Semillas Activación Remojadas Tostadas Motivos y Significados

Semillas Activación Remojadas Tostadas

Semillas Activación Remojadas Tostadas. ¿Qué es activar una semilla? Y ¿Cómo lo hago?. Aquí justamente trataremos de responder esas preguntas y aclarar los motivos por los cuales conviene llevarlos a cabo.

Semillas Activación Remojadas Tostadas

Semillas Activación Remojadas Tostadas

Semillas Activación Remojadas Tostadas

Las semillas deben activarse antes de consumirse ya que con esto su sabor se potencia, y se vuelve mucho más sabrosas y nutritivas.
Sumado a lo anterior la activación de las semillas facilita el proceso de metabolización del alimento en nuestro organismo. Haciendo que su digestión sea mucho más efectiva, ideal para quienes tienen problemas con la digestión de estos (Semillas Activación Remojadas Tostadas).
Hay muchas personas a las que les caen pesadas las almendras, el maní o las menestras, prueben activarlos antes de consumirlos y podrán sentir la diferencia tanto en el sabor como en lo que provocan en su organismo.

¿Qué es la activación?

La activación de las semillas consiste básicamente en dejar las semillas por un periodo determinado de tiempo en agua pura de forma tal que se desencadena todo un proceso enzimático, que inactiva antinutrientes y predigiere nutrientes, incrementando la síntesis vitamínica y enzimática. Dicho de manera sencilla, la semilla despierta con el fin de crecer. Puedes activar cualquier semilla que se encuentre cruda: nueces, almendras, maní, semillas de girasol, linaza, pepitas de zapallo, etc. no se pueden utilizar semillas fritas o tostadas, ya que estos procesos cambian la estructura química de las semillas.

Diferencia en consumir con o sin cáscara

Cuando consumimos semillas con cáscara y nosotros hacemos el pelado, podemos pasar directamente al activado. Pero si vamos a consumir semillas que hemos comprado peladas, es primordial realizar un lavado previo a fin de evitar impurezas. Teniendo en cuenta su riqueza nutricional, las semillas peladas pueden desarrollar en su almacenaje el crecimiento de hongos y micotoxinas. De allí la importancia del ambiente fresco y el envasado al vacío en la conservación.

Evitar riesgos

En este sentido y a fin de evitar riesgos, conviene perder 20 minutos y lavar las semillas, sumergiéndolas en un cuenco con agua limpia, a la cual agregaremos un par de cucharadas de agua oxigenada (usar al menos la de 10 vol. que se consigue en farmacias) por litro. Al cabo de ese tiempo, la evidencia sobre la presencia de hongos es una capa espumosa y con residuos en superficie. Acto seguido, tras enjuagar con abundante agua, las semillas quedan listas para su posterior activación.

Activación de semillas y frutos secos

Para activar semillas, solo necesitamos un frasco de vidrio limpio; el plástico no es aconsejado por higiene (estructura porosa) y porque pueden migrar compuestos al agua. Recordar previamente realizar un adecuado lavado de las semillas, remojándolas 20 minutos en agua limpia a la cual adicionamos un par de cucharadas de agua oxigenada por litro. Luego de ese período, enjuagar bien las semillas (Semillas Activación Remojadas Tostadas).

Procedimiento

El procedimiento de activado consiste en llenar el frasco hasta la mitad con semillas seleccionadas y enjuagadas, completando el contenido con agua de buena calidad. Dejarlas remojando de 8 a 12 horas (yo lo hago antes de irme a dormir). Al concluir el proceso, eliminar el agua de remojo (excelente para regar las plantas) y enjuagar las semillas con agua limpia.

Excepciones

Como hemos visto, conviene exceptuar de este proceso previo, al lino y la chía para consumo directo, a fin de evitar la pérdida de sus saludables mucílagos. En realidad el mejor equilibrio sería moler las semillas, remojarlas unas horas y luego consumir estas semillas (molidas y activadas), sin descartar el líquido utilizado.

Si las semillas se consumirán directamente, se puede:

Usarlas de inmediato, conservarlas un par de días en la heladera o deshidratarlas para que vuelvan a estar crocantes y se preserven por más tiempo.

Los snacks son ricos, pero si realmente quieres consumir TODOS los nutrientes de las semillas, haz este proceso.

¿Por qué es conveniente eliminar los inhibidores enzimáticos?

Estos inhibidores son antinutrientes. Si los eliminamos, mejora la digestión de estos alimentos siendo mejor tolerados y el ácido fítico que contienen se reduce, mejorando así la absorción de minerales (son quelantes de Fe, Ca, Mg, Zn, es decir, inhiben su absorción).

Método adecuado para activar semillas y frutos secos

Remojar entre 6 y 12 horas, en agua abundante (deben ser frutos secos crudos, no tostados y semillas para germinación).
Cambiar el agua 2 ó 3 veces.
Enjuagar bien y escurrir. ¡Ya se pueden consumir!
Si queremos hacer una mayor cantidad para guardar, entonces hay que secar bien las semillas y frutos secos para que no se enmohezcan: extender para que se sequen al completo o bien, si tenemos un deshidratador, extender y secar a 40º (Semillas Activación Remojadas Tostadas).

Un paso más allá: germinación.

El proceso de germinación se puede decir que comienza en el momento en que se remojan, pero sería ideal permitir que las semillas empiecen a brotar, manteniendo la humedad durante unas 12-24 horas más. Para ello, una vez escurridas, las mantenemos húmedas y no encharcadas. Para ello podemos utilizar un germinador de tarro.
Las semillas que han iniciado la germinación también se pueden secar en el deshidratador, como las semillas de girasol de la foto de más abajo.

Tostando semillas y frutos secos

Y aquí es donde viene la controversia. Mucha gente afirma que es malísimo tostar las semillas y frutos secos porque todos sus nutrientes se destruyen cuando se calientan a altas temperaturas. Los frutos secos y las semillas contienen gran cantidad de grasas saludables y vitales para mantenernos sanos y como cualquier aceite, la grasa de las semillas y frutos secos también se enrancia cuando se calienta y se conserva durante largos periodos de tiempo. Es por eso por lo que yo no recomiendo que se compren los frutos secos tostados directamente. ¡Quién sabe cuánto tiempo habrán estado esos frutos secos y semillas tostados ahí!

Lo que yo si hago en casa es tostarlos ligeramente, guardarlos en un bote hermético alejado de la luz solar y del calor (es decir, guárdalos en ese rinconcito de tu cocina en el que no entra un rayo de luz y esta fresco) y los consumo en menos de 15 días. Esto es muy importante, ya que a partir de los 15 días las grasas comienzan a enranciarse. Nadie quiere comer aceite rancio en su dieta.

Conclusión:

Realmente tanto el tostado como el remojado de las semillas va en gusto. Cualquiera que utilicemos nos permite aprovechar lo mejor de estos alimentos. Y además está la alternativa de usar ambos, primero remojar y luego tostar. Sea como sea es bueno que los incluyas en tu dieta!

Fuente:

Libro “Alimento y vitalidad”

Propia (Semillas Activación Remojadas Tostadas).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *