Memorias genéticas ambientales transmitidas por 14 generaciones Experimento en animales y en humanos?

Memorias genéticas ambientales: Memoria y generaciones

Memorias genéticas ambientales: Memoria genética, aprendizaje de antepasados, memoria epigenética, como activar la memoria genética, memoria genética de antepasados.

Memorias genéticas ambientales

Memorias genéticas ambientales: Memoria y generaciones

Memorias genéticas ambientales

Memorias genéticas ambientales: Memoria genética, aprendizaje de antepasados, memoria epigenética, como activar la memoria genética, memoria genética de antepasados.

Poseemos un bagaje genético propio con el que nacemos, pero sabemos que ese bagaje genético puede ser alterado por nuestra interrelación con factores externos. Y esos factores como los ambientales pueden transmitirse por hasta 14 generaciones. Así fue visto en el reino animal, en los nematodos (gusanos redondos). Esto fue estudiado para ver por cuanto tiempo el medio ambiente puede afectar a una especie en su material genético.

Experimento

Para estudiar cuánto tiempo el medio ambiente puede dejar una huella en la expresión genética, un equipo dirigido por científicos de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO) en España tomó gusanos nematodos diseñados genéticamente que llevan un transgén para una proteína fluorescente. Cuando se activa, este gen hace que los gusanos brillen bajo la luz ultravioleta. Luego, cambiaron las cosas para los nematodos al cambiar la temperatura de sus contenedores. Cuando el equipo mantuvo los nematodos a 20 ° C (68 ° F), midieron la baja actividad del transgén, lo que significaba que los gusanos apenas brillaban.

Pero moviendo los gusanos a un clima más cálido de 25 ° C (77 ° F), de repente se iluminaron como pequeños árboles de Navidad, lo que significaba que el gen de fluorescencia se había vuelto mucho más activo.

Segunda etapa

Los gusanos fueron trasladados a temperaturas más frías para ver qué pasaría con la actividad del gen de fluorescencia. Continuaron brillando intensamente, sugiriendo que estaban reteniendo una “memoria ambiental” del clima más cálido, y que el transgén aún era muy activo. Además, ese recuerdo pasó a su descendencia durante siete generaciones brillantes, ninguna de las cuales experimentó las temperaturas más cálidas. Los gusanos bebés heredaron este cambio epigenético a través de los óvulos y los espermatozoides.

El equipo impulsó los resultados aún más:

Cuando mantuvieron cinco generaciones de nematodos a 25 ° C (77 ° F) y luego desterraron a su descendencia a temperaturas más frías, los gusanos continuaron teniendo una mayor actividad transgénica durante 14 generaciones sin precedentes.
Ese es el mayor tiempo que los científicos han observado la disminución de un cambio genético inducido por el medio ambiente. Por lo general, los cambios ambientales en la expresión genética solo duran unas pocas generaciones.

“No sabemos exactamente por qué sucede esto, pero podría ser una forma de planificación biológica”, dijo uno de los miembros del equipo, Adam Klosin de EMBO y la Universidad Pompeu Fabra, España.

“Las lombrices tienen una vida muy corta, por lo que tal vez estén transmitiendo recuerdos de condiciones pasadas para ayudar a sus descendientes a predecir cómo será su entorno en el futuro”- Tanya Vavouri del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras en España.

Memorias genéticas ambientales: Memoria genética, aprendizaje de antepasados, memoria epigenética, como activar la memoria genética, memoria genética de antepasados.

En humanos?

Hay muchos ejemplos de este fenómeno en gusanos y ratones , pero el estudio de la herencia epigenética ambiental en humanos es un tema muy debatido, y todavía hay mucho que no sabemos.

“Los efectos heredados en los humanos son difíciles de medir debido a los largos tiempos de generación y la dificultad con el mantenimiento preciso de registros”, afirmó una revisión reciente de la herencia epigenética.

Pero algunas investigaciones sugieren que los eventos en nuestras vidas pueden afectar el desarrollo de nuestros hijos y quizás incluso de sus nietos, todo sin cambiar el ADN. Por ejemplo, los estudios han demostrado que tanto los hijos como los nietos de mujeres que sobrevivieron a la hambruna holandesa de 1944-45 tuvieron una mayor intolerancia a la glucosa en la adultez. Otros investigadores han encontrado que los descendientes de los sobrevivientes del Holocausto tienen niveles más bajos de la hormona cortisol, que ayuda a su cuerpo a recuperarse después de un trauma.

Fuente

www.sciencealert.com/scientists-observe-epigenetic-memories-passed-down-for-14-generations-most-animal

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *