Alivia tu dolor a cualquier pérdida ¿Cómo puedo aliviar el dolor a la pérdida de alguien amado?

Alivia tu dolor a cualquier pérdida

Alivia tu dolor a cualquier pérdida es un intento de ofrecer herramientas y recursos para poder afrontar el doloroso proceso de perder a un ser querido. Una manera de sobrellevar el dolor.

Alivia tu dolor a cualquier pérdida

Alivia tu dolor a cualquier pérdida

Alivia tu dolor a cualquier pérdida

¿Cómo puedo aliviar el dolor a la muerte de un ser amado?

Es la situación a la que todos tememos desde que tenemos noción de la posibilidad de pérdida. Sea de un ser amado o de una querencia que nos lo recuerde o situaciones movilizantes.

Si bien hay diferentes niveles de dolor, el dolor duele y queremos que se vaya de inmediato. No hay un medidor de dolor. Ni tampoco tu dolor es menor que el mío (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).
El dolor es dolor. Y hablo por mí mismo cuando digo: Quiero que desaparezca ya de mi vida!

¿Entonces cómo hacerlo?

Podemos buscar todas las ayudas que se nos crucen por la cabeza. Y todas nos darán una respuesta, algún alivio y un aprendizaje.
Y tarde o temprano aparece el alivio. El tiempo es la mejor medicina.

¿Pero mientras sufro del dolor que hago? ¿Hay algo que me alivie?

No hay recetas, pero si hay experiencias de vida que muchas veces tienen la respuesta que necesitamos.
Pero seguramente buscarás explicaciones.
Las explicaciones también las encontrarás. Puede ser a través de ayuda profesional, buscar libros de autoayuda, hablar con amigos, una costumbre casi perdida.
El modo de salir y afrontar el dolor depende de cada uno y cada uno debe seguir su camino de salida y aprendizaje. Nadie puede hacerlo por nosotros (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

¿Y me sigo preguntando, y entonces?

Normalmente necesitamos respuestas. En mi propia vida, cuando me he encontrado en situaciones de extremo dolor he querido saber: por qué a mí? ¿Qué hice mal?
La respuesta viene sola: ¿Por qué no? No soy alguien especial a quien no le deba pasar lo que le puede pasar a cualquiera.
Pero aún no basta.
Entonces sigo buscando y me encuentro con que necesito saber más. Algo que me explique porque le sucede esto a alguien que se considera una buena persona (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

Mi cabeza cambia

Las estructuras que has ido armando en tu mente donde todo estaba acomodado y todo en su perfecto lugar, se destruye. Ya carezco de fundamentos sólidos en mi vida.
Debo reconstruirme. Desde el mínimo pensamiento hasta el más importante.
Me doy cuenta que no hay respuestas para todo. Y que la vida te sorprende siempre.
Tanto en los momentos de angustia extrema como en los momentos donde crees que lo has aprendido todo. Y que tu vida se va acabando cada momento pasado y vuelve a renacer al instante siguiente como el ave fénix.

Volver a empezar

Es el inicio de todo cambio. Y encontrar la respuesta que todo en el universo es un renacer constante es un alivio. Porque es inevitable plantearse que si uno en la vida hace todo bien, sin dañar a nadie, la vida le debe sonreir. Y el universo no funciona así (Ver leyes universales).
A mí me ayudó comprender eso. Ver como funciona el universo. Las respuestas metafísicas de la vida. La vida no es como nos la enseñan. Ni nuestros padres, ni en la escuela. Y nos enfocamos y nos paramos mal frente a la vida. nada más alejado de la vida y su naturaleza que la formación educacional de nuestra sociedad.

El universo y Dios

Es muy común echarle la culpa a Dios o reprocharle como permitió tal aberración como la muerte de un inocente.
Dios o quien haya creado este universo, lo hizo en base a leyes inmutables. Y se dedicó a descansar. Luego vaya a saber que estará haciendo. Dios no es un señor anciano con cabellos blancos. Es una energía creadora. Y no actúa como el hombre.
Porque no es un hombre. Y todo en el universo se maneja de acuerdo a leyes preestablecidas. Y nada escapa a esas leyes. No son como las humanas (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

Y todo funciona en orden perfecto. Así pareciera algo caótico, sigue un orden y leyes universales, en este universo todo.
Tal vez en otro universo las cosas sean diferentes. Pero al menos por ahora no lo sabemos.

Toda salida de ese estado de dolor debemos encontrarla nosotros mismos.
Lamentablemente nadie puede hacerlo por nosotros. Y uno siente que el dolor va a ser interminable. Y que todo puede llegar a verse acabado en nuestra vida. Que volver a empezar es imposible. Que la vida no tiene sentido. Y mil frases más (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).
Pero cada día que pasa, cada persona que nos encontramos, nuestra mascota, nuestra tarea diaria y mil situaciones y personas más, nos permiten encontrar el camino de vuelta a la normalidad.

Seguramente nuestro camino y aprendizaje nos transformen y seremos diferentes en mayor o menor medida.

Siempre resulta bueno buscar ocupar nuestro tiempo. Hay muchas formas de hacerlo:

– Puedes dedicarte más horas a tu trabajo.

– Hacer ayuda comunitaria. Reconfortará tu espíritu de manera notable.
– Ir a grupos de ayuda.
– Hacer cursos que te ayuden a elevar la comprensión de tu estado y sentimientos actuales. Como cocina, repostería, tejido, etc.
– Hablar de todo lo que sentís y poder expresarlo ampliamente. Esto puede traerte al camino oyéndote.
– Hablarte en voz alta si es necesario.
– Escribir todo lo que sentís en ese momento. Es otro modo de sacar afuera lo que sentís.
– No guardes ni tus mínimos pensamientos. Aunque te parezcan locos o tontos.
– Quemá lo que escribas que te duele. Y así como se quema el papel, sentí que tu dolor también se quema.
– Juntarte más con amigos.
– Salir más seguido, organizarte una nueva agenda de vida.
– Hacer cualquier actividad artística que te guste o te haya gustado. Puede ser música, tejido, dibujo, pintura, escritura, teatro, cerámica, madera, etc.
– Actividades al aire libre.
– Practicar deportes, sobretodo en grupos o en parejas.
– Aumentar las posibilidades de socializar, con amigos o nuevas amistades.
– Agrandar el círculo de actividades y relaciones personales. Yendo a visitas guiadas, tours de viajes o de visitas artísticas, museos, etc.
– Comenzar actividades que nos gustan o que jamás hicimos.
– Fluir y acomodarse a la vida nueva. No pelear contra la situación.
– Pasar más tiempo en contacto con la naturaleza y al aire libre.

Llegará un momento donde la soledad no pesa. Donde le daremos todo el valor que esta posee. La enseñanza que ella nos da. El crecimiento que nos permite alcanzar. Valoraremos cada momento aprendiendo a charlar con uno mismo, sea en silencio o en voz alta. Oiremos la voz de nuestro ser interior. Pleno de sabiduría.
La verdadera sabiduría interior de la que nos hablaron los antiguos. La fuente de todo conocimiento y responsable del verdadero saber. El que nos sirve como guía (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).
Aquel que cuando desoímos, cometemos errores. Nuestra verdadera guía de vida.

Es muy común pensar que el mundo se nos acaba. Que nuestra vida, ya no tiene sentido. Que nada volverá a ser igual. Y muchas frases y pensamientos por el estilo.
Pero puedo decirte algo y es que tu vida seguirá, diferente, pero seguirá. Puede que sea incluso mejor. Porque todo cambia implica evolución. Y cuando el dolor haya pasado. Y puedas recordar sin dolor y con cierta ternura, podrás comprobar que has crecido y evolucionado. Serás una persona más sabia y comprenderás porque debiste pasar por esas circunstancias. Y si bien no hubieras querido pasar por el dolor de la pérdida para crecer, preferirás ser como eres ahora.

La vida nos lleva a vivir una experiencia de vida. De la cual se dice que somos enterados antes de nacer y es parte del aprendizaje que venimos a hacer en esta escuela llamada vida en el planeta Tierra. Podemos leer muchas teorías, lo importante es tener en claro que la vida toda es un eterno aprendizaje, no importa la edad que tengamos. Y cada teoría nos aporta un poco más de claridad para comprender porque nos suceden ciertas cosas. Lo bueno siempre es avanzar. Aprender que venimos a resolver situaciones nuestras e influenciar a quienes nos rodean.

Cada uno de nosotros, si escribiera un libro acerca de nuestras vivencias. Irrepetibles por cierto. Sería una especie de Santa Biblia. Porque sería la historia de vida de cada ser que ha venido a experimentar y aprender. Y al enterarnos de las historias de vida de cada ser aprenderíamos mucho de la vida. Siempre consideré que era valiosísimo ese hecho. Y lo fui comprendiendo al oír las historias de vida maravillosas que ha tenido gente común. Personas que jamás hubiéramos pensado hubieran tenido una vida tan hermosa y poco común.

Como así también importantes lecciones de vida que harían que comprendiéramos más normal y naturalmente, como se desarrolla la vida. Actos heroicos en situaciones tan comunes como sensacionales. Historias de amor increíbles que solo han durado días. Amores para toda una vida. Con personajes tan diferentes como lejanos vivían uno de otro. Y no volver a verse nunca más. Por circunstancias que no lo permitían desde lo económico para impedir viajar uno u otro a complicadas situaciones familiares (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

La vida es una hermosa sucesión de hechos y circunstancias. De decisiones aparentemente incorrectas. Pero que todo tiene su sentido. Y solemos comprenderlo con el paso del tiempo. Ese maravilloso amigo que nos alivia, nos acerca y nos aleja de los otros. Y de nosotros mismos. Un amigo que nos enloquece cuando el tiempo se nos vuela y queremos detenerlo. El que nos consuela porque falta poco para lograr lo que tanto deseamos. Un gran maestro y un gran sanador. Porque de ese niño que fuí a este hombre que soy solo ha pasado tiempo. En mi esencia soy el mismo. Y solo he acumulado años y experiencia. Espero sea sabiduría (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

Por todo ello debemos aprender a fluir y ser como el agua. Adecuarse al recipiente o superficie en la que se encuentra. Eso es fluir. Eso es tomar la mejor decisión de acuerdo al momento en que estamos presentes. El presente es tan importante. Porque es lo único que tenemos asegurado. Este mismo instante. Porque después de él puedo ya no ser el mismo. Ni estar tal vez aquí. Todo es cuestión de decisión. tal vez hasta la muerte hoy es puesta en duda. Tal vez hayamos creído demasiado en ella sin haber dudado jamás de que sea una creación nuestra más. Quién nos lo puede asegurar?

Todos queremos tener una vida buena

Por ello es bueno que la creemos así. A nuestra voluntad podemos diseñarla. Para ello es necesario estar alertas a cada uno de nuestros pensamientos para no sabotearnos. Incluso con la palabra. Ya que nosotros mismos generamos nuestra realidad. Y no hemos sido entrenados para saber que somos responsables de nuestras creaciones mentales, emocionales y vocales. Todo eso genera realidad. Por ello es bueno cancelar todo lo que no deseamos para nuestra vida y borrarlo o tacharlo con una gran X. Tachemos lo que no deseamos.

Y luego de cancelar, debemos enfocarnos en lo que deseamos para nuestra vida y llenar ese espacio vacío dejado por lo que no queremos manifestar. Y entonces allí manifestamos todo lo bueno que queremos. Para ello lo decimos, bien detallado, lo mentalizamos para poder visualizarlo y vivirlo, sintiendo que ya estamos felices porque solo resta esperar su manifestación, porque todo ha sido dado. Entonces viene la parte principal que es dar gracias por todo eso bueno que ya tenemos. Que el universo está comenzando a manifestar en el momento exacto y justo que corresponde.

Esa manifestación dependerá de nuestro bagaje energético. Cuanto más practiquemos esta ejercitación, en los diferentes aspectos de nuestra vida, veremos como cada vez se manifestará más rápidamente. Es como la energía de activación necesaria para que ocurra una reacción química. La manifestación sigue esa misma regla. Como el jugador de tenis que cuanto más practica su revés, mejor le sale. Esto es igual. Más practicamos más rápidamente manifestamos.

Solo queda dejar de manifiesto que cada uno de nosotros somos buscadores de la felicidad. Y la felicidad es una postura de vida. Amigo mío que hoy te encuentras desesperado y desesperanzado, quiero que sepas que esto pasará pronto. Aunque hoy te parezca eterno. Y recuerda que siempre lograrás aquello que te propongas. Solo basta ser tenaz. Intentalo y te deseo toda la felicidad del mundo y que el universo te colme de sabiduría. Así y todo hay momentos delicados por los que debemos pasar. Es bueno hacerse fuerte gracias a todos los buenos momentos que hemos vivido (Alivia tu dolor a cualquier pérdida).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *