Aprender el uso de la palabra

Aprender el uso de la palabra

Aprender el uso de la palabra es algo fundamental en nuestra vida. Aunque no nos demos cuenta lo hacemos muy mal. Y acá no hablo de faltas ortográficas o pronunciarlas mal. Hablo de usar mal las palabras en nuestro lenguaje diario.

Aprender el uso de la palabra

Aprender el uso de la palabra

Aprender el uso de la palabra:

Aprender a hablar significa no decir oraciones como las siguientes:

– Este chico me vuelve loca!
– Nooooo, me quiero morir!!!!!
– Si, hacés eso te mato!
– Sos tan insoportable que te mataría!!
– Siempre el mismo inquieto!!!
– Sos incorregible!!!
– Siempre el mismo vago!!!
– Claro vos dormí hasta tarde total la esclava se mata trabajando!!!!

Después de ver estos ejemplos en los cuales muchos nos identificaremos o todos, empezamos a comprender a que me refiero.
Al expresarnos de este modo conseguimos exactamente eso que expresamos.
estamos juzgando y decretando que así siga. Entonces nada va a cambiar. Todo seguirá igual. Y además a eso le agregamos que lo estamos reafirmanado y condenando por ese decreto.
Lo mismo sucede cuando hablamos de este mundo de maldad y violencia.
El mundo cruel!
Así seguirá siendo, al hablar de ese modo.

Entonces, como lo arreglamos?

Pensando antes de hablar, como decían nuestros padres al educarnos de chicos.
Debemos volver a aprender a hacerlo. Esto significa que debemos estar atentos.
Estar conscientes. De eso se trata un ser consciente, entre otras cosas.

¿Podemos anular lo dicho?

Sí, se puede anular.
Para ello basta con decir: cancelo esto que acabo de decir.
Al hacer esto queda un vacío que debemos llenar. Entonces decimos un decreto que debe ser positivo.
Veamos un ejemplo:
A lo dicho: – Ojalá te mueras!
Digo: Cancelo este dicho y borro su núcleo, origen, memoria, registro, causa y efecto.
Luego lleno el vacío con el decreto positivo: Que tengas una larga y hermosa vida.

¿Por qué debemos hacer esto?

El subconsciente de toda la humanidad maneja una energía de grupo humana, así como los animales. Estos al oler uno el humo de un incendio y correr, ese espíritu de manada se contagia y todos corren alejándose del incendio.
Lo mismo sucede con esa energía en el ser humano. La diferencia es que se nos ha atrofiado. Lo que llamamos intuición. Algunos la desarrollan más que otros.
Si nosotros no anulamos un decreto negativo, cualquier ser humano bajará dicha energía y la transformará en acción. Entonces alguien generará la energía suficiente para que a quién se refiera muera.
Y esto es karma que estamos aumentando  (Aprender el uso de la palabra).

De allí la famosa frase de un gran maestro que dijo:

No es lo que entra por la boca lo que al hombre mata, sino lo que de ella sale, porque de su corazón proviene ( Jesús de Nazareth)

Porque el verbo, la palabra crea realidad al tener la energía suficiente. Aunque tarde una semana, meses o un año. Todo depende de tres factores primordiales  (Aprender el uso de la palabra).
Ellos son: – Deseo (mente).
– Sentimiento (emoción).
– Acción (el acto o hacer).
Esto podemos utilizarlo para desarrollarlo conscientemente:

Entonces para aprender a generar realidad debemos mentalizar lo que voy a crear en todos sus detalles. Y luego lo decimos con las palabras exactas. De la mejor manera posible.
Para ello debemos vaciar nuestro ser de impedimentos mentales que nos lo hacen parecer imposible.
Lo que se llamaría vaciarnos de viejos paradigmas, como suponer que es imposible.

Entonces comenzamos a comprender que como dijo el Gran maestro: Somos dioses.

Convencidos que podemos crear toda la realidad que querramos, ahí comenzará el arte de la magia de la creación consciente.
Este es el camino interior de conscientizar para generar realidad con nuestras palabras y crear sustancia.
Por ello debemos dejar de usar palabras negativas y aprender a usar solo las positivas.
A usar palabras creacionistas. Y así de lo sutil de nuestro ser comenzaremos a crear realidad, transformando esa energía sutil en energía densa o materia.

Aprenderemos a hablar con los cuatro elementos y ser uno con la naturaleza.
Podemos hablar con el sol, la luna, el viento, el fuego, el aire, la tierra, el agua. Y ellos serán uno con nosotros.
Porque nosotros llevamos a ellos dentro. Y también con nuestro cuerpo podremos concientizar y conectarnos. Hablando con él y saber porque somatizamos ciertas enfermedades.

Si realmente somos dioses, como nos fue revelado, no podemos depender de nada. Por eso el ser humano nace completamente desnudo y desvalido.
Porque después de ser amamantado por su madre y crecer, ya no necesita de nada más. Lo tiene todo para ser quien vino a ser.
Por eso es bueno al levantarse, armonizarse con toda la naturaleza que nos rodea. saludar al sol y a los elementos.
conectarnos y agradecer a todos los seres que nos proporcionan todo lo que necesitamos.

Agradecer a todo el reino animal y vegetal por todo lo que nos dan y a los reinos sutiles y sus señores.
Como hacían los sabios peruanos antiguos, que hablaban con los guardianes de las aguas y los caminos antes de emprender el cruce de un río o comenzar un largo camino.
No todo es superceherías como antes se pensaba. Hoy gracias a la física cuántica y nuevos descubrimientos de la composición de la materia y el átomo, podemos comprender más.
Y las pruebas están a la vista de quien las quiera ver.
El efecto vibracional de la energía se manifiesta en la materia.
Como se manifiesta en los chakras y su relación con las notas musicales, las vibraciones solfeggio, los colores, etc.
Como conclusión, lo que dijo el sabio más grande que dió el siglo XX: Nikola Tesla: Si quieres entender el universo piensa en energía, frecuencia y vibración.
Con esto, querido amigo tienes mucho trabajo para hacer y comenzar una nueva vida. Solo hace falta dar el primer paso.

Armonizarte con el sol y con la lluvia, entonnces armonias con la cotidiana
Antes q nada hablar al sol
No se puede ser dios y depender de algo (Aprender el uso de la palabra).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *