Cura con agua método ayurveda Y Terapia del agua Kneipp Y cura del agua de mar Video

Cura con agua

Cura con agua: terapia del agua, tradición hindú, tradición japonesa, cura con agua fría, tibia y caliente, el agua cura todo, la cura del agua, pdf para bajar.

Cura con agua

Cura con agua

Cura con agua método ayurveda

Cura con agua: terapia del agua, tradición hindú, tradición japonesa, cura con agua fría, tibia y caliente, el agua cura todo, la cura del agua, pdf para bajar.

La cura del agua procede de una tradición milenaria. ¿Estómago débil? ¿Articulaciones o piel enferma? ¿Hígado, riñones o pulmones sin salud? ¿Cáncer u otras enfermedades? Si quieres curar, rejuvenecer y reactivar las funciones vitales del cuerpo, prueba una de las curas más antiguas, efectivas y accesibles que hay: la cura del agua.

Un cuerpo sin agua

La escasez de agua en el cuerpo provoca que: las mucosas se sequen, los jugos digestivos se hagan muy espesos y la digestión lenta y estreñida. La transpiración se vuelve escasa y se acumulan tóxicos, y el sistema nervioso se afecta ya que el agua es el primer conductor de electricidad en el cuerpo. Además, el riego sanguíneo se ralentiza, lo que puede provocar un sin número de afecciones como: anemia, problemas de corazón, circulación deficiente, varices, problemas de piel, mal aliento, color de piel cetrina, envejecimiento y arrugas, caída de cabello, problemas severos de riñón e hígado, infecciones de todo tipo, etc.

Beber unos sorbos de agua al día no es suficiente. Y tampoco se sustituye el agua natural por café u otras bebidas como alcohol, sodas ni siquiera jugos.

Y sin agua está claro que no crecerían las plantas ni las flores, y el mundo sería un lugar seco y sin vida. Si el cuerpo está enfermo, seco o envejecido, y estancado en alguna función, es que necesita que se hidrate de una forma especial. Es ahí donde interviene esta cura del agua.

La Cura del Agua

Se dice que la salud se fragua en el estómago o intestino. Y es que de una buena digestión y movilización de toxinas depende casi el noventa por ciento de la salud del cuerpo. El agua caliente ha sido dada como medicina no sólo para lavar el estómago, sino que descongestiona intestinos, disuelve y facilita la expulsión de mucosidades adheridas a las paredes tanto del estómago como del intestino, y cuando se recibe agua caliente se vigorizan las funciones estomacales.

Agua caliente: empieza por curar estómago e intestinos

Cura de estómago con agua caliente (en casos de dispepsia, estreñimiento, colitis, gastritis, infecciones e inflamaciones): se debe empezar una rutina tomando agua caliente en ayunas, lo más caliente que se soporte. Se debe beber dos vasos los primeros tres días, y luego aumentar a un litro y a las dos semanas seguir con un litro y medio. El agua caliente puede parecer intolerable para algunos, por lo que se recomienda agregar unas gotas de limón para mejorar un poco su sabor.
En el caso de querer curar artritis y artrosis, o enfermedades articulares, se recomienda agregar una pizca de cloruro de magnesio.

Se debe beber a pequeños sorbos, despacio, paladeando bien el agua. Esto puede desesperar a algunos por las prisas de la mañana, por lo que se recomienda levantarse un poco antes o ir bebiendo el agua conforme uno se viste.

Vigorizar el agua:

Hierve el agua y luego vigorízala volcándola de un vaso al otro hasta que quede a una temperatura soportable. Al volcar el agua de un vaso al otro esta se carga de energía y además acaba de limpiarse. Cuanto más alto volquemos el agua a otro vaso mejor.

Nota importante:

Si tienes insuficiencia renal, se recomienda beber solo un vaso de agua en ayunas, y de preferencia tibia. En el caso de insuficiencia, el riñón trabaja con esfuerzo con los líquidos, por lo que beber demasiada agua no es conveniente en este caso. Se recomienda seguir dieta curativa de insuficiencia renal.

Agua fría para curar y vigorizar funciones cardiacas, fiebres, circulación sanguínea:

Se debe tomar la misma cantidad de agua que en la cura por agua caliente, pero debe ser fría, y vigorizada antes de beber. Al primer vaso se le agregan unas gotas de limón. Luego, se bebe el resto del agua.

Agua tibia para cura de hígado, obesidad, piel, pulmón, etc.:

Se realiza la misma cura con agua pero se usa agua tibia.

¿Cuánto tiempo hacer la cura del agua?

Prueba a realizar la cura del agua durante 21 días, luego, bebe solo tres vasos en ayunas de agua diariamente. Para una cura más específica, toma un vaso de infusión de hierbas en ayunas según la enfermedad que tengas. Boldo en caso de hígado, piel, articulaciones, cáncer, etc. Cola de caballo o palo azul en caso de enfermedades renales. Se bebe el vaso y luego el agua pura a la temperatura elegida.

Otras notas importantes sobre la cura del agua:

Si estas saludable y solo deseas mantener la salud, o rejuvenecer cuerpo y vitalizar funciones, bebe solo dos vasos de agua fría en ayunas con unas gotas de limón.
Durante el día debe beberse otro litro de agua, espaciado y dosificado durante el dia. Durante la comida no beber sino media tacita de agua tibia con los alimentos.
En el caso de enfermedades crónicas o severas, se recomienda hacer la cura del agua y no consumir ningún producto de procedencia animal durante 21 días.
En el caso de los niños, debe darse sólo un vaso del agua escogida.

Cepillado en seco y agua fría: un complemento para la cura con agua

Otra forma de usar el agua es para lavar el cuerpo por fuera, lo cual es indispensable también para recobrar la salud y juventud del organismo, ya que por la piel se respira, transpira, se regula la temperatura corporal, y se secretan sustancias toxicas y venenosas del organismo. Se recomienda a primera hora de la mañana, cepillar en seco al cuerpo con un cepillo de cerdas naturales, empezando por los tobillos y de ahí hacia arriba, pasando por piernas, estomago, glúteos, espalda y cuello. Una vez que se cepilla el cuerpo, siempre de abajo hacia arriba, se pasa después una toalla mojada con agua fría por todo el cuerpo. El cepillado ayuda a desprender células muertas y otras basurillas acumuladas en la piel, y el agua fría estimula de forma potente el cuerpo, vigorizando de forma grandiosa todas sus funciones, activando la circulación y ayudando a sanar casi todas las enfermedades.

Desbloqueando

La curación del cuerpo, significa reconectar nuevamente con sus principios naturales. El cuerpo es como un sistema eléctrico: si hay corto circuito en algún conducto eléctrico del cuerpo (sistema nervioso y meridianos), esto se reflejará rápidamente en el cuerpo en forma de enfermedad, dolor, impedimento, etc.
Para curar el cuerpo en verdad, y no sólo calmar los síntomas, es necesario comprender que el cuerpo está conectado a nuestras actitudes y formas de pensar. Es la extensión de nuestra mente. Así que para sanarlo, debemos comprender las actitudes de vida que son las que más suelen provocar enfermedades.

Actitudes que impiden la curación

Dos actitudes muy comunes que rompen el flujo y armonía del cuerpo:

1. Negación:

Hay personas que niegan con mucha frecuencia sus sentimientos. Estas personas muchas veces no lo notan, porque están tan acostumbradas a negarlos, que se han hecho a la idea de que así debe ser. Una persona que niega sus sentimientos por lo general siempre responde “Estoy bien” “No pasa nada” “Todo está correcto”. Y por otro lado piensan: “Yo puedo aguantarme”, “Tengo que comprenderlo” “Tengo que parecer que estoy feliz para que no se sienta mal”.

A estas personas no les gusta el lío ni los problemas, y hacen todo un esfuerzo por evitarlos. Pero, habría que empezar a saber que la falta de destreza para expresar y dejar fluir emociones está relacionada con muchas enfermedades.

El punto es que si una persona no está consciente de su dolor, o de su tristeza, o de su enojo, el inconsciente si está con este dolor. Y lo revelara en el cuerpo. Cuando hay negación, hay tensión. Y la tensión se refleja en el cuerpo como bloqueo. Entonces hay dolor, falta de flujo de nutrientes, interrupción de las funciones normales del sistema nervioso, etc. Las personas que niegan sus emociones por lo general son muy serviciales, están al tanto de la familia y de los demás, pero suelen guardar extrema tensión debido a que siempre tienen que fluir en armonía con todos, y no con lo que verdaderamente sienten o piensan. Esto resulta en verdad agotador para el cuerpo, y lo desgasta, con el tiempo, de sobre manera.

Curando la negación:

se tiene que empezar por ser más espontáneo, menos racional y menos controlador. Uno niega porque, en el fondo, no quiere perturbar a los demás, porque tiene miedo a la no aceptación o porque le enseñaron que el sentimiento es “malo”. Así que todo siempre debe estar “bien”. Para quitar este bloqueo emocional, durante un día, trata de ser espontáneo. No se trata de que te sueltes enfadado contra todos. Se trata simplemente de que te permitas sentir lo que sea que sientas. A muchas personas, les cuesta empezar a soltar este estilo de vida, porque ya tienen a muchas personas que dependen de su buen carácter y de sus servicios ¿Cómo van a decir que no?

2. Exageración emocional

Estas personas parecen ser el reverso de las que niegan o maquillan lo que sienten. Las personas muy efusivas suelen tener un muy bajo dominio de sus emociones, y suelen perder el control fácilmente. Esto, por supuesto, genera descargas fuertes de energía que van descompensando al cuerpo. Pero ese ni siquiera es el punto que desequilibra. Si no que estas personas no tienen ningún tipo de retroalimentación emocional, por lo cual, piensan que tienen el derecho a ser y decir lo que les plazca, en el momento que así lo sientan. Y bueno. Ellas no consideran que tengan que aprender el dominio de su energía emocional, esperan que los demás cambien, en lugar de ellas empezar a cambiar. Estas personas suelen esperar mucho de los demás, y cuando sus expectativas no se cumplen, entonces estallan fácilmente. Este tipo de personas suelen ser por lo general muy racionales y suelen sentir que tienen la razón en lo que opinan y ven.

Curando la exageración emocional:

Necesita la persona empezar a contenerse y a escribir o desahogar su enojo donde ella decida, y no irse en contra de los demás, lo cual solo le revela que los demás tienen un poder muy fuerte sobre ella, al grado de sacarla de control. Las personas muy efusivas demuestran una fuerte debilidad de carácter, porque son como veletas, cualquier cosa las mueve.

Para curar el cuerpo, uno debe tomar en cuenta que las emociones son naturales en el ser humano, y que uno es libre de sentir “esté justificado o no” ese sentimiento. Pero además, uno debe permitirse el sentimiento porque de este se aprenden grandes cosas. Y hay que empezar a comprender que no es cambiando a los demás ni al mundo como cultivaremos una energía emocional saludable, sino aprendiendo nosotros a usar esa energía para cultivar la vida que queremos.

Cura con agua: terapia del agua, tradición hindú, tradición japonesa, cura con agua fría, tibia y caliente, el agua cura todo, la cura del agua, pdf para bajar.

Cura con agua fría del padre Kneipp(1821 – 1897)

Con 25 años enfermó de una tuberculosis incurable. Conforme su estado de salud empeoraba, un día descubrió los estudios del doctor J. H. Hahn, el primer hidrópata alemán (1696 – 1773), y le impresionaron fuertemente.
Sin nada que perder, decidió probar la experiencia y decidió sumergirse en las aguas frías del Danubio, para después realizar una breve carrera. Repitió estos baños de corta duración durante los días siguientes y los completó con baños parciales y afusiones, un medio terapéutico que consiste en verter agua sobre una parte del cuerpo.

El principio de acción es simple:

la contracción temporal de los vasos sanguíneos durante el contacto con el agua fría seguida de la dilatación estimula el torrente sanguíneo en todo el cuerpo. Este mecanismo ayuda a las defensas naturales, estimula el sistema nervioso y el metabolismo y revitaliza el organismo. Convencido de que un estilo de vida en armonía y equilibrio con la naturaleza era indispensable para un bienestar duradero. Su método se basa en cinco preceptos de vida indivisibles: el agua, que es el pilar más importante; las plantas; la alimentación, “simple y sana”; el ejercicio físico, regular y sin exceso (“hay que moverse si uno quiere mantenerse saludable”); y el equilibrio interior: “solo obtuve resultados positivos cuando tuve el alma en cuenta”, reconocía.

Sebastian Kneipp recomendaba aplicar agua fría (entre 0 y 18 ºC) en las zonas del cuerpo que se deseaba tratar entre dos y tres veces a la semana hasta que la enfermedad desapareciese.

No obstante, hay que prestar atención y respetar ciertas precauciones, principalmente localizar las aplicaciones en función del problema (el agua fría descongestiona la zona tratada pero actúa de la misma forma en otras zonas debido a una efecto derivativo), mantener tanto el cuerpo como la estancia cálidos antes de aplicar el agua fría, no permanecer mucho tiempo en contacto con el agua fría (cuanto más fría, menos debe durar la aplicación), y calentarse rápidamente tras la aplicación. En lugar de secarse con una toalla, el padre recomendaba frotarse con las manos o mover los brazos o los pies. Estos movimientos generan un calor natural y prolongan la reacción del organismo.

La cura Kneipp Pdf

Enlace para bajar aquí y aquí.

Cura japonesa del agua

En Japón ya es una costumbre la “Terapia del agua” para tratar síntomas de distintas enfermedades. El secreto recae en la desintoxicación que el cuerpo hace mediante la eliminación de toxinas, según Ecoportal.

¿Cómo funciona?
-Inmediatamente luego de despertarte toma exactamente 640 ml de agua. Es importante que el líquido esté a temperatura ambiente o tibia, sin flúor u otros químicos. (Si no sueles tomar mucho líquido, comienza el tratamiento con menos agua y comienza a aumentarlos según tu ritmo).
-No ingerir nada tras el agua por 45 minutos.
-Tomar desayuno (sin restricciones), y no comer nada durante las siguientes dos horas. Lo mismo con el almuerzo y la cena.
-Regla base: consumir al menos 35 ml por kilo de tu peso en un día. Es decir, si pesas 60 kilos corresponde consumir un poco más de 2 litros; si pesas 80 kg necesitarías tomar casi tres litros diarios para seguir bien esta terapia. La Asociación Médica de Japón dice que el tratamiento es 100% efectivo para controlar dolores de cabeza y cuerpo, sistema cardíaco, artritis, latido rápido del corazón, epilepsia, exceso de gordura, bronquitis, asma, tuberculosis, meningitis, enfermedades de los riñones y urinarias, vómito, gastritis, diarrea, hemorroides, diabetes, estreñimiento, todas las enfermedades de los ojos, útero, cáncer y trastornos menstruales, enfermedades de oído nariz y garganta.

El agua de mar cura todas las enfermedades por Carlos Sanz

Fuente

www.vivirsabiamente.com/cura-a-traves-del-agua-un-tratamiento-hindu-super-efectivo/

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *