La enfermedad, que es? ¿Para qué sirve? ¿Una alerta de que algo no funciona bien solamente?

La enfermedad, que es?

La enfermedad, que es?: Significado, concepto, función, causas, desequilibrio, cuerpo en crisis, contradicción con uno mismo, abuso del cuerpo, malos hábitos, excesos, intoxicación, equilibrio psico físico emocional, camino a la salud.

La enfermedad, que es?

La enfermedad, que es?: Un salto al vacío

La enfermedad, que es?

La enfermedad, que es?: Significado, concepto, función, causas, desequilibrio, cuerpo en crisis, contradicción con uno mismo, abuso del cuerpo, malos hábitos, excesos, intoxicación, equilibrio psico físico emocional, camino a la salud.

La enfermedad, es una situación anormal en el estado fisiológico de todo ser vivo. Donde se altera la normalidad funcional del ser vivo. Entra en crisis consigo mismo. Según la OMS, “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y unos signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”.

Para que sirve la enfermedad?

La enfermedad es un estado que me indica que estoy en contradicción conmigo mismo, sea en el actuar, el pensar, o la emotividad. Y va aumentando el estado patológico a medida que me voy alejando de mi meta en ésta vida, sin hacer caso al estado enfermo de mi cuerpo. Porque al enfermar, deberíamos preguntarnos por el motivo de la entrada en crisis de mi cuerpo.
Sin embargo no tomamos el debido descanso para restablecernos más rápidamente porque debo trabajar. Y así el estado de enfermedad aguda, puede volverse crónico o en lugar de curarse en una semana, tardar tres semanas en recuperarse.

Pero la gente tiende a buscar la solución en la píldora mágica. Muchas personas piensan que hay soluciones con una píldora a todos los problemas de salud de su vida.

Lo que no parecen saber, es que uno sana, cuando le da tiempo al cuerpo para que lo haga. No fue la píldora. Porque píldoras sanadoras, no llegan a más de dos o tres.
Sin embargo, sí pueden salvarte de situaciones peores. Pero mejor te sentirías si guardaras reposo. Y darle al cuerpo el tiempo necesario.
Además es más fácil poner mi fé en una píldora que cuidarme. O hacerme cargo de la enfermedad y buscar dentro de mí mismo, porque mi cuerpo ha entrado en crisis.

Los seres humanos somos muy cómodos, porque no queremos hacer nada por recuperar de verdad nuestra salud. Solo esperamos que venga la píldora sanadora.

Esperamos que venga un sanador y nos sane.
Esperamos que un ángel bajado del cielo o un enviado de Dios mismo, venga a nosotros a tocarnos y estaremos sanos. No hacemos mucho para estar sanos. Y el sistema social tampoco ayuda y no te va a ayudar. Porque si eres gasto de salud, te vamos a enrollar en el sistema de salud como cliente, mejorarás lo justo para que puedas trabajar y seguir pagando el sistema de salud. La única conclusión de estar enfermo es la incapacidad de uno mismo de hacerse cargo de la situación. Si no sanamos, la enfermedad sigue volviendo a recordarnos entrar en el camino. Así lo hará una y otra vez.

Y si no comprendemos lo que debemos modificar, va a seguir trayendo más de lo mismo u otras diferentes. Y si seguimos sin comprender el mensaje, va a ver todo un muestrario de enfermedades. Hay montones de casos.

Como hay montones de casos de personas que al comprender porque habían enfermado, sanan. Como hay montones de casos donde la persona disfruta inconscientemente ser víctima de una enfermedad y que le tengan lástima. Así de grave estamos muchas veces. preferimos dar lástima que ser un ejemplo de salud y de emprendimiento. La enfermedad termina cuando uno descubre el motivo y se hace cargo de la situación y decir basta. Porque hay que desear curarse y hay que desear seguir enfermo. Siempre vamos a tener razón en el resultado. Hay gente que corrige el error y vuelve a cometer con el tiempo sin darse cuenta dicho error, volviendo al cuadro de enfermedad inicial. Por ello hay que estar atento. Eso es estar y vivir consciente. Cuando estamos en conciencia y actuamos y sentimos en conciencia, no hay contradicción.

Para estar sanos, debemos ser una mente sana, una emoción en equilibrio y nuestro cuerpo será sano.

Para estar sanos, debemos dejar la comodidad y hacernos cargo de nuestra vida. Ser coherentes y resolver los problemas que no nos atrevemos a encarar. Ese puesto al que quiero llegar, irme a vivir a las montañas, comprarme el campo y vivir siendo campesino. Todo es posible, porque cuando venimos a este mundo sabemos bien que hemos venido a hacer en él.
Pero de pronto perdemos la brújula. Para ello está la enfermedad o el malestar pequeño o el esguince, para recordarnos que no estamos dando el paso adecuado en nuestra vida.

¿Cómo sabemos que hemos venido a hacer?

Siguiendo nuestro instinto. Jamás debemos olvidar ni dejar de prestar atención a nuestra intuición.
Tenemos mente para razonar y resolver lo que nos indica nuestra intuición, porque de allí es donde viene la verdad de nuestro ser. La contradicción con nuestro ser, genera la enfermedad.
Debemos ser nosotros mismos siempre y seguir lo que nos dicta el corazón.
Cada suspiro que damos de fastidio es un aviso que estamos fuera del camino. Y si no damos solución a esos sentimientos, sobrevendrá la enfermedad.
Por ello sigamos nuestros sentimientos, seamos coherentes y seremos sanos y felices.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *