Hipertensión origen emocional

Hipertensión origen emocional

Hipertensión origen emocional trata de que podamos prevenir y terminar con esta patología de manera definitiva. Al conocer el origen que la genera en nuestras vidas, podemos poner punto final y aprender a corregir dichas desviaciones de nuestro ser.

Hipertensión origen emocional

Hipertensión origen emocional

Hipertensión origen emocional:

BLOQUEO FÍSICO:

Conocida comúnmente como PRESIÓN ALTA, la hipertensión arterial corresponde al aumento por arriba del promedio de la tensión sanguínea en las arterias. Esta enfermedad puede ocasionar lesiones vasculares en el corazón, el cerebro, los riñones y los ojos.

BLOQUEO EMOCIONAL:

El nombre de la enfermedad explica bien lo que sucede, es decir, que la persona afectada se crea una fuerte presión a causa de su hiperemotividad. Revive sin césar situaciones que le recuerdan heridas afectivas no sanadas ni resueltas. También tiene tendencia a dramatizar las situaciones debido a su gran actividad mental, que le hace sentir muchas emociones. Es una persona muy sensible, que quisiera ver felices a todos los que la rodean y se crea muchísima tensión y se presiona mucho para encontrar la forma de lograrlo.

BLOQUEO MENTAL:

Esta hipertensión significa que es el momento de que pienses en tí sin creer que estás en este planeta para arreglar la vida de todos los que quieres. Esto no quiere decir que no te ocupes de ellos, pero de ahí a sentirte responsable de su felicidad hay una gran distancia. Te ayudaría mucho cambiar tu concepto de responsabilidad para que le pongas “un poco de sal” a tu vida. Esto te descargará de una gran presión inútil que, además, te impide vivir con alegría el momento presente.

Conclusión:

Cuando te diagnostican hipertensión lo primero que debes hacer es una dieta baja en sodio y aumentar la ingesta de potasio. Ya que es el que ejerce el efecto contrario al sodio en su balance la presión. para ello hay sales con bajo contenido en sodio y enriquecidas en potasio. Es preferible usar directamente una a base de potasio. Ya que el sodio que normalmente tienen los alimentos bastan para el requerimiento nutritivo de este mineral. Toda la sal de sodio que agregamos a nuestras comidas es un exceso del mismo.
Si con esto no logramos evitar la hipertensión debemos recurrir a la diferente medicación anti hipertensiva para evitar el agrandamiento del corazón, arterias como la aorta y otras que ya mencionamos como problemas renales, etc. Pero mientras efectuamos este ataque inmediato contra la hipertensión, debemos trabajar en lo emocinal, para ponerle fin. Luego llegará el momento en que los medicamentos no sean necesarios. Y siempre es bueno hacerse controles para ver como funciona nuestro cuerpo. Porque quien más conoce nuestro cuerpo somos nosotros y somos nuestros primeros médicos. Pero hay que ser conscientes y no auto engañarse. Bendiciones.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *