Vida Mágica Instrumentos Trabajo para Nosotros y los Demás

Vida Mágica Instrumentos

Vida Mágica Instrumentos Trabajo para Nosotros y los Demás. La vida mágica involucra el trabajo con utensillos y elementos que nos permiten realizar el ritual y enfocar nuestra acción de manera precisa y en armonía con la naturaleza y los demás.

Vida Mágica Instrumentos

Vida Mágica Instrumentos

Vida Mágica Instrumentos:

Magia para otros

Es bonito hacer magia para otros…. después de haber obtenido el permiso de la persona en cuestión.

Esto podría parecer ridículo, pero está basado en conceptos sencillos:

Primero, realizar magia para otra persona -incluso si es un buen amigo y la magia es beneficiosa es una manipulación. Hacerlo sin su consentimiento es, además, un acto de sabotaje mágico.
Así que, repito de nuevo, lo mejor es preguntar a sus amigos si en realidad desean los efectos del hechizo. Muchas veces no entendemos la vida de nuestros amigos y podríamos malinterpretar sus palabras o actos.

Llevar a cabo un hechizo para cambiar una situación imaginaria es una pérdida de tiempo y energía. Es mucho mejor dialogar con la persona, obtener una visión interior del problema y conseguir su visto bueno antes de empezar a sacar velas y hierbas.
Normalmente la magia es un instrumento de autotransformación. La utilizamos para mejorar nuestras vidas. También podemos usarla para otros y con buenos resultados, pero sólo con su permiso.

La vida mágica

Lo que encontramos en estas notas es una recopilación de hechizos y ritos mágicos que van unidos al mundo que nos rodea. El mundo de la naturaleza.
Al llevar a cabo éstas y similares operaciones de magia, muchos acceden a una nueva dimensión. En lugar de ver sus vidas como una interminable serie de pruebas, desencantos y fracasos, la viven como una alegre celebración y unión con otras personas, animales, la Tierra y con aquello que lo creó todo.

La magia natural hace eso. Nos abre a nuevas experiencias y nos permite ver lo que ha habido siempre delante de nuestras narices: la luna llena pintando de plata a una nube, el suave ir y venir de las mareas, la deslumbrante simetría de un girasol rebosante de semillas, la caricia del viento…
Con esta visión ampliada, muchos magos se dan cuenta de que la magia ha estado siempre presente en sus vidas, que es nuestra herencia común como seres humanos.

Este descubrimiento y la continuidad de sus actividades mágicas, les convence de que la vida en sí misma es un proceso mágico. Y entonces empiezan a llevar vidas mágicas.
La vida mágica no es exclusivamente realizar hechizos, reunir hierbas o entonar cánticos.

La vida mágica es aquella en la que percibimos con un asombro maravillado las sutiles pero reales energías de la Tierra; en la que sentimos cómo los ciclos de la naturaleza nos transforman; en la que nosotros, como seres humanos, respetamos las fuerzas incognoscibles que forman nuestro mundo y nos dan la vida.

Continuamos con nuestro trabajo, cuidamos a nuestros seres queridos y seguimos pagando facturas, pero también vemos cómo florece la magia en una sonrisa, sentimos el agradecimiento de la Tierra cuando plantamos árboles y escuchamos al viento cantar mientras el sol se hunde en el horizonte por el
oeste.

Podemos lograr la vida mágica fácilmente. Realmente vale la pena conseguirla, porque en su elevada existencia los problemas se convierten en soluciones, las dudas en esperanza y la vida se transforma en una experiencia positiva, más feliz y más gratificante.
Si los magos no ganan nada más de la magia, sus esfuerzos han valido la pena.

Los Instrumentos de la Magia

La magia natural es única entre las muchas ramas de este arte. Los practicantes no deben pasarse años recogiendo o fabricando espadas, túnicas o varillas mágicas de intrincado diseño. En realidad los principales instrumentos de la magia natural son gratuitos:

El cielo, la tierra bajo nuestros pies, las playas y los desiertos. No obstante, para llevar a cabo este arte, son necesarios unos cuantos utensilios e instrumentos físicos. La mayoría de ellos pueden obtenerse fácilmente y cuestan muy poco.
Este capítulo será breve, ya que algunos de estos instrumentos (tales como las velas y los espejos) se explican más ampliamente en capítulos posteriores.

De ser posible, utilícelos solamente para hacer magia. No necesitan rituales especiales de preparación antes de utilizarlos.
A continuación hay una lista de los instrumentos físicos y suplementos mágicos que se utilizan más habitualmente.

• Cuchillo para cortar hierbas e hilos y para grabar símbolos en las velas. Puede ser de cualquier tipo, pero, tradicionalmente, debe tener el mango blanco. Utilice cualquiera que tenga a mano.
• Cuencos pequeños. Necesitará como mínimo dos o tres cuencos pequeños para llenarlos con agua, hierbas y otros objetos mágicos. Para varios hechizos también necesitará cuencos grandes, platos y otras piezas corrientes de vajilla.
• Tijeras para cortar papel.
• Candelabros. Elíjalos de metal o de cristal.
• Frascos de cristal con sus tapas, tanto para guardar hierbas como para llenarlos con diversos objetos durante los rituales.
• Hierbas, Entre ellas romero, clavo, salvia, rosas frescas y secas, albahaca, canela, tomillo y muchas otras, según el tipo de hechizo. Algunos rituales simplemente piden «hojas» o «flores» y entonces puede utilizar cualquier tipo. Las hierbas mencionadas en este libro se pueden obtener fácilmente.
• Velas. Tenga siempre una reserva de todos los colores del espectro, para utilizarlas cuando las necesite: rojo, rosa, naranja, amarillo, verde, azul, púrpura, blanco, negro y marrón.
• Piedras. Pueden ser guijarros encontrados en la playa, en un río o bajo la tierra. Algunos hechizos necesitan otros tipos de piedras, pero ninguna de ellas resulta cara.
• Ropas. Se necesitan para muchos hechizos. Elija ropa de algodón o, si no puede conseguir otra cosa, puede utilizarla de fieltro. También aquí conviene tener una gran variedad de colores.
• Hilo para atar tanto la ropa como las velas. Los hilos de algodón y lana funcionan mejor (mágicamente hablando) que los hilos sintéticos.
• Cerillas para encender las velas (los encendedores no tienen la misma capacidad mágica).
• Papel. Puede ser un sencillo papel blanco o de varios colores, dependiendo siempre del fin para el que vaya a utilizarse.
• Lápices y plumas para dibujar símbolos mágicos.
• Un pequeño caldero o una olla de acero para quemar cosas o contener un fuego. Adicionalmente tenga un pequeño recipiente de metal para dejar las cerillas usadas.

Otros objetos necesarios para algunos rituales son la arcilla, arena de varios colores, campanas tubulares,* espejos redondos y cuadrados, cubos de hielo, nieve y muchos otros objetos. La mayoría de
ellos sólo se utilizan de una forma ocasional, por lo que no es necesario tenerlos almacenados.

El lugar para hacer la magia

El último instrumento que necesita es el lugar para hacer la magia. A veces se le llama «altar», pero no es el término adecuado, a menos que esté haciendo magia religiosa. El lugar para hacer la magia debe ser un paraje poderoso donde unimos las energías y conseguimos el cambio mágico. Puede ser
cualquier sitio: un aislado claro de bosque; la tierra bajo su árbol o cactus favorito; la playa o una caverna secreta. Habitualmente, sin embargo, el lugar para hacer la magia suele estar más cerca de su casa:

Puede ser el patio Trasero o un rincón de su dormitorio. Lo mejor es seleccionar un lugar fijo para la magia y utilizarlo para la mayoría de hechizos y rituales.
Los rituales de puertas adentro requieren, normalmente, una mesa o superficie plana. Puede servir la parte superior de un tocador, así como la mesa de la cocina o incluso el mismo suelo.

Allí se encenderán las velas, se cargará la arena y se trazarán los símbolos.
Aunque tendrá que llevar a cabo muchos hechizos en el exterior, utilizar siempre el mismo lugar para sus rituales de puertas adentro (incluso si es junto a su cama), aumentará la efectividad de su magia.
Antes de cada rito limpie el lugar en el que hace la magia.

Los instrumentos más poderosos de la magia natural son:

Usted mismo, los lagos, los desiertos, las montañas, las playas, los bosques y otros generadores de poder. Los rituales que se celebran en el exterior necesitan menos instrumentos.
Éstos son algunos de los instrumentos de la magia. Utilícelos con cariño, respeto y prudencia.

* Campanas tubulares: Conjunto de tubos, metálicos o de bambú, que suenan al ser movidos por las corrientes de aire.

Fuente: LA MAGIA DE LOS CUATRO ELEMENTOS de SCOTT CUNNINGHAM.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *