Trastornos de la Mujer y Homeopatía ¿Qué puede hacer por ellas?

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

Trastornos de la Mujer y Homeopatía. Numerosas afecciones de los órganos genitales femeninos y algunos problemas de la sexualidad y la reproducción pueden curarse con homeopatía.

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

El aparato genital femenino está regido por un complejo sistema hormonal, que ejerce asimismo una considerable influencia sobre todo el organismo. Las enfermedades de la mujer, sobre todo las que se originan en un trastorno hormonal, constituyen un terreno de acción muy propicio para la homeopatía, dado el enfoque global de ésta.

Anatomía de! aparato genital femenino

El aparato genital de la mujer reúne al conjunto de órganos encargados de la actividad sexual y de la reproducción (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

Genitales externos

Son la vulva y el clítoris.

• Vulva. Está formada por dos repliegues de piel, los labios mayores, que cubren a dos pliegues de mucosa más pequeños, los labios menores. La vulva delimita un espacio en el cual se abren la uretra (el conducto por donde se elimina la orina) y la vagina.

• Clítoris. Este pequeño órgano eréctil se sitúa en la confluencia anterior de los labios menores. Ricamente inervado e irrigado, el clítoris se vuelve turgente y muy sensible durante la estimulación sexual.

* Genitales internos

Incluyen los ovarios, las trompas de Falopio (u oviductos), el útero y la vagina.

• Ovarios.

Los dos ovarios, que tienen el tamaño y la forma de una almendra, están
situados a ambos lados del útero. Desempeñan una doble función. Por una parte, liberan un óvulo (la célula femenina de la reproducción) cada mes, desde la pubertad hasta la menopausia. Por otra parte, secretan las hormonas sexuales (estrógenos y progesterona) que regulan el ciclo reproductivo de la mujer.

• Trompas de Falopio.

Hay una de cada lado y se encargan de conducir hasta el útero al óvulo liberado por el ovario. El encuentro entre el óvulo y el espermatozoide (fecundación) ocurre dentro de una de las trompas.

• Útero.

En el útero se desarrolla el feto durante el embarazo. Es un órgano hueco aloja-no. Fuera del embarazo, hay muchas otras causas de amenorrea: retraso de la pubertad, causas orgánicas (un tumor benigno de la hipófisis, por ejemplo), alteración hormonal que ocasiona una falta de ovulación, etc.

• Tratamiento Clásico.

Los trastornos hormonales se tratan habitualmente mediante la administración de hormonas. Las causas orgánicas pueden requerir de un tratamiento quirúrgico.

• Tratamiento homeopático.

Tras desechar una posible causa orgánica, el médico homeópata intenta reconocer el contexto general y psicológico en el cual se presenta el trastorno.
Se esmera particularmente en conocer las modificaciones del estado general de su paciente desde que cesó la menstruación y en saber si presenta sangrados en algún otro punto del organismo (hemorragias nasales, por ejemplo) que aparezca en forma cíclica como la menstruación.

• Algunos ejemplos de tratamiento homeopático.

— Un desengaño amoroso puede provocar la desaparición de la menstruación. Hay varios
remedios posibles: Ignatia amara si la paciente tiende a sufrir espasmos, dolores de localización e intensidad variables, si suspira y bosteza de manera excesiva y si su estado de ánimo es variable y paradójico. Se prefiere emplear Phosphoricum acidum si la paciente tiene diarrea indolora desde la decepción amorosa, si está extremadamente débil y deprimida, indiferente a todo y a todos, con problemas de memoria y de concentración (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

Pueden prescribirse otros remedios:

Helleborus niger (paciente profundamente atontada, como si su mente hubiera perdido todo control sobre su cuerpo, y con torpeza física) o Natrum muriaticum (paciente
encerrada en su soledad, que rechaza la ayuda y la compasión de quienes la rodean y
que adelgaza a pesar de comer bien).

Precaución

En caso de trastornos del aparato genital, es indispensable consultar al médico para desechar la posibilidad de una afección grave o de una urgencia quirúrgica.
Así, una hemorragia que aparece fuera de las menstruaciones en una mujer entre la pubertad y la menopausia puede ser indicio de un posible embarazo anormal (en
particular, un embarazo extrauterino). Un flujo blanquecino, irritación, comezón o dolor pueden ser signos de una infección genital grave.

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

Trastornos de la Mujer y Homeopatía

Estos remedios deben tomarse en dilución 6 CH o 7 CH, tres glóbulos cada media hora. Alargue el intervalo entre tomas cuando sienta una mejoría, ajustando la frecuencia según haga falta. Si no se nota un efecto después de la tercera toma, el remedio no le conviene. No dude en consultar la sección sobre “Medicamentos homeopáticos”para verificar si el medicamento elegido corresponde bien a sus síntomas.
— Puede haber amenorrea también en muchos otros contextos, como después de un baño
frío, por ejemplo. En ese caso, se prescribe Antímonium crudum si la paciente es una joven sentimental, sensible durante la Luna llena, de tendencia bulímica, y Aconitum napellus si se trata de una mujer hiperactiva, ansiosa, agitada, que quiere preverlo todo.
— Cuando el factor desencadenante es poco evidente, el remedio correcto puede determinarse a partir de la existencia de signos concomitantes.
Por ejemplo, las hemorragias nasales después de la desaparición de la menstruación
orientan, entre otros remedios, a Lachesis mutus, Bryonia alba o Phosphorus.

Menstruaciones dolorosas

Entre 30 y 50% de las mujeres tienen menstruaciones dolorosas, llamadas dismenorrea.
En la medicina clásica, esta afección se trata generalmente con la administración de medicamentos que alivian el dolor de los espasmos o cólicos, en ocasiones asociados con un tratamiento hormonal.

• Tratamiento homeopático.

Durante la consulta homeopática, es necesario puntualizar diversos criterios para orientar hacia el remedio correcto: las características del dolor (de tipo cólico, lancinante, continuo), su localización, sus irradiaciones (hacia la vagina,
hacia la espalda), los factores de mejoría y de agravación (calor, postura), el comportamiento general de la paciente cuando tiene dolor (cólera, llanto) y la existencia de otros problemas asociados con el dolor (vómito, diarrea, etc.). El cuadro de la página anterior menciona algunos de los remedios prescritos con más frecuencia en caso de menstruaciones dolorosas.

Menstruaciones demasiado abundantes o frecuentes

Las menstruaciones demasiado abundantes (menorragia) o demasiado frecuentes casi
siempre son signo de un desequilibrio hormonal, un fibroma en el útero o un quiste del ovario.

• Tratamiento clásico.

Según el caso, recurre a la administración de hormonas o a la cirugía (resección del fibroma o del quiste).

• Tratamiento homeopático.

Sólo un enfoque global, que no deje de precisar las características del sangrado, permitirá determinar el remedio “similimum” que haga desaparecer el trastorno.

Síndrome premenstrual

Se llama así al conjunto de molestias físicas y psicológicas que ocurren en algunas mujeres durante los días previos a la menstruación. Su origen es objeto de múltiples hipótesis, muy discutidas, y se le relaciona con un trastorno hormonal (insuficiencia de progesterona).
El síndrome premenstrual aparece en un momento variable después de la ovulación. Según el caso, ocasiona retención de líquidos, lo que lleva a hinchazón de los tobillos o los párpados, aumento de peso pasajero, hinchazón y adolorimiento de las mamas, sensación de distensión abdominal, dolor en la parte baja del abdomen, problemas de la piel (acné), dolores de cabeza, trastornos del apetito, etc.

En el plano psicológico, este síndrome es responsable sobre todo de tensión nerviosa, sensación de malestar y alteraciones en el estado de ánimo (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

• Tratamiento clásico.

Casi siempre consiste en un tratamiento hormonal (por lo general, con progestágenos), asociado a veces con un tratamiento para los trastornos venosos (flebotónicos). También se emplean diuréticos para eliminar los líquidos retenidos.

• Tratamiento homeopático.

Numerosos remedios homeopáticos son útiles para tratar el síndrome premenstrual. Por tal razón, para elegir el remedio adecuado, es indispensable investigar las características particulares de la paciente. Si se trata de trastornos en el estado de ánimo, por ejemplo.

¿Se presentan como tristeza, enojo violento o crisis de celos injustificadas?¿Sufre la paciente de algún otro trastorno antes de la menstruación (hemorroides, sudores, vértigo)? ¿Siente necesidad de usar un sostén apretado para aliviar el dolor de las mamas o, por el contrario, no tolera el sostén?
¿En qué posición está más cómoda? ¿Experimenta un verdadero alivio cuando aparece la
menstruación, o persisten las molestias durante ésta o después?

Fibromas

Son tumores benignos del útero, frecuentes en las mujeres alrededor de los cuarenta años. Los fibromas tienden a desaparecer espontáneamente después de la menopausia. Pueden pasar desapercibidos, pero a veces provocan hemorragias o, cuando son voluminosos, diversos signos que reflejan una compresión de los órganos vecinos.

Tratamiento clásico

Según el caso, recurre a la cirugía o a la administración de progestágenos.

Tratamiento homeopático

Rara encontrar el remedio apropiado, hay que tomar en cuenta los síntomas causados por el fibroma y el modo de reacción inherente a la paciente. Se trata de encontrar el medicamento que corresponde a la paciente que presenta “este” fibroma en particular. Por ello, es indispensable una consulta con el médico.

Endometriosis

Es una enfermedad caracterizada por la presencia anormal de endometrio, el tejido mucoso del útero, en el peritoneo (la membrana que reviste la pared interna del abdomen y la superficie de las visceras) o en otros puntos del cuerpo. La endometriosis puede ocasionar dolor durante la menstruación o quistes en los
ovarios. También puede pasar desapercibida y descubrirse por alguna de las complicaciones que ocasiona, como esterilidad o un embarazo extrauterino. El diagnóstico de la endometriosis requiere de un estudio endoscópico (laparoscopia), que permite evaluar la extensión de la enfermedad.

Tratamiento clásico

Además de un posible tratamiento quirúrgico (extirpación de los quistes o de las adherencias por laparoscopia), se basa en la administración de hormonas.

Tratamiento homeopático

Permite remplazar el tratamiento hormonal, difícil y a veces mal tolerado por la paciente o, en caso necesario, asociarse con el tratamiento alopático.

Quistes de los ovarios

Son estructuras casi siempre llenas de líquido, limitadas por una membrana propia, que crecen dentro del tejido del ovario. Para determinar su causa hacen falta estudios complementarios. Se distinguen los quistes “funcionales”, debidos a una disfunción hormonal, siempre benignos y susceptibles de desaparecer de un ciclo a otro, y quistes “orgánicos”, de causa desconocida, permanentes y que puede crecer o degenerar (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).
Algunos quistes no causan ninguna molestia. Otros, en cambio, pueden ocasionar trastornos de la menstruación, dolor abdominal espontáneo o durante la relación sexual o molestias al orinar. Pueden complicarse con torcedura o Dos ruptura, lo que ocasiona dolor intenso y requiere de atención médica urgente.

Tratamiento clásico

Los quistes funcionales requieren de un tratamiento hormonal. Los quistes orgánicos se tratan mediante extirpación quirúrgica (casi siempre por laparoscopia). La torsión de un quiste requiere su extirpación quirúrgica de urgencia.

Tratamiento homeopático

La homeopatía es muy eficaz en el tratamiento de los quistes funcionales, por sí solo o, llegado el caso, en asociación con un tratamiento clásico. Además, permite evitar las recidivas.
Por el contrario, no puede concebirse el tratamiento homeopático de los quistes orgánicos sino con prudencia y bajo estricta vigilancia. Puede ser indispensable el tratamiento quirúrgico.

Cistitis

Es una inflamación de la mucosa de la vejiga, asociada frecuentemente con una infección bacteriana, que se manifiesta por dolor en la parte baja del abdomen, ardor durante la micción (la orina a veces contiene sangre) y necesidad imperiosa, dolorosa y frecuente de orinar.
En muchos casos tiende a recidivar, lo que representa un auténtico problema.

Diagnóstico y tratamiento clásicos

La bacteria causante se identifica mediante análisis de laboratorio de una muestra de orina. El tratamiento se basa generalmente en la administración de medicamentos antisépticos 0 antibióticos. En algunos casos, es necesario repetir el tratamiento con antibióticos durante varios meses para terminar con las recidivas.
Para evitar la recaída, se recomienda también beber líquidos en abundancia, vaciar la vejiga en cuanto se sientan deseos y orinar después de cada relación sexual.

Trastornos de la Mujer y Homeopatía: Cistitis

Trastornos de la Mujer y Homeopatía: Cistitis

Tratamiento homeopático

En caso de una crisis aguda de cistitis, la homeopatía puede aliviar rápidamente los síntomas si se precisan correctamente las características de la crisis. En algunos casos (infección grave), el tratamiento homeopático es insuficiente y deberá combinarse con antibióticos. El cuadro de la página siguiente menciona algunos
ejemplos de remedios, que sólo deben usarse para aliviar los síntomas en caso de crisis aguda.
El carácter recurrente de las crisis es muestra de un trastorno del terreno. Sólo al tomar en cuenta todos los antecedentes y las reacciones personales de la paciente podrá determinarse el remedio susceptible de restaurar el equilibrio de su terreno y así evitar las recidivas.

Trastornos de la libido

Además de tener causas hormonales o, más rara vez, orgánicas, los trastornos de la libido (disminución del deseo sexual, imposibilidad de sentir placer sexual o de llegar al orgasmo) son la expresión de un malestar más general, que puede tener su origen en causas diversas (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).
Todavía más que en otros trastornos, la consulta homeopática permitirá a la paciente expresar sus problemas profundos y sentirse escuchada y comprendida.

• Tratamiento homeopático.

La elección del remedio se desprende del contexto general: alteración transitoria relacionada con una depresión, problema en la relación con la pareja (resentimiento, decepción), dificultad para las relaciones en general, una experiencia antigua mal asimilada, condicionamiento relacionado con la educación o la historia familiar,
etc. Existe una infinidad de casos, a los cuales corresponden otros tantos remedios
específicos.

Esterilidad

Por lo general, sólo se habla de esterilidad tras un año de intentos regulares e infructuosos por lograr el embarazo. La esterilidad justifica una exploración metódica, basada en el examen clínico de la pareja y en estudios complementarios realizados por un especialista. La esterilidad puede depender de la mujer o del hombre. Cuando se origina en la mujer, puede tener múltiples causas: infecciosas (obstrucción de las trompas por una infección genital), mecánicas (malformaciones), funcionales (alteraciones de la ovulación o del moco cervical), psicógenas (cuando no se descubre ninguna causa orgánica ni funcional), etc.

• Tratamientos clásicos.

Dependen de la causa de la esterilidad. Pueden consistir en restablecimiento quirúrgico de la permeabilidad de las trompas, tratamiento hormonal en caso de trastornos de la ovulación u otros. En algunos casos, pueden sugerirse la inseminación artificia] o la fecundación in vitro.

• Tratamiento homeopático.

Puede proponerse en casos de esterilidad de origen funcional o psicógeno. En los otros casos, la homeopatía es inoperante.

Menopausia

La menopausia es la interrupción fisiológica de los ciclos menstruales debida al cese de la actividad hormonal de los ovarios. La menopausia ocurre alrededor de los 50 años de edad y casi siempre se instala de manera progresiva.
En un primer momento, la secreción hormonal se reduce, lo que ocasiona trastornos de la menstruación (premenopausia). Más adelante, la secreción hormonal desaparece por completo y también la menstruación. Ésta es la menopausia propiamente dicha, que puede acompañarse de diversas manifestaciones, a veces molestas: bochornos u oleadas de calor, aumento de peso, osteoporosis, pérdida de la libido.
En esta etapa de la vida es indispensable la vigilancia por el ginecólogo (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

Punto de vista de la medicina clásica

En ausencia de contraindicaciones, la medicina actual tiende a proponer casi de manera sistemática el tratamiento hormonal de sustitución, para evitar las molestias (en particular, la osteoporosis y los bochornos u oleadas de calor).

 El punto de vista de la homeopatía.

Desde el punto de vista de la homeopatía, la menopausia es una etapa fisiológica de la vida de la mujer. Conforme la secreción ovárica declina, el organismo pone en acción mecanismos compensadores que logran atenuar en
parte la deficiencia hormonal. Por tanto, es posible vivir este cambio sin problemas graves.
El tratamiento homeopático tendrá en cuenta las reacciones individuales de cada paciente.
Su objetivo es ayudarla a lograr un nuevo equilibrio, apoyándose en las posibilidades
de adaptación de su organismo. Los resultados son más favorables cuanto más tempranamente comience el tratamiento.

En los casos en que la paciente no reacciona suficientemente al tratamiento homeopático, éste puede asociarse con un tratamiento hormonal de sustitución (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

• Dos ejemplos de tratamientos homeopáticos.

Estos ejemplos ilustran el método con el cual el médico discierne los elementos
que le permiten elegir un remedio adaptado.

La paciente Glonoinum se reconoce por su tendencia general a la congestión y a la expansión:

Bochornos extremadamente violentos, que empiezan a nivel del tórax y hacen sentir que la cabeza va a estallar, palpitaciones que se perciben en todo el cuerpo hasta la punta de los dedos, visibles a nivel del cuello por las pulsaciones de los vasos sanguíneos.
Es posible que haya vértigo y a veces tendencia a la hipertensión arterial, junto con intolerancia al sol.
La paciente Sepia officinalis sufre bochornos que parecen surgir de la parte baja del abdomen, acompañados de escalofríos, palpitaciones y una sensación de malestar general que puede llegar hasta el desmayo. Los bochornos empeoran por la noche; la paciente está deprimida desde la menopausia, su libido ha disminuido y siente una pesadez extrema en la parte baja del abdomen y de la espalda.

Dos ejemplos de tratamiento del síndrome premenstrual

– Los pacientes consultan por irritabilidad, dolor mamario y aumento de peso antes de la menstruación. La primera revela que no tolera ni la soledad ni la presencia de quienes se le acercan, que siente fobia hacia los pájaros y tiene dolor en la parte baja de la espalda y edema en los párpados superiores. El conjunto de sus características orienta hacia Kali carbonicum. La segundapaciente menciona que antes de la menstruación se vuelve “loca de celos”, que no tolera la ropa muy apretada, que sangra por la nariz y siente verdadero alivio cuando aparece la menstruación.
El médico prescribe Lachesis mutus (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

Infecciones genitales

Las infecciones genitales, frecuentes entre las mujeres con actividad sexual, pueden estar causadas por virus, hongos microscópicos o bacterias. Adoptan diversas formas: herpes genital, candidiasis, inñamación de la vejiga (cistitis) de repetición, condilomas (una especie de verrugas), etc. Muy a menudo, estas infecciones se adquieren por la relación sexual (enfermedades de transmisión sexual). Se manifiestan, según el caso, por flujo blanquecino, irritación, comezón (picores) o dolor. En todos los casos, deben hacerse exámenes complementarios (de muestras vaginales o sangre) para determinar el germen causal y desechar la posibilidad de una enfermedad que pueda ocasionar complicaciones (por ejemplo, una infección por clamidias, que puede llevar a esterilidad).

El tratamiento clásico, basado en la administración de medicamentos para erradicar el germen causal, brinda un alivio rápido pero generalmente no logra evitar las recaídas.

En cambio la homeopatía, a menudo insuficiente para tratar las crisis agudas, es más eficaz para prevenir las recaídas, ya que restaura el equilibrio del terreno.

Fuente

– Diccionario homeopático Larousse
– Propia (Trastornos de la Mujer y Homeopatía).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *