Medicina del Deporte y Homeopatía Todo lo que debemos saber

Medicina del Deporte y Homeopatía

Medicina del Deporte y Homeopatía La homeopatía resulta particularmente eficaz en diferentes afecciones surgidas durante la práctica deportiva y puede mejorar el estado psicológico del deportista.

Medicina del Deporte y Homeopatía

Medicina del Deporte y Homeopatía

Medicina del Deporte y Homeopatía

En la homeopatía, la medicina del deporte se reserva a médicos que tengan los conocimientos prácticos y teóricos adecuados respecto al desempeño del deporte, así como una verdadera comprensión del “medio”, es decir, del comportamiento físico, psicomotor, social y afectivo propio de los deportistas.

El enfoque homeopático

Abarca a todos los deportistas: niños y adolescentes que se ejercitan como parte de las actividades escolares, personas que realizan una práctica recreativa, deportistas de competencia, etc (Medicina del Deporte y Homeopatía).

Condiciones de eficacia

El tratamiento homeopático no puede sustituir ciertas normas elementales que, al no acatarse, son motivo frecuente de problemas. Por tanto, el médico homeópata debe cerciorarse de que la práctica deportiva de sus pacientes, por ejemplo los ejercicios de musculatura o estiramientos después del esfuerzo, se realicen de manera adecuada, que se conozcan y apliquen las normas dietéticas para el deportista, en particular las de hidratación, que el equipo utilizado sea de buena calidad, etc.

Importancia de la globalidad

Como en todos los casos, el médico debe considerar al paciente en su totalidad al tiempo
que aborda el problema médico motivo de consulta. Debe tener en cuenta aquellos
síntomas físicos o psíquicos que muestren características raras, curiosas o que aparezcan
pese a una preparación adecuada para el esfuerzo.

Aspectos psicológicos

Por su enfoque global, la homeopatía está particularmente indicada para tratar los problemas psicológicos que surgen en el curso de la práctica deportiva. Puede hablarse de fenómenos de resistencia o de afecciones físicas que derivan de un estado mental, como por ejemplo la fijación en un fracaso reciente o antiguo.
Gracias a esta visión global, la homeopatía puede ayudar al paciente a “escuchar mejor a
su cuerpo” y de ese modo evitar problemas y fracasos.

 La consulta homeopática

Como siempre, se basa sobre todo en el interrogatorio del paciente y la exploración física.
Cuando sea preciso, irán seguidos de estudios complementarios (radiografías, análisis de
sangre, etc.).

Homeopatía y doping

Cuando hay competencias deportivas están legalmente prohibidas muchas sustancias que supuestamente mejoran el desempeño de los atletas. Los reglamentos hablan de sustancias ‘que modifiquen artificialmente las capacidades del organismo” y “procedimientos que tiendan a encubrir el empleo de sustancias con estas cualidades”.
Los remedios homeopático no tienen ninguna de estas propiedades y por tanto pueden administrarse en cualquier momento, incluso en períodos de competencia (Medicina del Deporte y Homeopatía).

El empleo de homeopatía no sustituye el calentamiento antes de la práctica deportiva.

Dos ejemplos de tratamiento

Un paciente de 38 años se prepara para una maratón. Tras varías semanas de entrenamiento, presenta dolor en la cara interna de la tibia derecha, bajo la rodilla. La radiografía muestra la incipíente calcificación de un tendón. La prescripción de Phosphoricum acidum, un remedio adecuado para el tratamiento de ciertas tendinitis en el deportista, resuelve el problema en pocos días.

Si un boxeador semiprofesional de 31 años consulta por dolor intenso en la pantorrilla derecha, aparecido al final de su primera semana de entrenamiento.

La exploración clínica y el mecanismo de aparición sugieren una contractura defensiva. De hecho, el paciente
está reanudando un año bastante desafortunado, tras una temporada poco exitosa que incluyó su derrota en la pelea por el título de campeón de Francia, al cual todavía aspira en secreto. La prescripción de Ignatia amara, una de cuyas indicaciones es el tratamiento de un traumatismo físico ocurrido en un contexto de emociones reprimidas, hace desaparecer totalmente el dolor después de la segunda toma.

• Interrogatorio del paciente.

Su objetivo es individualizar los síntomas “homeopáticos”, que permitirán determinar el remedio adecuado (Medicina del Deporte y Homeopatía).
Este interrogatorio no se limita a la práctica deportiva actual del paciente, sino que abarca
por igual sus antecedentes patológicos, cualesquiera que sean, incluso si no tienen una relación aparente con el problema que motiva la consulta. En efecto, es común encontrar en un mismo paciente la asociación de diversas afecciones, relacionadas o no con la práctica deportiva, una de las cuales puede explicar la otra o permite prever una vulnerabilidad particular ] y global del deportista. *

• La automedicación y sus límites.

Hay ciertos casos, uno mismo puede administrarse algún remedio homeopático, sin consultar al médico homeópata, para curar una lesión sufrida durante la práctica de un deporte (por ejemplo, un hematoma o distensión). La automedicación puede lograr resultados notables, especialmente en la práctica común del deporte.
No obstante, debe recordarse que un tratamiento así logra tan sólo un efecto momentáneo.
Su precisión (similitud entre el remedio y el padecimiento) es reducida. Rara obtener una curación duradera y profunda, hace falta un conocimiento más profesional de la metodología.

El cuadro siguiente menciona algunos de los remedios homeopáticos administrados con mayor frecuencia como automedicación en la medicina del deporte.

Problemas en los deportistas

-Hematoma, traumatismo importante, agotamiento después de una competencia….Árnica montana, 1 dosis única de 15 CH o 30 CH (una sola toma).
-Gran temor repentino derivado de un accidente sufrido durante una práctica deportiva, cualesquiera que sean sus consecuencias…..Aconitum napellus, 1 dosis única de 30 CH (una sola toma).
-Esguince, distensión muscular, agujetas en caso de entrenamiento excesivo……Rhus toxicodendron, 1 dosis única de 6 CH o 7 CH (una sola toma).
-Calambres….. Árnica montana, 3 glóbulos de 6 CH o 7 CH al momento del calambre y otra toma 5 minutos después. Cuprum metallicum, 3 glóbulos de 6 CH o 7 CH como preventivo antes del esfuerzo.

Fuente:

-Diccionario Larousse de homeopatía (Medicina del Deporte y Homeopatía).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *