Magia en casa o La Casa mágica Nuestros sueños pueden ser reales Cambiando la percepción

Magia en casa

Magia en casa: La Casa mágica, consejos, recomendaciones, como crear magia en casa, trucos, hechizos, cambia la energía en casa, hogar mágico, hogar encantado, energía positiva en casa, casa de poder, fortaleza en el hogar, castillo mágico, casa bendita.

Magia en casa

Magia en casa

Magia en casa

La Magia en casa: La Casa mágica, consejos, recomendaciones, como crear magia en casa, trucos, hechizos, cambia la energía en casa, hogar mágico, hogar encantado, energía positiva en casa, casa de poder, fortaleza en el hogar, castillo mágico, casa bendita.

La casa de la bruja estaba situada al final del bosque, donde matorrales exuberantes, hierbas silvestres y zarzas formaban un laberinto espeso entre robles viejos, pinos y espinos retorcidos.
Un sendero de piedras serpenteado de follaje verde gris, entre las hierbas, capullos con los colores del arco iris, se mecían gentilmente en la brisa perfumada de rosas.
Un cubo de madera se columpiaba en el pozo de piedra, el cual estaba protegido contra la contaminación, por estrellas y espirales grabadas a su alrededor.

Un dragón, con una garra levantada, volaba encima de la casa, moviéndose con el viento, cabalgando en una fiecha de hierro forjado.

La veleta dirigía el hechizo de la vida de la casa en temas que iban desde determinar el horario de los conjuros hasta adivinar el futuro.
Al lado de la puerta arqueada de la casa, florecía un cerval, salpicado con manojos de granos escarlatas. De la chimenea de ladrillos, el humo serpenteaba en espiral, enviando pavesas de madera que remolineaba entre la niebla.
Dentro, al pasar la puerta reforzada con hierro, la casa era cálida, acogedora, impregnada de exóticas esencias y de vibraciones de fuerzas benéficas.

Encima de la puerta, una herradura — con las puntas clavadas hacia arriba— permitía que solo el bien entrara a la casa.

En las repisas, a lo largo de la habitación, se secaban hierbas espinosas para ser usadas más tarde en pócimas y brebajes, mientras algunas raíces estaban cerca de la chimenea.
Herrajes de caballo reflejaban el fuego brillante en la pared de ladrillo que revestía su interior. Lunas crecientes, estrellas, grifos y ardientes soles — en un principio destinados para proteger a los caballos— añadían su magia a la casa. La magia abundaba en cada rincón y esquina. Los alimentos se bendecían antes de cocinarlos, las camas se situaban de Este a Oeste, una escoba estaba en el suelo delante de la puerta, un ramo de hierbas, atado a un cordón rojo, colgaba de una silla, ninguna parte de la casa de la bruja se había dejado de bendecir y proteger de los poderes de la magia.

La vida dentro del hogar concordaba con su arcana naturaleza.

La dueña de la casa, una estudiante de magia, veía magia en todo lo que hacía en su vida, desde que se levantaba con el Sol, hasta caer exhausta después de un día de hilar y tejer, cocinar, cosechar, limpiar, meditar y hacer conjuros. Esta podía ser la casa mágica del pasado, cuando hechizos curativos, conjuros y pócimas, espíritus del hogar, magia de hierbas, brujas, magos y fantasmas se aceptaban como algo real. No había parte de la vida diaria a la que no alcanzase lo desconocido. Todos los aspectos de la existencia estaban bañados de tradición mágica y de ceremonia. Las edificaciones que albergaban y protegían a esta gente no eran más que ladrillos, cañas o troncos. Las casas eran centros psíquicos, pozos de energía protectora, en los cuales vivían las familias para protegerse de los peligros de la vida diaria.

Magia en casa: La Casa mágica, consejos, recomendaciones, como crear magia en casa, trucos, hechizos, cambia la energía en casa, hogar mágico, hogar encantado, energía positiva en casa, casa de poder, fortaleza en el hogar, castillo mágico, casa bendita.

La casa era también una capilla a la divinidad de la vida en sí misma. Sus tejados y paredes servían como escudo contra las fuerzas de los elementos (a la vez físicos y mágicos) y guardaban la suerte, espíritu o energía del hogar, mientras que su puerta protegía de intromisiones no deseadas. La casa sostenía la vida, era sagrada y poderosa. Hoy en día, sin embargo, hemos perdido esta mística consideración por nuestros hogares. Incluso aquellos de nosotros con interés por las formas olvidadas de magia, frecuentemente no vemos sus poderes e influencias en nuestra vida diaria. Afortunadamente no es difícil crear un hogar mágico, modelado según antiguos ritos y formas mágicas. No es necesario trasladarse a una casa en el bosque o a un castillo húmedo en lo alto de una montaña.

Será su propio hogar, tanto si es un apartamento pequeño, un estudio o , una casa de tres pisos. Una casa mágica es una que está a tono con los ritmos y energía de la naturaleza.

Tampoco se necesita ser una bruja o un mago para poner su hogar a tono con la magia inmemorial, ni tiene que cambiar sus creencias religiosas si las tiene.
Si vive con otros sea familia, cónyuge o compañeros, ellos pueden participar en la magia de la casa si así lo desean.

Conclusión:

No es necesario llenar nuestro hogar de objetos extraños como los utilizados por las brujas de los cuentos: Ollas colgando en el fogón, libro de hechizos, hierbas extrañas y animales macabros. No. Solo es necesario darle nuestro amor, agradecer y amar por nuestro hogar, bendecirlo y enviarle cada día nuestro amor. Amar cada objeto y cada grano de arena y cemento. Bendecir y agradecer por cada hierro y madera que lo contiene. Y llenar de amor en palabras y sentimientos cada día por un lugar tan bello, contenedor y cálido. Agradecer a cada elemental por ayudarnos a construir diariamente ese maravilloso hogar encantado y mágico. Puedo asegurarle que de allí en más su casa realmente la verá cobrar vida y llenarse de magia. No pierde nada con probarlo… porque la magia ya está allí.. solo necesita ponerla en marcha!!

Fuente

La Casa Mágica
Fortalezca su hogar con amor, salud y felicidad: Scott Cunningham/David Harrington.

Propia.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *