Aporte de magnesio externamente

Aporte de magnesio externamente

Aporte de magnesio externamente es para la gente que no tolera bien el uso interno. El magnesio es esencial para la nutrición adecuada de nuestro cuerpo. Se estima que participa en 300 reacciones bioquímicas. Este mineral regula el funcionamiento de los músculos y los nervios, apoya la función del sistema inmunológico, mantiene el ritmo cardíaco y contribuye a que los huesos permanezcan fuertes. Además, ayuda a nivelar los niveles de glucosa en la sangre y en la producción de energía y proteína.

Aporte de magnesio externamente

Aporte de magnesio externamente

Aporte de magnesio externamente:

Entre sus muchos beneficios, el uso frecuente del aceite de magnesio ayuda a mejorar la calidad de sueño.
A pesar de que el magnesio es muy importante para la salud, un gran porcentaje de la población mundial tiene deficiencia de este mineral. Por desgracia, aunque las personas lleven una dieta saludable es difícil obtener las cantidades suficientes de magnesio debido a dificultades para absorber el mineral.

Síntomas de deficiencia de magnesio

Existen diferentes síntomas que nos permiten identificar que tenemos bajos niveles de magnesio en nuestro cuerpo.

Energía baja.
Dificultad para dormir.
Síndrome premenstrual y desequilibrios hormonales.
Dolores de cabeza.
Ansiedad.
La ansiedad, en especial, es uno de los síntomas por los que muchas personas están buscando aumentar los niveles de magnesio. Por suerte, existen varias formas de hacerlo para aprovechar todos sus beneficios.

Entre otras, puedes probar las siguientes:

Utilizar sales de Epsom.
Aceite de magnesio.
Darte un chapuzón en el mar.
Tomar suplementos de magnesio.
Aumentar el consumo de alimentos ricos en magnesio.
Hacer una combinación de todas los anteriores, para estar más seguros de la correcta absorción de los nutrientes.
Una de las formas más eficaces de absorber magnesio e incrementar sus niveles en el cuerpo es mediante el uso transdérmico, es decir, mediante la aplicación en la piel de aceite de magnesio o sales de Epsom.

Aceite de magnesio y sales de Epsom

Una de las formas más fáciles y económicas de aumentar tus niveles de magnesio, consiste en hacerse baños de sales de Epsom, que son sulfato de magnesio. La otra buena opción es utilizar aceite de magnesio, que es cloruro de magnesio y que no es exactamente un aceite. Se trata de una mezcla de copos de magnesio y agua.

¿Cómo hacer tu propio aceite de magnesio en casa?

Cloruro-de-magnesio

Para ahorrar dinero y estar más segura de tu aceite de magnesio, puedes prepararlo fácilmente en tu casa. Otra gran ventaja, además de ahorrar, es que puedes adaptar a tu gusto las cantidades de la mezcla. Por ejemplo, puedes ajustar la medida de copos de magnesio en la mezcla de aceite de magnesio, de modo que, poco a poco, podrás descubrir cuál es la mezcla adecuada para ti.

Ingredientes

½ taza de copos de magnesio

Aporte de magnesio externamente

Aporte de magnesio externamente

.
½ taza de agua.
Un spray para guardar la mezcla.
¿Cómo prepararlo?

Poner a calentar media taza de agua, poniendo cuidado para evitar que llegue a punto de ebullición.
Verter la media taza de agua caliente sobre la media taza de copos de magnesio.
Revolver bien la mezcla hasta que los copos de magnesio se disuelvan.
Dejar enfriar la mezcla y luego almacenarla en una botella con spray o una jarra.
Cuando ya esté fría o a una temperatura tibia, puedes aplicarte la mezcla en la piel para que se absorba. Finalmente, puedes guardar la mezcla sobrante para utilizarla en otras ocasiones.

Consejos

Para mejores resultados te puedes aplicar la mezcla de 10 a 20 veces al día.
Para garantizar su absorción, lo ideal es aplicarla en áreas del cuerpo como el estómago, los brazos y las piernas.
Si la aplicación de la mezcla te produce una sensación de hormigueo, picazón o cualquier otra reacción, intenta añadir más agua hasta que deje de ser un problema.
Acerca del aceite de magnesio
Lo ideal es que mantengas su spray con aceite de magnesio a la vista, para que no olvides utilizarlo diariamente. Si no tienes una botella con spray puedes guardarlo en una jarra y aplicarlo con un paño limpio. Si deseas preparar una gran cantidad de aceite de magnesio, lo ideal es guardarlo en una botella de vidrio para que se conserve mejor.

Una vez utilices el aceite de magnesio con frecuencia vas a notar mejoras en tu calidad de sueño. Este aceite puede ser más beneficioso que las Sales de Epsom, ya que se absorbe más fácilmente. Eso sí, esto no quiere decir que las sales de Epsom no sean beneficiosas: ambos remedios pueden ser muy útiles para aumentar los niveles de magnesio.

Ver más en: Cloruro de Magnesio 1 y cloruro de Magnesio 2 y Magnesio y sus fuentes naturales

 

 

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *