Sentido común: Para vos que no sabes que es sentido común

Sentido común: Para vos que no sabes de que se trata

Sentido común: Para vos que no sabes de que se trata. Para comenzar a ver de que trata debemos comenzar por su significado. Cuando uno ve lo inevitable de un cambio y otros no lo ven y ocurrido el cambio deviene el caos, es lo que me motivó a hablar sobre el sentido común que tanto falta.

Sentido común: Para vos que no sabes de que se trata

Sentido común: Para vos que no sabes de que se trata

Sentido común: Para vos que no sabes de que se trata:

La teoría demuestra que cuando nadie quiere ver algo que va a ocurrir, termina ocurriendo. Un ejemplo: Crónica de una muerte anunciada ( famoso libro de garcía Márquez)
También lo demuestra el sentido común. Ese sentido que no es tan común como lo dice su nombre. Que solo lo manejan unos pocos. Ya que muchos ni siquiera saben de su existencia y otros tampoco la conocen y abusan de todos, sabiendo que no existe para ellos tal cosa que les pueda ser negativo a su accionar.

¿Qué significa sentido común? ¿Qué significa sentido?

El sentido común son los conocimientos y las creencias compartidos por una comunidad y considerados como prudentes, lógicos o válidos. Se trata de la capacidad natural de juzgar los acontecimientos y eventos de forma razonable.

Podemos abordarlo desde la filosofía, del conocimiento, desde el punto de vista científico, por donde se nos ocurra. ya que esto viene de antes de la época de los griegos tratándose. Pero obvio siempre echamos a mano de la primera prueba de la historia que tenemos más amano.

¿Tiene que ver con un trabajo en común, con un conocimiento en común, con el
buen sentido? Tiene alguna característica?

La expresión sentido común describe las creencias o proposiciones que se alimentan por la sociedad (familia, clan, pueblo, nación o entera humanidad).

Un factor importante relacionado con el sentido común es la experiencia que cada persona ha tenido en el transcurso de su vida. Muchas de esas experiencias nos aportan conocimientos valiosos y positivos, por lo que, según el conocimiento que se adquiriere en base a esas experiencias, se establecen creencias que a nivel popular se consideran de buen juicio.

Es la facultad para orientarse en la vida práctica utilizando el sentido común que nos ahorra malos momentos. Tiene en cuenta lo probable y lo improbable, lo razonable y lo absurdo. Se sostiene fundamentalmente en lo razonable.

¿Cuáles son sus características?¿Se puede desarrollar?

El sentido común dice que no se debe hacer, pero no brinda muchas razones para ello y suele escudarse en explicaciones absolutamente cuestionables, como que: “no se trabaja en pantalones cortos aunque haga calor porque es poco serio”, y la temperatura sea de 39 grados centígrados. Y puede ser aún más ridículo si pensamos en que a principios de siglo XX y finales del XIX, se bañaban en el mar totalmente vestidos.

Suele evitar pasar malos momentos, porque muchos son prácticos para vivir sin mayores problemas. Como el dicho: Si vas a Roma actúa como los romanos.
Nos evitará serios inconvenientes en civilizaciones donde los valores sociales tienen diferencias muy notorias.

Es una filosofía de vida práctica. Que suele variar en el lugar donde uno vive.
hay sociedades donde los jóvenes se desposan a los 15 y 18 años respectivamente. Y en las sociedades modernas suelen hacerlo a edades mucho más maduras.

Es la inteligencia en su actividad espontánea, o la razón en el sentido cartesiano de poder distinguir lo verdadero de lo falso.

A pesar de todas las definiciones que se le han tratado de dar a lo largo del tiempo, el sentido común es un concepto muy difícil de describir, es un atributo muy utilizado y muchos se refieren a él sin darse cuenta de la verdadera subjetividad que éste implica.

Toda persona a lo largo de su vida se encuentra con frecuencia con situaciones que le suponen un dilema, momentos en los que ha de tomar una decisión. Cuando llegamos a este punto, solemos confiar en nuestras experiencias, sabiduría y, por supuesto, nuestro sentido común.

Yendo al centro del tema, no hay modo que no tengamos idea de que trata en un mundo superficial, carente de lógica y deshumanizado.
Por más que los intelectuales y los amantes de la razón se empeñen en encontrar explicaciones, es difícil de obtener.

Para ello un ejemplo de que alguien del género femenino, asesine a una adolescente del mismo sexo y la asesina milita en el movimiento ninguna más.

Esto no solo hiere al sentido común, sino que asesina toda lógica y razón. Es el sinsentido. Esa es la sociedad que creamos también. Lo peor de todo es que a todo nos acostumbramos. Como nos han hecho acostumbrar a cosas que nos venden por natural y normal y no lo son.
Como que haya solo dos géneros, masculino y femenino. El resto es un invento por más que nos lo quieran hacer creer por tanto insistir en ello.
Uno más uno sigue siendo dos.

Que haya tolerancia? Por supuesto.

Pero al pan, pan. Porque todos entendemos que tomar una decisión a la hora de elegir un objeto material puede ser una tarea más o menos sencilla, pero hacerlo con personas y situaciones, no siempre es tan simple y nos vemos supeditados a la presencia de nuestros sentimientos y emociones, y a nuestro estado personal del momento.

El sentido común nos debería proteger de cometer errores, de caer en conflictos, y que la propia humanidad sucumba a su total falta de sensatez.

Así aparecen las preguntas obvias:

¿Talar sin medida los bosques y las selvas para utilizar la madera de sus árboles o producir enormes pastos, es de sentido común? ¿Matar elefantes indiscriminadamente para conseguir el marfil de sus colmillos y hacer adornos, es razonable? ¿No compartir las riquezas, el agua o la comida con nuestros semejantes y vivir para acumular, es normal? ¿Agredir a otra persona por ser de una ideología o equipo de fútbol distintos al nuestro, tiene sentido? Aquí la respuesta es incluso más obvia, entonces, ¿qué nos está pasando?

Nuestro sentido común lo debemos usar para ver también, que cosas realmente son necesarias para nosotros.

Por desgracia, nos rodeamos de necesidades nuevas diariamente sólo por el hecho de ver que los demás lo tienen y de no querer ser “menos” que ellos. Sabemos que muchas personas en numerosos países viven sin prácticamente nada, y se ha podido demostrar que no es ese el verdadero indicador de su felicidad.

Muchos lo dicen y lo creo absolutamente y trato de practicarlo en todo momento, menos necesitas, más feliz eres.

Yo humildemente trato de ser invisible, ir por lo estrictamente necesario para vivir y hacer el bien a todo aquel que pueda.
Y es que me he acostumbrado a ir en contracorriente. Pero he descubierto que muchos son así.

Nos solemos encontrar en esos rincones donde nos va dejando el viento. Con mucho asombro entre tanto polvo abrimos los ojos y nos reconocemos. Y no hace falta hablar mucho.

Conclusión:

Las soluciones para el sentido común pueden ser infinitas, está en nosotros ver lo verdaderamente importante de la vida. Esta en nosotros ver qe es importante para nosotros. Por eso abramos nuestra mente y percepción al máximo. Libre de prejuicios, como si fuera la mente de un niño recién nacido con nuestra experiencia. Y recién allí veremos todo lo que realmente necesitamos. Solo recordar una cosa: venimos al mundo desnudos y desnudos nos vamos.
¿Hará falta mucho más para ser? Hazte esta pregunta y respóndela.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *