Origen emocional ronquera

Origen emocional ronquera

Origen emocional ronquera. La ronquera es la dificultad para producir sonidos al tratar de hablar. Los sonidos vocales pueden ser débiles, velados, chillones o roncos y el tono o la calidad de la voz pueden cambiar.

Origen emocional ronquera

Origen emocional ronquera

Origen emocional ronquera:

Causas:

La ronquera puede ser causada por:

Reflujo de ácido (reflujo gastroesofágico)
Alergias
Inhalación de sustancias irritantes
Cáncer de garganta o laringe
Tos crónica
Resfriados o infecciones de las vías respiratorias altas
Fumar o beber en exceso, especialmente juntos
Sobrecarga o abuso de la voz (como al gritar o cantar), lo cual puede causar hinchazón o tumores en las cuerdas vocales

Las causas menos comunes comprenden:

Lesión o irritación a raíz de broncoscopia o tubo de respiración
Daño a los nervios y músculos alrededor de la laringe (a raíz de traumatismo o cirugía)
Cuerpo extraño en el esófago o la tráquea
Ingestión de líquidos cáusticos Cambios en la laringe durante la pubertad
Cáncer de pulmón o de la tiroides
Hipotiroidismo

Origen emocional:

Cuando mi timbre de voz se vuelve sordo, ronco o cascada, es cuando tengo la voz enronquecida. El enronquecimiento significa que padezco de agotamiento mental y físico. Algo impide que mis “ruedas” giren sin tropiezos. Vivo un bloqueo emocional, una emoción viva, y detengo mi agresividad. La garganta se relaciona con el centro de energía de la verdad, de la comunicación y de la expresión de sí (chakra de la garganta), puedo sentirme cogido por la verdad que tengo dificultad en asimilar y por mis convicciones personales. Recurro a ciertos paliativos o ciertos estimulantes tales como el café, alcohol, cigarrillos, etc. Tomo consciencia que necesito un tiempo de paro y acepto darme el reposo y el tiempo necesarios para regenerarme. Estando descansado, las situaciones y los acontecimientos recuperan su tamaño real, estoy mucho más objetivo y más lúcido para tomar las decisiones que se imponen.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *