siendo liberados de las cadenas a las que se
ataron previamente ustedes mismos. Aprendan a aceptar el así llamado mal y lo malo como bueno, y a devolver bien por mal. De esta manera, el ajuste podrá realizarse con rapidez, y su liberación de la Rueda del Renacimiento ocurrirá mucho antes.

Esta es la razón de por qué todas las escuelas esotéricas enseñan el desapego.

Cuando el hombre se apega a las cosas de la personalidad crea karma, y de esta manera aumenta su larga ronda de futuras encarnaciones. Jesús dijo “Amad a vuestro enemigos”, porque sabía que el amor lograría el equilibrio. Enseñó a los hombres a poner la otra mejilla, porque sabía que nada llega a nosotros excepto lo que nos hemos ganado, y que al aceptarlo hemos terminado con ello.

Dijo a los hombres, “el que mira una mujer y la desea, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón”;2 y con ello dio al hombre la Ley de Causa y Efecto (Karma) porque sabía que “según piensa un hombre en su corazón, así es él”.

3.Todos los grandes maestros y todas las escuelas de la Verdad han dado estos conceptos al hombre en diferente términos. Un día el hombre despertará a la realidad una que subyace a las diversas formas del mundo, y a la comprensión universal que será característica de la familia humana. Ese día buscamos todos aquellos con conocimiento, y para ese día todos nosotros con amor prestamos nuestros esfuerzos.

2 (Mateo 5: 28)    3 (Proverbios 23: 7)

Los estudiantes de curación deben aprender los diversos tipos de karma, su naturaleza y formas de manifestación. Hay muchos tipos de karma, pero ahora solo consideraremos aquellos que es de mayor importancia para la curación. Para empezar, utilizaré dos amplias generalizaciones; después de lo cual dividiremos cada una en sus partes componentes.

1. Karma personal

Cuando la intención o voluntad se dirige a personalidades o grupos de personalidades, el karma se considera personal y conlleva tantas consecuencias como el karma impersonal. Cualquier imposición
de la voluntad sobre otro, sea por el bien o el mal de cualquier individuo implicado, es una violación de la relación básica existente entre ellos y es por lo tanto más difícil de ajustar que cualquier
otro tipo de karma.
La voluntad del hombre es su derecho otorgado por Dios, su derecho a vivir su vida según su voluntad,
a elegir su camino bajo la luz de su entendimiento, y esto ningún discípulo lo viola. Si el hombre
ha de sufrir, que así sea, y no hay nada que el discípulo pueda hacer salvo dejarlo ejercer su voluntad.

2. Karma impersonal

Cuando la intención es crear un efecto bien en aras de la creación misma o con el propósito de investigación, el karma resultante es impersonal y mucho más fácil de ajustar que el de otro tipo.
Cuando la intención es revelar la Verdad, como en el caso de profesores, algunos artistas creativos,
etc., el karma se considera impersonal.
El estudiante de curación debe darse cuenta de que la clase de karma que se manifiesta como enfermedad, es producido por el mal uso de la energía. Hay sietes tipos de energía de Rayo que son las
siete expresiones de la Divinidad.

Estos Rayos que se vierten a través de la red etérica y su sistema de centros, constituyen la suma total de energías proporcionadas a la entidad encarnante en cualquier momento dado, con el propósito de expresarlas.

La entidad consciente o inconscientemente recibe esa energía, por lo general malinterpreta su significado Divino o expresión pretendida, y la dirige erróneamente a aquellos canales que constituyen el patrón habitual normal de pensamiento.
El mal uso de la energía causa bloqueos de energía en la red etérica, un deterioro del sistema nervioso,
cerebro, tan relacionado con la red etérica, y perturba las funciones glandulares u orgánicas.

Las siete energías de Rayo se identifican como sigue:

1. Primer Rayo de Voluntad y Poder Divino
2. Segundo Rayo de Amor sabiduría Divina
3. Tercer Rayo de Inteligencia Activa
4, Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto
5. Quinto Rayo de Ciencia y Conocimiento Concreto
6. Sexto Rayo de Devoción
7. Séptimo Rayo de Magia Ceremonial, o Ley y Orden.

Un estudio y meditación sobre la identificación de los Rayos revelará su Intención Divina, haciendo
así posible para el hombre convertirse en parte de la Expresión Divina Universal.

He afirmado en otra parte que toda enfermedad es el resultado de la emoción dañina. Una emoción
es causada por el impacto de energía astral sobre el sistema sensorial del cuerpo físico.
A la luz de lo anterior, esto significa que debido a que el hombre está polarizado en su naturaleza
astral-emocional, recibe su cuota de energía en ese nivel, malinterpreta su significado como emoción,
y las dirige o usa mal según reacciona a su impacto.

Otro punto que me gustaría resaltar en este momento es el hecho de que toda enfermedad, sea
emocional, mental o física, encontrará su causa kármica en el subconsciente. Es decir, está enterrada y es emocional. No existen verdaderas enfermedades mentales manifestándose en el mundo hoy, ni las habrá hasta que la próxima raza raíz aparezca. El hombre es en gran medida emocional; por lo tanto sus enfermedades son emocionales.

Se habrán dado cuenta que he dicho que la causa está enterrada. Cualquier emoción percibida se
manifestará kármicamente como varios tipos de relaciones erróneas entre las personas, pero nunca
como enfermedad a menos que se impida su expresión y el individuo esté frustrado en el intento de
expresar sus sentimientos.

Conclusión:

Aprendimos como funciona y que significado tiene el karma. La llama violeta transmuta karma, así como el hooponopono. El hooponopono es una oración de limpieza, puedes usar otras herramientas del hooponopono, puedes usar otras como decretos. Puedes usar oraciones de limpieza y transmutación, para eliminar karma. Y puedes enfocarte en el dharma, que es el hacer actividades para gente que lo necesita. Como el trabajo voluntario en organizaciones de bien.

Ver más en: El estado de conciencia de los que solicitan curación y El estado de conciencia necesario para la curación

Fuente:

–Curación- Lucille Cedercrans (La Ley del Karma).

-Propia (La Ley del Karma).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *