Jesús y sus huellas en la Tierra La ciencia detrás de las reliquias sagradas

Jesús y sus huellas en la Tierra

Jesús y sus huellas en la Tierra: Milagros Eucarísticos de Lanciano y Buenos Aires. Tipo de sangre y factor de Jesús. El santo Sudario. La túnica de Argenteuil. Lacrimación de la virgen.

Jesús y sus huellas en la Tierra

Jesús y sus huellas en la Tierra

Huellas de Jesús 

Jesús y sus huellas en la Tierra: Milagros Eucarísticos de Lanciano y Buenos Aires. Tipo de sangre y factor de Jesús. El santo Sudario. La túnica de Argenteuil. Lacrimación de la virgen.

La ciencia ha permitido conocer el tipo de sangre que habría tenido Jesús, gracias a la investigación de diversos milagros eucarísticos ocurridos a lo largo de la historia. En el siglo VIII, un sacerdote que dudaba de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, pudo ver en el momento de la consagración, en la Misa de la Iglesia San Francesco en Lanciano, Italia, la hostia se convertía en carne y sangre. En las décadas de 1970 y 1980, algunos investigadores analizaron el milagro y definieron, entre otras cosas, que el tipo de sangre era AB. En el siglo XIII, unos 500 años después de Lanciano, otro sacerdote que dudaba de la presencia de Cristo en la Eucaristía contempló cómo la hostia consagrada derramaba sangre sobre el corporal, la tela que se coloca sobre el altar para poner allí los vasos sagrados usados en la comunión.

El corporal donde quedó la huella de este milagro puede venerarse en la Catedral de Orvieto, en Italia. En la década de 1990, los investigadores que analizaron el tipo de sangre indicaron que era AB.

Este tipo de sangre también es el que los científicos habrían encontrado en la Sábana Santa de Turín, la túnica que según la tradición cubrió el cuerpo de Cristo en el sepulcro luego de la crucifixión.

Algunos reportes también señalan que el tipo de sangre AB se ha encontrado en la sangre que ha brotado de algunas imágenes de la Virgen María. Los grupos sanguíneos fueron descubiertos recién en el siglo XX, mucho antes de que estos milagros ocurrieran.(Jesús y sus huellas en la Tierra)

Fuente

Pinchar aquí.

Milagros eucarísticos:

Los dos milagros eucarísticos en que se hicieron investigaciones más prolijas son el de Lanciano y del de Buenos Aires, siendo el cardenal Bergoglio arzobispo de Buenos Aires, actual Papa Francisco.
No sólo esa prueba existe.

Tipo de sangre de Jesús

Sino al menos tres reliquias que se alega son de Jesucristo también muestran sangre AB.

-Una es La Sábana Santa conservada en Turín, que se alega habría sido la mortaja que cubrió al Señor en su entierro.
-Otra es el Santo Sudario conservado en Oviedo, que habría sido el lienzo que cubrió la cara de Jesucristo muerto, de acuerdo a las prácticas funerarias judías.
-Y otra es la Túnica Santa de Argenteuil, en Francia, que habría sido la túnica que usó Nuestro Señor en su vida y que algunos místicos sostienen que la tejió Su Madre y que crecía junto con él.
Además hay una serie de lacrimaciones de sangre de imágenes que mostraron el tipo de sangre AB.

Las dos más referidas son una imagen de la Virgen María que derramó lágrimas de sangre en Siracusa.

Y una imagen de la Santa Faz que vertió lágrimas de sangre en Benín en 1995.

El milagro eucarístico de Lanciano

El milagro eucarístico de Lanciano ocurrió en el siglo octavo en Lanciano, Italia.

Un sacerdote que dudaba de la presencia real de Cristo en la Eucaristía vio que el pan y el vino se transformaban en carne y sangre humana cuando dijo las palabras de la consagración. La carne se mantuvo intacta, pero la sangre se dividió en el cáliz, en 5 partículas de diferentes tamaños y formas irregulares. En 1574, los monjes de la Orden de San Basilio – a quienes pertenecía el templo – decidieron pesar las partículas y descubren fenómenos particulares sobre el peso de cada una de ellas.(Jesús y sus huellas en la Tierra)

En otras palabras, 1 pesa lo mismo que 2, 2 pesan lo mismo que 3, y 3 pesan lo mismo que 5.

Este resultado está marcado en una tabla de mármol en la Iglesia.

En 1970-71 y en 1981 se realizaron estudio con técnicas modernas. El eminente científico Profesor Odoardo Linoli halló lo siguiente:

La Carne es verdadera Carne.
La Sangre es verdadera Sangre.
La Carne y la Sangre pertenecen a la especie humana.
La Carne está constituida por el tejido muscular del corazón.
En la Carne están presentes, en secciones, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el relevante espesor del miocardio, el ventrículo cardiaco izquierdo.
La Carne es un Corazón completo en su estructura esencial.
La Carne y la Sangre tienen el mismo grupo sanguíneo (AB).
En la Sangre se encontraron las proteínas normalmente fraccionadas, con la proporción en porcentaje, correspondiente al cuadro sero- proteico de la sangre fresca normal.
En la Sangre también se encontraron estos minerales : cloruro, fósforo, magnesio, potasio, sodio y calcio.
La conservación de la Carne y de la Sangre, dejadas al estado natural por espacio de doce siglos y expuestas a la acción de agentes atmosféricos y biológicos, es de por sí un fenómeno extraordinario.
Más de 1200 años después, que la carne no se ha descompuesto y todavía se conserva en la iglesia de San Francisco de la ciudad italiana.

El milagro eucarístico de Buenos Aires

En 1996, una mujer se acercó a un sacerdote en una parroquia de Buenos Aires para decir que había encontrado una hostia profanada en un candelabro en la parte posterior de la iglesia. Cuando el cura puso la hostia en un vaso de agua para disolver, tal como se especifica en la ley canónica, pareció convertirse en un pedazo de carne sanguinolenta. Tres años más tarde, después de que la carne no se había descompuesto, el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Bergoglio (hoy Papa) pidió al científico Dr. Ricardo Castañón que lo investigara. Éste envió una muestra para la prueba a un laboratorio y los resultados fueron que la sangre era humana y del grupo sanguíneo AB.(Jesús y sus huellas en la Tierra)

Además el laboratorio informó que la muestra de tejido parecía estar aún con vida, ya que las células se movían o latían como lo harían en un corazón humano vivo.
Otra muestra fue enviada más tarde al Dr. Frederick Zugibe de la Universidad de Columbia, un cardiólogo de renombre, que concluyó el tejido era un fragmento de músculo cardíaco que había “estado bajo estrés severo, como si el dueño hubiera sido golpeado severamente por el pecho”.
Si se compara el Milagro de Lanciano con el Milagro Eucarístico de Buenos Aires se comprueba que
– las dos muestras corresponden a la misma persona,
– con sangre tipo AB
– que nació y vivió en medio oriente,
– que la carne es actualmente un tejido que está vivo a pesar de los años.

Otro milagro eucarístico

También se ha sabido de pruebas a mediados de la década de 1990 en un tercer milagro eucarístico, el de Bolsena (siglo XIII), en el que también encontraron rastros de sangre del grupo AB.
Este milagro fue la excusa para la instauración mundial de la celebración de Corpus Christi.(Jesús y sus huellas en la Tierra)

El Santo Sudario

El Sudario de Oviedo es una reliquia que se venera en la Catedral de Oviedo.

Que muestra una serie de manchas originadas por sangre humana, del grupo AB.
Parece ser un lienzo mortuorio que, con toda probabilidad, estuvo colocado sobre la cabeza del cadáver de un hombre adulto, normalmente constituido. El Hombre del Sudario tenía barba, bigote y pelo largo, recogido en la nuca en coleta. En la zona suboccipital, presentaba una serie de heridas punzantes, producidas en vida, que habían sangrado alrededor de una hora antes de colocar el lienzo mortuorio sobre ellas. Dicho sujeto era cadáver. El mecanismo de formación de las manchas es incompatible con cualquier posible movimiento respiratorio. El hombre del Sudario padeció un gran edema o encharcamiento pulmonar como consecuencia del proceso terminal.

Sobre el lienzo que estuvo en contacto con la cara del cadáver, aparecen numerosas manchas originadas por líquido de edema pulmonar y sangre en la proporción 6:1 producidas en momentos distintos y consecutivos.

Estudios paralelos muestran que ambos lienzos tocaron la misma cabeza poco después de la muerte.

La Santa Túnica De Argenteuil

La túnica se encuentra en la iglesia de los benedictinos de Argenteuil, Francia

La túnica de Argenteuil probablemente haya sido la que usó Jesús. De acuerdo con Grégoire de Tours (538 -594) en La Gloria de los Mártires dice:

“No puedo ignorar lo que he sabido de algunas personas sobre la Túnica del Cordero Inmaculado.”
Ella se dice que está almacenada en Galatha, en la basílica de los Santos Arcángeles. Galatha está a 200 a 250 kilómetros de Constantinopla. En la basílica, hay una cripta muy oculta, donde un cofre de madera contiene esta prenda”

Es sabido que la sangre de la persona que vistió la túnica es del tipo AB, según lo descubriera el hematólogo Dr. Saint-Prix, en el año 1985.
Sin embargo, debido a la muerte de su autor, esta obra no se publicó.

Ahora bien, este tipo de sangre es la más rara en el mundo y un falsificador del pasado no sabía nada de los grupos sanguíneos y no podría prever la investigación actual y elegir la sangre de la persona “correcta”.

Como hemos estado viendo, es el mismo tipo de sangre encontrada en la Sábana Santa de Turín y en el Sudario de Oviedo.

El Profesor Lucotte, Especialista global en Marcadores Genéticos, descubrió que quien llevó la túnica pertenecía al grupo étnico de las poblaciones judías del oriente medio, de las que Jesús formó parte. Y su análisis del ADN de la túnica, concluye que el que la vistió era un varón, con cromosomas XY.
Tampoco un falsificador medieval podía haber previsto estas nuevas pruebas genéticas.

Jesús y sus huellas en la Tierra: Milagros Eucarísticos de Lanciano y Buenos Aires. Tipo de sangre y factor de Jesús. El santo Sudario. La túnica de Argenteuil. Lacrimación de la virgen.

La Lacrimación de La Madonna De Siracusa

Durante cuatro días un cuadro de yeso con la imagen del Corazón Inmaculado de María derramó lágrimas humanas en Siracusa, Sicilia, en 1953. Como pudo constatar una comisión de médicos tres días después del inicio. El 2º día de las lágrimas, un cameraman de Siracusa, con su cámara documentó en 300 cuadros o fotogramas la lacrimación. Siracusa es uno de los pocos eventos en que las lágrimas están documentadas. El tercer día se reunía un grupo de distinguidos clérigos, cuatro hombres de ciencia y tres testigos de inmaculada reputación, para así formar una comisión investigadora en nombre del Arzobispado. Después de haber tomado el líquido que surgía de los ojos de la imagen, se hizo un análisis microscópico.(Jesús y sus huellas en la Tierra).

La Lacrimación De La Santa Faz De Benín

Benin, África, en 1995, una réplica de la Santa Faz comenzó a derramar sangre.

Ésta se verificará más adelante como el tipo AB, Rh positivo, la que se estima que era el tipo de sangre de Cristo.
Supuestamente el Sagrado Corazón de Jesús dijo:

“Siempre ofrezco Mi Santísimo Rostro al Padre Celestial para que Él tenga misericordia de ustedes. Yo pido a todos ustedes que honren mi Divino Rostro y que le den un lugar de honor en sus hogares, de modo que el Padre Celestial les dé gracias abundantes y les perdone vuestros pecados.Mis queridos hijos, asegúrense de decir cada día en sus casas una breve oración al rostro de Jesús. No se olviden de saludarlo cuando se levantan por la mañana y pedirle sus bendiciones cuando se acuesten a dormir, para que lleguen felizmente en la patria celestial. Les aseguro que todos los que tengan un amor especial por la Santa Faz serán advertidos de peligros y catástrofes. Prometo solemnemente que quien distribuya la devoción a Mi Santo Rostro se ahorrará los castigos que vendrán sobre la raza humana.”
Además, recibirán luz en los días de horrible confusión que está viniendo hacia la santa Iglesia. En caso de sufrir la muerte en los castigos, van a morir como mártires y recibir la santidad. Ciertamente os digo que los que difundan la devoción a Mi Santa Faz, recibirán la gracia de que ningún miembro de la familia, será condenado y que los que están en el purgatorio pronto serán liberados. Pero todos deben venir a mí a través de la intercesión de Mi Madre Santísima. Todos los adoradores del Divino Rostro, recibirán una gran luz para entender los misterios de los últimos tiempos y estarán muy cerca del Salvador. Todas estas gracias las recibirán como adoradores de la Santa Faz. ¡No pierdan estas bendiciones! Porque es fácil perderlas.”(Jesús y sus huellas en la Tierra)

Fuente

Pinchar aquí.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *