Dios y su energía Como trabajar con ella Hazte cargo de tu poder No lo entregues

Dios y su energía

Dios y su energía : Uso su energía. Mis metas. Pide y se dará que funciona. Valórate. Cuida tus palabras. Crea todo tu mundo. Manifiesta todo lo que deseas. Usa tu poder.

Dios y su energía

Dios y su energía

Creando con el Creador

La energía de Dios: Uso su energía. Mis metas. Pide y se dará que funciona. Valórate. Cuida tus palabras. Crea todo tu mundo. Manifiesta todo lo que deseas. Usa tu poder.

Venimos a restaurar la frecuencia y re diseñar la consciencia de la luz en este mundo que era la original. Será como empezar de nuevo y sabiendo lo que no queremos.
Al trabajar con su energía hay una gran probabilidad de que la consciencia se enriquezca mucho más de lo imaginado. El mundo puede lograrla. Al atraer su luz hacia nuestros cuerpos y por lo tanto también a nuestro planeta, el drama de la vida diaria se verá afectado. Porque cuanta más luz bajemos a la Tierra más rápidamente se extenderán sus efectos sobre nuestras vidas y la vida del planeta. Nosotros estamos acá en este momento porque venimos a restaurar el plan original de los creadores originales.

Debemos y vinimos despojar el control del planeta de los invasores de nuestro mundo. No tienen nada que hacer aquí. Este es el momento final y los invitamos marcharse.

Para ello necesitamos aprender la manifestación del pensamiento. También llamada super consciencia. Evolución es manejar el conocimiento. Y esta es la oscuridad. EL conocimiento que nos ha sido ocultado. Hacia allí es hacia donde vamos a ir evolucionando. Porque no somos polvo de estrellas o barro de la Tierra, somos luz. Al igual que el Creador Original, La fuente Del Todo, el número uno.

Obviamente, a ello se opone el poder establecido y quienes son sus títeres.

Comencemos

Lo primero es el pensamiento, ya que la experiencia es secundaria a esto. La experiencia es reflejo del pensamiento y no al revés. Nuestro pensamiento forma nuestro mundo.
Vivimos en un mundo bombardeado por frecuencias negativas que estimulan dicho pensamiento y por tanto creamos un entorno agresivo hacia nosotros mismos. Por ello debemos tener el control, de aquello que pensamos y debemos ser dueños de nuestro pensamiento como de las emociones. El equilibrio y el control, de dicho equilibrio es fundamental. Es tan claro y básico que parece loco que no lo hayamos entendido solo por nosotros mismos.

Y aunque podemos haberlo intuido y tenido en cuenta, no lo hemos sabido llevar a la práctica porque eso no se enseña en la escuela. Todo lo contrario.

Mis metas

Por ello es bueno tener en claro que nuestras metas principales es que el Gran Espíritu nos asista. Y lo debo pedir cada vez que pueda. Regenerar nuestro cuerpo, exaltar nuestra salud. Dejar las dificultades y ser un ejemplo para quienes me rodean. Demostrar que se puede llegar a ser. El ordenar mi yo personal hace que todo se acelere.
No te juzgues por los malos resultados. Acepta tu responsabilidad en lo que te suceda. Y analiza si lo que creas es para centrar tu atención y mejorar. No dejar cabos sueltos. aquello que no quieres, no debes aceptarlo. Debemos actuar de manera que cada cosa que hacemos debemos hacerla impecable. Es la manera más simple de aceptar y resolver. Como si fuera un exámen. da siempre lo mejor de ti. Recuerda que todo lo que viene a vos es para aprender y dar lo mejor de ti. Aprende a confiar en aquello que creas. el drama que has vivido en tu vida es lo que ha generado que 10 años más tarde seas un ser mejor que aquel que eras anteriormente. Acepta tu responsabilidad, lo que aprendiste y suéltalos a la vida.

No renuncies a nada

Aquí no eres creador de problemas, eres creador de todo. A todo lo que desees, debes crearlo y no renunciar jamás. Todos creamos nuestra realidad. Desde el niño, pasando por ti y hasta el asesino. Todos venimos a experimentar una función y aceptamos ese rol en el juego de la vida. Sino te horrorizará lo que ha hecho el asesino, no elegirías salir de la violencia. Cada uno crea su realidad para su propia experiencia de vida y para los demás. Porque todos estamos relacionados, todos somos uno. Porque todos venimos de la misma fuente. La mentalidad de víctima significa que no tienes poder. Y se aplica tanto a los demás como a vos. Debemos honrar los dramas de otras personas. Porque ellos nos traen enseñanzas gratuitas a nuestras vidas. Hemos aprendido una lección que no hemos vivido personalmente.

Pero eso no quiere decir que en otro momento nos toque a nosotros ser quienes sufrimos y con ello enseñamos a otros. En esos hechos ellos o nosotros creamos esa realidad. Muchos deben atravesar la densidad para llegar a la luz. a veces la iluminación ocurre en la más grande catástrofe.

Ejemplo: El valor de las cosas.

Posterior al terremoto ocurrido en Chile en 2011. La gente tenía el dinero y no había más agua que comprar. Lo primero que uno aprende ante eso que el dinero no tiene valor. Lo único que tiene valor es lo que te permite vivir. De que sirve todo el dinero del mundo si no puedes conseguir lo básico y elemental para vivir. Analiza desde ese punto de vista cuantas cosas tienen un valor que no es real.
Lo mismo ocurre con ciertas profesiones. Y esto no significa atacar a nada ni a nadie, solo tomar consciencia del valor de las cosas.
Usted pondría en la misma escalas de valores a alguien que salva vidas como un médico y a Messi el excelente delantero argentino del Barsa?

En un mundo donde el precio se pusiera según el servicio dado al mundo o a la comunidad en que vive, los valores serían muy diferentes. Y no nos interesa polemizar. solo un análisis a nivel espiritual.

Pide y se te dará

Aprende a pedir lo que deseas y se te dará. Es como cuando vas a cenar a un restaurante y haces un pedido sobre aquello que deseas comer. El mozo o mesero toma tu pedido, lo lleva al cocinero que lo prepara y tu luego lo comes. Pero si no lo hubieras pedido, no lo hubieras comido. Así funciona el universo. Y no hay pedidos más importantes. Todos son importantes.
Y también es bueno no dudar si te mereces un plato de 10 o el de 20 pesos. No pasa por lo que cuesta, pasa por lo que quieres. Tu puedes comer el que prefieras. Si te lo permites, te lo mereces y lo tienes.
Presta atención que como eres en el restaurante, eres en la vida.
Pide y confía. Así como lo haces de confiado en el restaurante, hazlo también en la vida.

Lo ideal sería decir: Gracias por darme la salud perfecta.
En lugar de decir: Por favor dame salud y cura mi páncreas, etc.

¿Cómo comenzar?

Comienza con pequeñas cosas como conseguir el color de remera que deseas, el estacionamiento, bellos días en tus vacaciones, etc.

Considerate una persona excepcional con los dones que más desees. Porque ya los tienes, solo que no lo manifiestas porque no sabes que ya los tienes. No necesitas que nadie te diga, es verdad hazlo. No dudes y disfruta como lo vas a aprovechar y olvídate y descansa tranquilo que ya lo tienes.

Dios y su energía : Uso su energía. Mis metas. Pide y se dará que funciona. Valórate. Cuida tus palabras. Crea todo tu mundo. Manifiesta todo lo que deseas. Usa tu poder.

Aprende a valorarte

Lo que dices te otorga o te quita poder. Lamentablemente no sabemos expresarnos correctamente y eso es fundamental. Nuestra expresión es muy pobre. Solemos equivocar conceptos, definiciones, y usamos frases que nos perjudican. Un ejemplo de ello:

¡No puede ser que siempre me olvido de todo!
Nunca consigo estacionamiento.
¡Que tonto que soy!

Todos esos juicios, nos desvalorizan. Al menos si tomamos consciencia de lo que acabamos de decir, es bueno cancelar ese dicho inmediatamente. Y decir lo positivo. Siempre que anulamos una frase o hecho, ese vacío debemos llenarlo con lo positivo.
Ejemplo: Al decir:

¡Que tonto que soy!
Decir lo siguiente:
Cancelo. Borro todo registro, núcleo, origen, memoria, causa y efecto. Yo soy la inteligencia divina manifestada en todo momento. Y esto se mantiene para toda la eternidad, gracias, Padre que es así y que ya está hecho.

Hablemos correctamente

Las palabras que decimos o pensamos nos quitan poder. Elimina esas palabras de tu vocabulario. Aprende a hablar de nuevo.
También debemos eliminar los debería o intentar. Ambas generan falta de poder. No entregues tu poder a nadie. Tu debes tener el poder sobre ti mismo y tu mundo.
En cambio está bueno decir. Creo, hago, manifiesto, produzco, tengo el propósito, etc..
El universo es ilimitado, hay de sobra para todos. Al actuar así eres espejo o ejemplo para otros. Que elegirán también seguir tu camino.
Muéstrate como ejemplo que a ti te ha servido y a los demás también les va a servir, solo deben ponerlo a prueba.

Una gran mentira es que todo se consigue con trabajo y esfuerzo. Hoy refutamos eso, y la nueva humanidad hará todo sin esfuerzo.

Si te cuesta tanto trabajo, es porque estás equivocando el camino.

Hay millones de ejemplos de vida donde la gente al encontrar su camino, las dificultades desaparecen y todo les sale encadenado de una manera increíble. Como si toda la suerte del mundo estuviera en lo que emprende esa persona.
Pero no es suerte, ha seguido el camino de los sabios. El no esforzarse para conseguir algo es ordenar a la realidad que llegue a vos de manera que se haga de modo sencillo.

Por ejemplo:

Una familia que tenía una muy buena posición económica se habían quedado sin herederos familiares. Habían perdido sus dos hijos siendo niños. Y decidieron dejarle su fortuna a los compañeros de la escuela primaria de sus hijos.

Supón que deseas una cierta cantidad de dinero, así como esa gente que fue compañera de esos niños, que no lo esperaban, puede llegarte a ti, de manera que no hubieras imaginado jamás. Por ello no debes suponer como va a llegar ese dinero, solo pídelo y espera su llegada y disfrútala de antemano. Cree posible todo lo que deseas. Y ocúpate en pedirlo de la manera adecuada.
Al creer que es posible, la realidad cambia.

Entonces se escandaloso y consíguelo todo directamente del universo. Sin esfuerzo. Haz lo imposible, haz lo que te gusta. Transforma tu mundo.

Eres el resultado de lo que piensas (ley universal). Solo piensa como quieres ser que así será.
Entonces diseña tu cuerpo, tu edad, inspírate y hazte a tu voluntad.

Fuente

Basado en el capítulo XI de Mensajeros del alba (Bárbara Marciniak).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *