Colesterol y la verdad ¿Por qué el nivel normal baja constantentemente? ¿Intereses creados?

Colesterol y la verdad Arteria sana

Colesterol y la verdad: ¿Es tan malo como dicen? Desmontando mentiras, mitos y verdades, fuente, colesterol bueno, colesterol malo, evite excesos de todo tipo.

Colesterol y la verdad

Colesterol y la verdad: Arteria sana

Colesterol y la verdad:

El Colesterol y la verdad: ¿Es tan malo como dicen? Desmontando mentiras, mitos y verdades, fuente, colesterol bueno, colesterol malo, evite excesos de todo tipo.

¿Qué es el colesterol? Aquí vamos a responder todas las incógnitas y mentiras que hay detrás de esta simple sustancia vital en cada una de nuestras células (Colesterol y la verdad).

¿Qué es el colesterol?

Colesterol es un término que tiene tres partes que son originarias del griego: chole que significa bilis; stereos que alude a la condición de sólido y el sufijo ol, indicativo de que tiene la característica de un alcohol. Es un alcohol monoatómico, es decir con un solo grupo alcohol (OH) en la posición # 3. Está ámpliamente distribuido en diversos órganos y tejidos de los organismos animales. Se trata de una sustancia blanca, sólida, cristalina e insoluble en agua.
El colesterol libre es la forma activa del colesterol en el cuerpo humano. Es una molécula presente solamente en los animales por lo tanto es un zooesterol que lo diferencia de otros compuestos similares que se han popularizado recientemente llamados fitoesteroles.

Los fitoesteroles son de origen vegetal y estos no son bien absorbidos por el tracto gastrointestinal (a pesar de ser químicamente casi iguales que el colesterol), por lo que su acción hipocolesterolémica se limita al intestino, en donde se inhibe la absorción del colesterol tanto endógeno como exógeno (Colesterol y la verdad).

La ausencia de colesterol en el ser humano (en un desorden genético llamado SSLO -Síndrome der Smith-Lemi-Opitz) ocasiona múltiple problemas tales como autismo,  tardo mental, falta de musculatura, anomalías de la cara, las extremidades, riñones, aparato genital, cerebro y otros órganos, retraso del crecimiento y dificultades para la alimentación, aborto espontáneo, fracaso global de órganos e insuficiencia cardíaca. El colesterol es absolutamente necesario para nuestra existencia. El colesterol protege la piel y evita su deshidratación, confiere elasticidad a los glóbulos rojos, es esencial en el desarrollo cerebral del recién nacido. 

Es un precursor de la síntesis de vitaminas y diversas hormonas esteroideas entre ellas las hormonas sexuales masculinas y femeninas (regulación de los ciclos vitales, formación de músculo y hueso, sueño), de la aldosterona (regula el metabolismo mineral), del cortisol (resistencia al estrés, metabolismo de la glucosa).

Es la fuente de donde proceden los ácidos biliares, constituyentes de la bilis, prodigioso humor vital reconocido desde los tiempos hipocráticos, sin el cual la vida sería simplemente imposible (regulan la disgestión de grasas y la deposición). Es la base para la síntesis de esa portentosa vitamina que es el colecalciferol o vitamina D3, de la actividad mitocondrial, de la energía celular, antialérgico, aumenta la coagubilidad (hemostático), es la base del rendimiento psicofísico, protege frente al cáncer e infecciones. Además, el colesterol es uno de los pilares para la síntesis de la membrana celular. Todas las células de nuestro organismo poseen una membrana celular (una capa doble de lípidos) que contiene a todos los orgánulos de la célula y que le permite la comunicación e interacción con otras células.

Esta presente particularmente en el sistema nervioso, está involucrado en la creación de sinapsis neuronales, contribuyendo a mantener la delicada homeostasis entre el medio interno celular y su entorno.
La polémica está centrada en la siguiente cuestión:

“EL CONSUMO DE ALIMENTOS RICOS EN COLESTEROL Y EL CORRELATIVO INCREMENTO DE SU CONCENTRACIÓN EN LA SANGRE (HIPERCOLESTEROLEMIA) PROVOCAN ATEROSCLEROSIS Y CONDUCEN FINALMENTE HACIA EL INFARTO CARDIACO Y EL ATAQUE CEREBRAL”.

La controversia se agudizó con la publicación del libro “Mitos del Colesterol” del sueco Ulf Ravnskov, editado en Estados Unidos en el año 2000, quien a lo largo de las 300 páginas de la obra dice que aquello de que el colesteroly los ácidos grasos saturados provocan aterosclerosis no es sino una falacia y va más allá aún cuando afirma que los medicamentos que disminuyen el colesterol sanguíneo son un engaño puesto que en vez de prevenir el infarto cardíaco, más bien lo provocan!
La naturaleza de la información que se difunde sobre el tema es como poco controversial y diversa, en cantidad y calidad.

Abundan los artículos e informes de estudios financiados por las empresas farmacéuticas que producen medicamentos para “combatir” la hipercolesterolemia y escasean aquellos provenientes de instituciones independientes. Con relativa frecuencia la información está parcializada a favor de los intereses de los animadores del conflicto. En tal escenario es natural que preguntarse:
¿qué mismo hay de cierto y de falso con el colesterol?

El colesterol proviene de dos fuentes:

a) Exógena: de los alimentos que ingerimos, (25-30% aprox)
b) Endógena: de la síntesis que tiene lugar en algunos órganos y tejidos de nuestro cuerpo (70-75% aprox)

El origen alimentario o exógeno

El hígado, los riñones, los camarones y la carne son alimentos ricos en colesterol. La yema de huevo ocupa un lugar intermedio entre los cuatro. En los extremos están los sesos que contienen ocho veces más colesterol que los huevos y la leche que lo contiene unas ocho veces menos.
El colesterol de los alimentos es colesterol esterificado con ácidos grasos.
Una vez ingerido, el ester de colesterol llega hasta el intestino delgado donde una enzima del páncreas, la colesterol esterasa, separa por hidrólisis al colesterol del acido graso. El colesterol libre difunde a través de la membrana de las células de la mucosa intestinal y una vez dentro de estas es reesterificado.

En estas condiciones pasa a formar parte de los quilomicrones, unas partículas muy densas formadas de proteína, colesterol ésteres y otros lípidos como los triglicéridos.

Los quilomicrones por vía linfática llegan a la circulación general y por esta a los distintos órganos y tejidos del cuerpo. El tamaño del quilomicrón va disminuyendo hasta que el cabo de unas 14 horas no quedan de el sino unos remanentes de quilomicrón que son captados por el hígado cuyas células tienen receptores específicos. De esta manera el colesterol de la alimentación es incorporado a las células hepáticas.

También es sintetizado en el hígado, suprarrenales, piel, mucosa intestinal, testículos y aorta.

La síntesis endógena

Tiene lugar principalmente en el hígado donde ocurre a una velocidad de 5 x 10 (16) moléculas de colesterol por segundo (unos 1.000 mg al día). La fuente del colesterol endógeno es el ácido acético proveniente de la Acetil Coenzima A (Acetil CoA).
Acetil CoA es el producto de la oxidación de las grasas, carbohidratos y de algunas proteínas .
Por lo tanto, virtualmente todos los macronutrientes son precursores potenciales de la síntesis del colesterol. Entonces, sin temor a equivocarse hay que admitir que un aumento de carbohidratos en la alimentación incrementa la síntesis de colesterol a partir de Acetil CoA.

Esquemáticamente la síntesis del colesterol endógeno ocurre de la siguiente manera:

1.- Tres moléculas de Acetil CoA se acoplan para dar lugar a un compuesto llamado Hidroxi-metil-glutaril-Coenzima A
2.- Este compuesto, con la intervención de la enzima Hidroxi-metil-glutaril CoA Reductasa (HMG CoA Reductasa), da lugar a Acido Mevalónico.
3.- El ácido mevalónico o mevalonato, en sucesivas reacciones se transforma en Farnesil
que es el precursor de la molécula conocida como Escualeno. (El farnesil tiene también un papel protagónico en la síntesis de la Coenzima Q como se verá más adelante).
4.- El escualeno se convierte en un esterol cíclico, el Lanosterol que finalmente da origen al Colesterol.

Colesterol y la verdad: ¿Es tan malo como dicen? Desmontando mentiras, mitos y verdades, fuente, colesterol bueno, colesterol malo, evite excesos de todo tipo.

IMPORTANTE:

el colesterol, tanto exógeno como endógeno, tiene la capacidad de inhibir a la enzima HMG CoA Reductasa, impidiendo de esta manera la transformación del hidroxi-metil-glutaril Coenzima A en ácido mevalónico. Se trata de una autorregulación metabólica de la síntesis de colesterol que ocurre habitualmente en nuestro organismo. Es parte del funcionamiento normal del cuerpo humano (Colesterol y la verdad).

Tanto el colesterol que llegó al hígado proveniente de los alimentos como el que se sintetizó en los hepatocitos pasa a la sangre para ser conducido hacia los órganos y sistemas del organismo donde se lo requiere.

Pero como es un compuesto que no tiene afinidad por las soluciones acuosas, para ser transportado por la corriente sanguínea, se asocia a proteínas que le sirven de vehículo formando los compuestos llamados lipoproteínas, de los cuales los mas conocidos son:

VLDL (very low density lipoproteins) ó Lipoproteínas de muy baja densidad
LDL (low density lipoproteins) ó Lipoproteínas de baja densidad; y
HDL (high density lipoproteins) ó Lipoproteínas de alta densidad.

El colesterol bueno y el colesterol malo

Las VLDL, conteniendo triglicéridos y colesterol salen del hígado hacia la circulación general; descargan los ácidos grasos en el endotelio de los lechos capilares de los músculos y del tejido adiposo (proceso en que participa la enzima lipoproteín-lipasa) y se transforman paulatinamente en otra lipoproteína, la LDL, que para entonces tiene una carga proporcionalmente muy alta de colesterol. La fracción proteica de LDL se identifica como B-100. El colesterol de las LDL es captado por las células por un mecanismo de endocitosis mediado por un receptor específico para B-100.
Hay un mecanismo alternativo para la captación del colesterol que está a cargo de macrófagos.

Cuando estos macrófagos están presentes en la íntima de las arterias en un número excesivo, forman “células espumosas” que contribuyen a la lesión aterosclerótica.

Si la cantidad de colesterol provisto por las LDL es excesivo se producen al menos dos fenómenos:

a) la enzima ACAT (acil-CoA-colesterol acil transferasa) lo esterifica y forma oleatos y palmitatos de colesterol; y,
b) La síntesis de los receptores para LDL en las membranas es reprimida con lo cual el colesterol no puede ser captado por las células y en consecuencia se incrementa la concentración de LDL en la sangre.

Este incremento del colesterol de las LDL es el que se considera como “el factor de riesgo” para la formación de ateromas. Por esta razón se le llamó el colesterol “malo”. Ciertamente es uno de los factores pero por otros motivos ya que, necesita de unas condiciones específicas para volverse “malo”, y es ahí donde reside el quid de la cuestión como después veremos (Colesterol y la verdad).

En todo caso, la teoría del colesterol malo se descompone, se invalida, cuando se observó por parte de los investigadores que no todos tenemos las partículas LDL del mismo tamaño.

Que hay personas que las tienen grandes y otras pequeñas. Que quienes tienen LDL grandes (de tipo A) no exhiben sensibilidad especial a desarrollar ateromas y que las personas que las tienen pequeñas (de tipo B) son especialmente sensibles. Hay personas inusitadamente sensibles al consumo de ácidos grasos saturados que responden con elevaciones notables de LDL, mientras que otras son resistentes y solo experimentan pequeñas elevaciones.
Se argumenta que las LDL pequeñas pueden atravesar más fácilmente los poros de las células para llegar a la subíntima de las arterias donde ocurre la oxidación de la LDL-colesterol por los radicales libres, cuestión involucrada en el desarrollo de la placa ateromatosa.

El hecho de que se reconozca que existen unas personas poco sensibles y otras hipersensibles, ubica la cuestión en el campo de la Genética (Colesterol y la verdad).

Por oposición, el colesterol acarreado por las HDL ha sido denotado como el colesterol “bueno”. Sucede que las HDL salen del hígado hacia la circulación sanguínea y al pasar por las superficies celulares remueven (retiran) el colesterol tanto de la sangre como de las células. Se trata de una reacción que esterifica al colesterol con la intervención de la enzima LCAT (lecitin-acil colesterol transferasa). Las HDL, originalmente pequeñas y discoides se vuelven como globos al retirar el colesterol de las células, y así llegan al hígado donde hay un receptor específico para la fracción proteica de HDL. El colesterol esterificado es captado por el hígado y convertido en ácidos y sales biliares que se excretan con la bilis.

Es decir, que el HDL incrementa su tamaño mientras circula por el torrente sanguíneo y elimina el tan preciado y necesario colesterol con el que las células mantienen su membrana.

Se podría suponer que ese incremento de tamaño también podría obstruir las arterias si hay un exceso de LDL convirtiéndose así, el HDL, realmente en el “malo”. Pero por esta función que es inherente a la fisiología humana, se le confirió –extrañamente- al colesterol de las HDL, la característica de “bueno”. Lo único que realmente sucede es que se regulan entre unas y otras buscando siempre el equilibrio, lo que siempre hace nuestro sabio cuerpo. A mayor aporte nutricional, menor producción corporal; por este mecanismo de autorregulación, el cuerpo mantiene el nivel en sangre necesario, independientemente del aporte nutricional (Colesterol y la verdad).

Ya en 1978 el profesor Hans Glatzel del Instituto Max Planck para la Alimentación (Alemania), afirmaba: “el organismo trata de mantener un nivel individual de colesterol y es capaz de compensar en gran parte el efecto de una dieta para reducir o aumentar el colesterol. Llama la atención que al pasar de una dieta rica en grasas a una pobre, el nivel de colesterol primero baja en forma abrupta, luego sube lentamente durante semanas y meses, para finalmente ajustarse a valores similares al inicial”.

Es el momento de resumir y realizar las siguientes precisiones:

a) La mayor parte del colesterol de la sangre (un 70% aproximadamente) es provisto por la síntesis
Colesterol y la verdad

Colesterol y la verdad: Arteria obstruída

endógena.
b) Cuando la dieta es muy rica en colesterol, la síntesis se inhibe parcialmente, pero aún en tales condiciones el hígado sigue produciendo un 50% del total.
c) Cuando la alimentación está virtualmente libre de colesterol, la biosíntesis ocurre a la máxima velocidad, pero no compensa lo que se obtiene de la dieta.
d) El ayuno reduce marcadamente la actividad de la HMG CoA Reductasa con lo cual disminuye la síntesis de colesterol. Luego de la realimentación que sigue al ayuno, la actividad de la HMGCoA reductasa aumenta considerablemente.
e) Todo exceso es malo.

Conclusión:

Los valores normales de laboratorio han sido bajados con el correr del tiempo para cada vez sea mayor los pacientes medicados con estatinas y hay estudios donde se ha detectado que estas hacen un ataque a la superficie de los vasos sanguíneos, lo que favorece la formación de trombos. Todo lo contrario que genera el colesterol que es el cemento natural que repara los vasos.

Fuentes

Cuando el enlace de la fuente se rompe y no les envía al mismo, pueden probar con buscar por el el título. Cuando tampoco los lleva porque el artículo fue eliminado o la página no existe se pueden buscar los trabajos en las revistas Journal, que son donde se publican los trabajos originalmente. Como “Journal of medicine”; “Journal Of Biochemstry” o “Journal of Farmacology”, etc.

COLESTEROL: MITOS Y REALIDADES, DR. RODRIGO F. YEPEZ
La Nueva Cura Biblica para las enfermedades del corazón
http://www.naturaleza-asombrosa.info/2011/11/ateroma.html
http://www.caminosalser.com/1034-alimentacion-consciente/colesterol-derribando-mitos/
http://www.nuevoorden.es/2012/estatinas-cuando-los-beneficios/
http://comamejor.blogspot.com.es/2012/07/la-verdad-sobre-el-colesterol-parte-i.html

Colesterol y vitamina C, una buena relación

http://vitaminas.org.es/vitamina-c-alimentos
http://www.expertomega3.es/noticia-omega3.asp?NoticiaID=246
todoestarelacionado.wordpress.com
Colesterol y la verdad

Comparte este artículo

3 comentarios en “Colesterol y la verdad ¿Por qué el nivel normal baja constantentemente? ¿Intereses creados?”

  1. jorge dice:

    buen dia , les hago una consulta , es posible que citen fuentes cientificas del articulo “Colesterol y la verdad”?
    saludos !

    1. Autosanacion dice:

      En las fuentes al final de la nota, están todas las referencias y fuentes originales necesarias. Gracias por tu inquietud.

      1. Autosanacion dice:

        Para que no le queden dudas, aquí van artículos originales:
        REFERENCIAS ~~~~~~~~

        1. Ravnskow U. The Cholesterol Myths.
        2. Yépez R. (ed). Bioquímica Médica. Quito: Arco Iris Producciones Gráficas; 2004.
        3. Candlish J.K. y Crook M.A. Clinical Biochemistry. River Edge, NJ: World Scientific Publishing Co; 1992.
        4. Mehta J., Saldeen T. Rand K. Interactive role of infection, inflammation and
        tradicional risk factors in atherosclerosis and coronary artery disease. J Am Coll
        Cardiol (6): 1217 – 25, 1998
        5. Grundy SM. Am J Clin Nutr 47: 822-824, l988
        6. Steinberg. N Engl J Med 320: 915-924, 1989

        7. Friedman M. Am J Clin Nutr 67(S): 513-517, 1998
        8. Illingworth D. HMG CoA reductase inhibitors. Curr Opin Lipidology 2: 24-30, 1991
        9. Grundy S. HMG CoA reductase inhibitors for treatment of hypercholesterolaemia. N
        Engl J Med 319: 24-33, 1988
        10. Diccionario de Especialidades Farmacéuticas Edición 29. Quito: Editorial PLM del
        Ecuador, S.A.; 2003.
        11. Davey-Smith and Pekkanen J. Should there be a moratorium on the use of
        cholesterol lovering drugs? Br Med J 304: 431-433, 1992
        12. Yépez R. Dieta y Depresión. Perfil Médico 4: 29 –35, 1999.
        13. Muldoon M et al. Lovering cholesterol concentrations and mortality: a quantitative
        review of primary prevention trials. B Med J 303: 276-82, 1990
        14. Fowles F et al. Serum cholesterol, triglycerides and aggression in the general
        population. Lancet 340: 995 – 8, 1992
        15. Endelberg H. Low cholesterol and suicide. Lancet 339: 727 – 9, 1992
        16. Morgan R et al. Plasma cholesterol and depressive symptoms in older men. Lancet
        341: 75 – 9, 1993
        17. Pekkanen J et al. FERUM colesterol and the risk of accidental or violent in a 25 year
        follow up: the Finish cohorts of the Seven Countries Study. Arch Intern Med 149:
        1589 – 91, 1989.
        18. Bang H et al. The composition of the Esquimo food in north western Grenland. Am J
        Clin Nutr 33: 2657 – 61, 1990
        19. Gaziano. N Engl J Med 329: 1829 – 34, 1993
        20. Ridker. JAMA 272: 929 – 33, 1994
        21. Frankel. Lancet 341: 454 – 57, 1993
        22. Esterbauer. Am J Clin Nutr 53: 3145 – 3215, 1991.
        Si necesita saber más puede Ud. salir de dudas buscando en revistas científicas de medicina llamados “journals “de los distintos temas que le puedan interesar, como farmacología, etc. Gracias por su inquietud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *