La buena copa de vino

La buena copa de vino

La buena copa de vino comenzó a recomendarse una vez al día para prevenir enfermedades cardíacas, mejorar la circulación y regular la presión. Muchos especialistas lo recomiendan y muchos pacientes acatan esta sugerencia. Sepamos por qué?

La buena copa de vino

La buena copa de vino

La buena copa de vino:

Bebe una copa de vino antes de acostarte.

1. Un aliado para bajar de peso

Reduce los riesgos de padecer obesidad según estudio de Harvard con mujeres durante 13 años.
Ayuda a quemar grasas.
Por otro lado, en la Universidad Estatal de Oregon, estudiaron los beneficios de las uvas oscuras. Éstas tienen la capacidad de estimular la quema de grasa de una forma más rápida. Las uvas negras son utilizadas para elaborar el vino tinto. Beber una copa de vino tinto puede contribuir al descenso de peso si se acompaña con una dieta balanceada.

¿Cuántas calorías aporta un vaso de vino?

Creemos que por ser una bebida alcohólica, el vino aporta una cantidad significativa de calorías, muy poco recomendable si deseamos bajar algunos kilos. Sin embargo, es todo lo contrario. Un vaso de vino blanco aporta 120 calorías y uno de vino tinto 135, aproximadamente. Esto varía mínimamente entre las diferentes variedades. Comparado con un trozo de pastel (235 calorías) es mejor beber una copa de vino como postre, que sucumbir ante los antojos nocturnos.

De esta forma, podemos asegurar que una copa de vino al día trae más beneficios que perjuicios. El aporte calórico no es tan importante si tenemos en cuenta todas las enfermedades que previene. Evidentemente, el consumo recomendado para gozar de sus propiedades es tan sólo un vaso. Beber una botella diariamente no resulta para nada saludable.

El vino tinto activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y nos permite estimular las existentes para depurarlas e ir eliminándolas poco a poco. Para demostrarlo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts realizó varios estudios y publicó sus resultados en diversos medios.

Pero recuerda que no debes beber más de una copa al día. Obviamente, los resultados serán más visibles si lo combinamos con una dieta equilibrada y libre de grasas.

2. Potenciador para nuestro cerebro

El vino tinto es un buen mediador para mejorar nuestros procesos cognitivos. Son muchos los estudios que nos demuestran que beber vino de forma equilibrada, moderada pero constante, hace que podamos prevenir demencias y enfermedades degenerativas de nuestro cerebro.

Resuelve las inflamaciones, evita el endurecimiento de las arterias ,y además, inhibe la coagulación mejorando así el riego sanguíneo.

3. Trata las infecciones de las encías

Si les sangran las encías, no lo dudes y acompaña tus comidas con un vasito de vino tinto. Existen compuestos presentes en las uvas que, al ser fermentados en vino, tienen la virtud de evitar la aparición de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además de ser muy eficaz contra la gingivitis e incluso dolores de garganta.

4. Combate el cansancio

La investigación apareció en The FASEB Journal, y nos dice que es precisamente el resveratrol presente en las uvas quien mejora nuestra situación en esos días en que estamos algo más apáticos o cansados.

5. Aumenta nuestras endorfinas

Bebido con moderación para disfrutar más de ese vino tinto sano y delicioso. Al hacerlo, liberamos endorfinas en nuestro organismo, relajándonos y disfrutando más del momento. Dicho estudio se llevó a cabo en la Universidad de California. No olvides que el vino combinado con determinados alimentos y platos potencia aún más su sabor y el disfrute de los mismos.

6. Limpia nuestro paladar

Realmente curioso pero cierto. Tomar vino tinto mientras comemos hace que, gracias a sus propiedades astringentes, el sabor de la comida se perciba de modo más intenso. Reduce el sabor de las grasas si comemos carne y nos da una sensación gratificante al limpiar nuestra boca.

7. Bueno para reducir el colesterol

El vino tinto es rico en polifenoles, siendo uno de ellos el beneficioso resveratrol, una sustancia química rica en antioxidantes que, según la Clínica Mayo, nos ayuda a cuidar de nuestros vasos sanguíneos, ya que evita la formación de coágulos y la reducción del llamado colesterol “malo”.

8. Excelente para nuestra salud cardíaca

Además de los polifenoles que hemos mencionado anteriormente, el vino tinto es rico en vitamina E, que ayuda a limpiar nuestra sangre, evitar coágulos, protegiendo los tejidos de los vasos sanguíneos. Así pues, una simple copa de vino tinto eleva notablemente el potencial de nuestra salud cardiovascular.

9. Reduce el riesgo de cáncer

Es un gran antioxidante. Un recurso natural capaz de bloquear por ejemplo el crecimiento de las células responsables del cáncer de mama o pulmón. Una de sus mejores propiedades es precisamente la acción que ejerce el revastratol a la hora de impedir que el estrógeno derive en problemas cancerígenos en las mujeres.

10. Combate las infecciones urinarias

Gracias sus propiedades antioxidantes y astringentes logra evitar que las bacterias se adhieran a nuestra vejiga o riñones y optimiza, además, el filtrado y depuración de estos órganos. Basta, como decimos, una copita al día para beneficiarnos de estas importantes dimensiones.

11. Disminuye el efecto del cigarrillo

El vino sirve para regular los daños que genera el tabaco en los vasos sanguíneos, ya sea para relajarse o vasodilatarse.
Sobre todo, tiene efectos positivos en el endotelio, una capa de células que reducen la fricción entre los vasos linfáticos y sanguíneos, y en el corazón.

12. Tiene efectos anticoagulantes y antitrombóticos

Se ha detectado que los consumidores esporádicos tienen menor cantidad de proteína fibrinógena, lo que promueve la formación de coágulos de sangre.

13. Equilibra la presión arterial

Si bien se sabe que el consumo excesivo de alcohol provoca hipertensión, beber una copa de vino al día (150 ml) tiene el efecto contrario para las personas que sufren de este problema, ya que baja la presión luego de una comida.

14. Evita la aparición de la enfermedad de Alzheimer

Las investigaciones demostraron que el resveratrol (un compuesto del vino tinto) produce efectos neuroprotectores, ayudando a que esta condición no se desarrolle.

15. Reduce el riesgo de depresión

Un equipo de varias universidades de España publicó en la revista BMC Medicine que el consumo de vino puede reducir el riesgo de contraer depresión.
Los autores encontraron que los hombres y las mujeres que bebían de dos a siete vasos de vino a la semana eran menos propensos a ser diagnosticados con depresión.
Incluso después de tomar en cuenta los factores de estilo de vida que pudieran influir en sus resultados, el riesgo de desarrollar depresión seguía siendo significativamente menor (La buena copa de vino).

16. Retarda el envejecimiento

Los investigadores de la Escuela Médica de Harvard informaron que el vino tinto tiene propiedades anti-envejecimiento.

El resveratrol mejoró la salud de los ratones que se encontraban siguiendo una dieta alta en grasa y aumentó su esperanza de vida.”

Sus hallazgos, publicados en la revista Cell Metabolism, fue la primera prueba convincente de la relación definitiva entre las propiedades antienvejecimiento del resveratrol y el gen SIRT1.

El resveratrol es el compuesto responsable de este efecto beneficioso. Se encuentra en la piel de las uvas de color rojo, arándanos, bayas y nueces.
Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Londres encontró que las procianidinas, compuestos que se encuentran comúnmente en el vino tinto, mantienen los vasos sanguíneos saludables y son uno de los factores que contribuyen a alcanzar una vida más longeva, como es el caso de la gente de Cerdeña y del suroeste de Francia. Los investigadores también encontraron que el vino tinto elaborado de manera tradicional tiene niveles mucho más altos de procianidinas que otros vinos (La buena copa de vino).

16.Previene el cáncer de mama

El consumo en forma sostenida de gran parte de las bebidas con alcohol aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama. Sin embargo, la ingesta de vino tinto tiene el efecto contrario, según los hallazgos de los investigadores de Cedars-Sinai Medical Center en Los Angeles.

Los productos químicos en las pieles y semillas de uvas rojas reducen los niveles de estrógenos, mientras que aumentan la testosterona en mujeres premenopáusicas, lo que se traduce en un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama. No sólo el vino tinto tiene compuestos beneficiosos, sino su materia prima, la uva roja (La buena copa de vino).

17. Previene la demencia

Investigadores de la Loyola University Medical Center encontraron que el consumo moderado de vino tinto puede contribuir a la disminución del riesgo de desarrollar demencia.

Los estudios, que se extendieron por 19 naciones, mostraron un menor riesgo estadísticamente significativo de demencia entre los bebedores de vino tinto de forma regular y moderada en 14 países.

Los investigadores explicaron que el resveratrol reduce la viscosidad de las plaquetas de la sangre, lo que ayuda a mantener los vasos sanguíneos abiertos y flexibles. Esto ayuda a mantener un buen suministro de sangre al cerebro.

Los bebedores moderados de vino tinto tenían un riesgo 23% menor de desarrollar demencia en comparación con las personas que rara vez o nunca consumieron la bebida alcohólica (La buena copa de vino).

18. Protege contra las quemaduras solares graves

Los derivados del vino y de la uva pueden ayudar a reducir los efectos perjudiciales de la radiación ultravioleta, según expresaron los científicos de la Universidad de Barcelona, en España, en la revista de Alimentos y Química Agrícola.

Concluyeron que los flavonoides, que se encuentran en el vino y las uvas, inhiben la formación de especies reactivas de oxígeno en la piel expuesta al sol (La buena copa de vino).

19. Previene las enfermedades que causan ceguera

Científicos de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington en St. Louis, el vino tinto puede detener el proceso denominado angiogénesis (apertura de nuevos vasos sanguíneos en el área ocular), la cual lleva al desarrollo de ceguera.
La retinopatía diabética y la degeneración macular relacionada con la edad, que es la causa principal de ceguera entre los estadounidenses mayores de 50 años, son causadas por esta angiogénesis en el ojo.
Los investigadores explicaron que el resveratrol es el compuesto que contiene el vino que protege la visión (La buena copa de vino).

20. Protege contra los daños posteriores al accidente cerebrovascular

El vino tinto puede proteger al cerebro del daño por apoplejía, según la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

El resveratrol del vino tinto aumenta los niveles de hemo oxigenasa, una enzima conocida por proteger las células nerviosas de los daños en el cerebro. Cuando alguien sufre un derrame cerebral, el cerebro está preparado para protegerse a sí mismo a causa de los ascendentes niveles de enzimas (La buena copa de vino).

21. Mejora la función pulmonar y previene el cáncer de pulmón

Científicos holandeses informaron que los efectos del resveratrol, el vino tinto y el vino blanco sobre la función pulmonar.

Encontraron que:

El vino tinto era bueno para la función pulmonar

El vino blanco también era bueno para la función pulmonar

Un miembro del estudio concluyó “los efectos beneficiosos sobre la función pulmonar están probablemente relacionados con muchos compuestos presentes en el vino, y no sólo con el resveratrol.”

En un estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention, la ingesta de vino tinto puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón (La buena copa de vino).

22. Aumenta los niveles de ácidos grasos omega-3

El vino es mejor que otras bebidas alcohólicas para aumentar los niveles de ácidos grasos omega-3 en el plasma y en las células rojas de la sangre, de acuerdo con el estudio IMMIDIET con participación de investigadores europeos de diversos países.
Encontraron que los bebedores moderados de vino tenían mayores niveles en sangre deácidos grasos omega-3, los cuales se derivan generalmente del consumo de pescado. Se sabe que los ácidos grasos omega-3 protegen contra la enfermedad cardíaca coronaria.
Los científicos encontraron que el consumo de vino actúa como un disparador, aumentando los niveles de ácidos grasos omega-3 en el cuerpo (La buena copa de vino).

23. Previene la enfermedad hepática

Investigadores de la Universidad de California en San Diego, concluyó que el consumo de vino moderado reduce el riesgo de enfermedad del hígado graso no alcohólico a la mitad, en comparación con las personas que nunca bebían vino. Su hallazgo desafió el pensamiento convencional sobre el consumo de alcohol y la salud del hígado.

Informaron en la revista Hepatology que los bebedores moderados de cerveza o licor tenían un riesgo cuatro veces mayor de contraer enfermedad del hígado graso no alcohólico en comparación con los bebedores de vino.

24. Protege contra de cáncer de próstata

Investigadores de Seattle examinaron el consumo general de alcohol y no encontraron ninguna relación con el riesgo de contraer cáncer de próstata.

Sin embargo, cuando fueron un paso más allá y analizaron las diferentes bebidas alcohólicas, se identificó una clara asociación entre el consumo de vino tinto y un menor riesgo de cáncer de próstata.

Incluso el consumo de vino tinto un vaso por semana redujo el riesgo de cáncer de próstata de los hombres en un 6%, informaron los autores (La buena copa de vino).

25. Previene la diabetes tipo 2

Científicos de la Academia de Ciencias de China descubrieron que el resveratrol mejora de la sensibilidad a la insulina. La resistencia a la insulina es el factor crítico más importante que contribuye al riesgo de diabetes tipo 2.

Informaron en la revista Cell Metabolism que el resveratrol también aumentó los niveles de la enzima SIRT1, que mejora la sensibilidad a la insulina en ratones.

Si bien el vino tinto puede tener algunos beneficios para la sensibilidad a la insulina, esto debe ser confirmado en estudios posteriores (La buena copa de vino).

Entre otras ventajas del vino, se destacan:

Previene la demencia.
Reduce el riesgo de padecer artritis reumática.
Previene la gripe y los resfríos.
Minimiza la posibilidad de sufrir cáncer de garganta.
Ayuda a mantenerse despiertos o en vigilia.
Sirve para hacer la digestión.
Mejora la circulación sanguínea.
Reduce los riesgos de padecer diabetes.
Previene el envejecimiento prematuro de las células de la memoria.
Mejora las várices.
Evita el cáncer de próstata.
Favorece la asimilación de las proteínas.
Mejora la piel.
Ayuda en la visión y previene enfermedades como la retinopatía diabética.
Reduce el dolor y las molestias de las hermorroides.
Disminuye las alergias por sus propiedades antihistamínicas.
Evita la formación de coágulos de sangre.

Vino tinto y vino blanco:

La buena copa de vino: Vino blanco y tinto

La buena copa de vino: Vino blanco y tinto

Otra de las razones por las que el vino tinto es bueno para la salud es debido a la cantidad de polifenoles que presenta (que provienen de la cáscara y las semillas de las uvas).

Entre las propiedades de estos destaca la protección del corazón. Eliminando los radicales libres.

El vino blanco, por ejemplo, se realiza con la pulpa solamente, por ello no contiene estas sustancias.

Según la variedad de la uva, la cantidad de sol y el terreno donde crecieron los racimos o la concentración alcohólica, tendrán más o menos polifenoles.

Recuerda consultar con un especialista ante cualquier duda (La buena copa de vino).

Fuente:

-Universidad de Harvard

-http://medicinanatural.com

– ITM

– Clínica Mayo.

– FASEB Journal

– Lifeder

– Cedars-Sinai Medical Center

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *