Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza

Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza

Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza. Como influyen y de que manera podemos incluirlos para potenciar nuestros resultados en la magia y lograr la ayuda de los elementales para obtener los resultados esperados. Los elementales esperan deseosos ser convocados para colaborar con nosotros.

Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza

Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza

Los 4 Elementos en la Magia de la Naturaleza

Los Elementos

Cuando era un niño vi en la escuela muchos documentales. En aquellos días, cuando se anunciaba la proyección de una película, se solía considerar como un descanso del trabajo «real» de clase. Era el tiempo para adormilarse mientras Walter Cronkite nos decía: «Usted está allí», o mientras pequeños
animalillos peludos se comían los unos a los otros en glorioso color (Los 4 Elementos en la Magia).

Algunas de estas películas (en los días anteriores a que las escuelas utilizaran en las aulas las cintas de vídeo) eran interesantes, y yo prestaba toda mi atención a aquellas que trataban sobre ríos, montañas, volcanes, océanos y el clima.

Recuerdo que una de esas películas, tras describir la creación de un cañón por la acción erosionadora de un río, llenó la pantalla de abruptos y escarpados acantilados y de montañas espectacularmente desgastadas por el tiempo. Mientras el narrador decía: «Observen cómo los elementos han tallado estas colinas».

Esta fue mi introducción a los elementos. Naturalmente, el narrador se estaba refiriendo al viento, al agua, al sol y al modo en que los fenómenos meteorológicos forman y trasforman nuestro paisaje. Pero la palabra «elementos» quedó permanentemente grabada en mi mente. Algunos años más tarde descubrí los orígenes de este Término.

Aprendí que los elementos eran algo más que el tiempo. Se creía eran las cuatro energías creativas del universo. Esta idea, nacida hace mucho tiempo y recogida por la Grecia clásica, es aceptada todavía hoy por muchos magos.
Los rituales que contiene este libro tienen relación, en cierta medida, con estas cuatro energías universales: aire, tierra, fuego y agua.

Esta nota cuenta con breves análisis de cada uno de los cuatro elementos, así como de sus naturalezas básicas, instrumentos que se les asocian, tipos de rituales, símbolos y otra información mágica. He considerado que era mejor hacer breves estos análisis, porque la mejor manera de conocer los elementos es trabajar con elfos.

Cada uno de los elementos es necesario para la vida humana. Todos tienen tanto aspectos positivos como negativos, y cada uno actúa como freno de los otros. La Tierra sin el agua para humedecerla, sin el fuego para calentarla y sin el aire para envolverla, sería un planeta sin vida. Los elementos trabajan armónicamente para crear y mantener la vida (Los 4 Elementos en la Magia).

Cuando lea estos análisis, tenga en mente que los elementos están presentes tanto en forma física (como un puñado de tierra) como en forma no manifiesta, intangible. Además, todos los elementos emergen de Akasha, la fuente de toda energía, de la que se trata al final de este capítulo.

Tierra

La Tierra es nuestra madre. Es tan fértil y nutritiva como las tierras de cultivo; tan húmeda como el suelo y tan seca como la arena. En sus manifestaciones físicas (tales como las piedras), la tierra representa
el más denso de los elementos.

Ponga su mano sobre la tierra fresca. Empuje. Sienta su firmeza, su «ser tierra». Sepa que en su fértil superficie hemos cultivado nuestros alimentos; en ella vivimos nuestras vidas; en ella enterramos a nuestros muertos. No podríamos existir en la forma que lo hacemos sin la Tierra. Pero nuestro planeta es simplemente una manifestación de este elemento. La verdadera energía de la Tierra existe también dentro de nosotros y a lo largo de todo el universo.

A continuación se incluyen algunas asociaciones simbólicas de la tierra. Reflexione acerca de estos aspectos del que es el elemento más básico.

Naturaleza básica: Fértil, húmeda, nutritiva, estabilizadora, asentada. La gravedad es una característica de este elemento (Los 4 Elementos en la Magia).

Tipo de energía: Receptivo.
Color: Verde (el color de las plantas vivas).
Lugares: Cuevas, cañones, simas, bosques, valles, prados, campos, granjas, jardines, arboledas, parques, viveros, mercados de granjeros, cocinas, sótanos, guarderías infantiles, sótanos, minas, agujeros.
Rituales: Dinero, prosperidad, fertilidad, estabilidad, asentamiento, empleo.
Forma de rituales: Enterrar, plantar, hacer imágenes en la tierra o en la arena.
Hierbas: Hierbas que huelan a tierra, plantas como el pachulí y el vetiver, musgos y líquenes, nueces, plantas rígidas y secas, matorrales, raíces en general.
Piedras: Pesadas y opacas, como el carbón; verdes, como la esmeralda y el peridoto.
Metales: Acero, plomo…
Instrumentos musicales: El tambor y todos los instrumentos de percusión.
Criaturas: Perros, caballos, lombrices, tortugas de tierra, hormigas, vacas, animales de madriguera.
Estación: Invierno (el tiempo de la oscuridad).
Dirección: El Norte (el lugar de mayor oscuridad).
Tiempo: La noche.
Instrumento mágico: El pentáculo (un disco de arcilla, madera o metal, con una estrella de cinco puntas grabada).
Momento de la vida: Edad avanzada.
Signos astrológicos: Tauro, Virgo y Capricornio.
Sentido: Tacto.
Símbolos naturales: Sal, plato de arcilla con tierra fresca, rocas, gavillas de trigo, bellotas.
Símbolos de la tierra:
Rige la magia: De jardín, magnética, con imágenes, con piedras, con imanes, con nudos, de atadura.

Aire

Científicos y magos pueden tener diferentes puntos de vista respecto a este elemento, pero todos están de acuerdo en que es vital para la supervivencia humana. Sin aire, pereceríamos.
El aire es el poder refrescante, del movimiento y la inteligencia. Es la mezcla de gases real, aunque invisible, que respiramos cada día.

En términos mágicos, el aire es también el poder de la mente: la fuerza del intelecto. Vaya a un lugar de aire limpio y respire profundamente. Toque una pluma. Aspire la fragancia de una flor de fuerte perfume. Estudie una hoja de complejo trazado. Experimente las maravillas de las manifestaciones de este elemento. Recuerde, también, que poseemos la energía del aire en nuestro interior (Los 4 Elementos en la Magia).

A continuación se incluyen algunas asociaciones simbólicas del aire:

Naturaleza básica: Volátil, movible, fresca, inteligente, suspendida. El sonido es una manifestación de este elemento.
Tipo de energía: De proyección.
Color: Amarillo (el amarillo del sol, del cielo al amanecer).
Lugares: Cumbres de las montañas, llanos barridos por el viento, cielos nublados, torres elevadas, aeropuertos, escuelas, bibliotecas, oficinas, agencias de viaje, consultas de psiquiatras.
Rituales: Viajes, enseñanza, estudios, libertad, conocimiento, recuperación de objetos perdidos.
Forma de rituales: Lanzar objetos al aire, colgar herramientas en lugares altos, aventar objetos ligeros, visualización, pensamientos positivos.
Hierbas: Olorosas, como muchas flores; picantes, como en las hierbas culinarias (por ejemplo el eneldo); aéreas, con finos nervios o movidas por el viento; en general todo tipo de hojas.
Piedras: Piedras ligeras, como la piedra pómez: transparentes, como la mica.
Metales: Estaño, cobre.
Instrumentos musicales: La flauta y lodos los instrumentos de viento.
Criaturas: Arañas, la mayoría de los pájaros, insectos alados.
Estación: Primavera (la época del frescor).
Dirección: El este (el lugar donde nace el sol).
Tiempo: Amanecer.
Instrumento mágico: La varilla.
Momento de la vida: Infancia.
Signos astrológicos: Géminis, Libra y Acuario.
Sentidos: Oído y olfato.
Símbolos naturales: Una pluma, humo de incienso, flores olorosas.
Símbolos del aire:
Rige la magia: De adivinación, concentración, visualización, magia del viento.

Fuego

El fuego es el creador y el destructor. Cuece nuestros alimentos, calienta nuestros hogares y alimenta nuestras pasiones. Contrariamente a los otros elementos, el fuego no puede existir físicamente sin consumir alguna otra cosa. De este modo, el fuego transforma los objetos en calor, luz, ceniza y humo.
En un día soleado, salga al exterior y apriete su mano de recepción contra una piedra caliente.

Huela el humo de una hoguera ardiendo. Contemple la llama de una vela. Sumérjase en la energía del fuego y sienta que también existe dentro de nosotros. El fuego debe ser controlado para que nos sea provechoso. Cuando encendemos una vela, llamamos a sus poderes, pero también los limitamos. Eso es necesario si queremos utilizar su forma física. Pero incluso un rabioso incendio forestal ayuda a la Tierra, limpiando la mala hierba y animando a las semillas dormidas a empezar una nueva vida (Los 4 Elementos en la Magia).

A continuación se incluyen algunas asociaciones simbólicas del fuego:

Naturaleza básica: Purificadera, destructiva, energética, sexual, poderosa. El calor es una manifestación de este elemento.
Tipo de energía: De proyección.
Color: Rojo (el color de las llamas).
Lugares: Desiertos, fuentes de aguas termales, volcanes, hornos, chimeneas, alcobas (para el sexo), habitaciones principales, habitaciones cerradas, saunas, instalaciones deportivas.
Rituales: Protección, sexo, valor, energía, fuerza, autoridad, expulsar la negatividad.
Forma de rituales: Arder o quemar a fuego lento, producir calor.
Hierbas: Punzantes, espinosas o ardientes, como los cardos, la guindilla y la buganvilla; plantas del desierto, como los cactus: estimulantes, como el café; las semillas en general.
Piedras: Rojas o ígneas, como el jaspe; volcánicas, como la lava; claras, como el cristal de cuarzo.
Metales: El oro, el latón.
Instrumentos musicales: La guitarra y todos los instrumentos de cuerda.
Criaturas: Serpientes, grillos, lagartos, mantis religiosas, mariquitas, abejas, escorpiones, tiburones.
Estación: El verano (la época del calor).
Dirección: El sur (el lugar del calor).
Tiempo: El mediodía.
Instrumento mágico: El cuchillo.
Momento de la vida: La juventud.
Signos astrológicos: Aries, Leo y Sagitario.
Sentido: La vista.
Símbolos naturales: Llamas, lava, objetos calentados.
Símbolos del fuego:
Rige la magia: Con velas, con tormentas, con el tiempo, con estrellas.

Agua

El agua es el elemento purificador, sanador, psíquico y amoroso. Nos inunda cuando vemos a nuestra pareja, nos sumergimos en ella cuando nadamos, nos da vida cuando estamos deshidratados. Refresca las plantas polvorientas después de ponerse el sol. Las tormentas (una manifestación de este elemento) nos empapan.

Pruebe agua pura. Mueva su mano en un arroyo, lago, piscina o recipiente lleno de agua. Sienta su fría liquidez, su suave tacto. Escuche el chorro de agua que llena la piscina. Mientras haga todo eso recuerde que la energía del agua también existe en nuestro interior. La energía de este elemento es vital para nuestro bienestar como humanos, ya que contiene en su interior la esencia del amor.
El amor es la razón primordial para toda magia. El agua es amor (Los 4 Elementos en la Magia).

A continuación se incluyen algunas asociaciones simbólicas del agua:

Naturaleza básica: Fluida, purificadora, curativa, amorosa, tranquilizante.
Tipo de energía: Receptiva.
Color: Azul (el color de las aguas profundas).
Lugares: Lagos, manantiales, ríos, arroyos, playas, océanos, pozos, piscinas, duchas, bañeras, dormitorios (para dormir), balnearios, fuentes, baños de vapor.
Rituales: Purificación, amor, percepción psíquica, sueños, dormir, paz, matrimonio, amistades.
Forma de rituales: Diluir, poner en remojo, lavar, bañar.
Hierbas: Acuáticas, tales como los lirios de agua y las algas marinas; carnosas como las suculentas y las lechugas; amorosas, como las rosas y las gardenias; las flores en general.
Piedras: Transparentes y translúcidas, como la amatista y el aguamarina; azules, como la turmalina azul.
Metales: Mercurio, plata, cobre.
Instrumentos musicales: Platillos, campanas, todos los metales resonantes.
Criaturas: Gatos, ranas, tortugas, delfines, ballenas, nutrias, focas, vacas marinas, la mayoría de pescados y mariscos.
Estación: Otoño (la época de la cosecha).
Dirección: El oeste (el lugar donde se pone el sol).
Tiempo: El crepúsculo.
Instrumento mágico: Una copa, un caldero.
Momento de la vida: La madurez.
Signos astrológicos: Cáncer, Escorpio y Piscis.
Sentido: El gusto.
Símbolos naturales: Conchas, un vaso de agua.
Símbolos del agua:
Rige la magia: Con el mar, hielo, nieve, niebla, espejos e imanes.

Akasha

Los elementos emergen de Akasha la inmutable e imperturbable fuente de todas las energías. Es el reino de la potencialidad, de las promesas, de los senderos todavía no iniciados, de las galaxias aún no formadas, del espacio exterior. Akasha también está presente en nuestros cuerpos. Algunos dicen que la chispa de la vida, la incognoscible fuerza a la que llamamos «alma» es un fragmento de energía akáshica que habita en el cuerpo físico (Los 4 Elementos en la Magia).

A veces se ha creído que Akasha está simbólicamente presente en la Tierra. Más a menudo se la ha visto como Madre (Creadora) de los elementos. Se usa muy poco en magia natural, pero convendría conocer algo sobre su naturaleza.
Primeramente. Akasha es inmaterial. Su energía, que se extiende por todos los rincones del universo, no ha adquirido todavía forma y sustancia. Es la primera fuente de energía que crea y alimenta los elementos.

Por ello, contiene energía de manera completa y equilibrada: tierra, aire, fuego y agua. La siguiente tabla, con algunas asociaciones akáshicas, subraya su naturaleza universal y no se ha realizado para ser utilizada con fines mágicos (Los 4 Elementos en la Magia).

Naturaleza básica: Desconocida.
Tipo de energía: De proyección / Receptiva.
Color: Púrpura o negro.
Lugares: Espacio exterior, lugares vacíos, el Vacío.
Rituales: De naturaleza religiosa.
Forma de rituales: Ninguna.
Hierbas: Ninguna.
Piedras: Ninguna.
Metales: Meteoritos.
Instrumentos musicales: Ninguno.
Criaturas: Ninguna (y todas).
Estación: Todas (y sin embargo ninguna).
Dirección: El norte, este, sur y oeste; también dentro y fuera, arriba y abajo; también, una completa ausencia de direcciones y dimensiones.
Tiempo: La eterna luz de las estrellas.
Signos astrológicos: Ninguno.
Instrumento mágico: Ninguno.
Momento de la vida: La preconcepción; el estado sin alma.
Sentido: Ninguno.
SÍímbolos naturales: Ninguno.
Símbolos de akasha: Ninguno.
Rige la magia: Religiosa.

Fuente: LA MAGIA DE LOS CUATRO ELEMENTOS de SCOTT CUNNINGHAM.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *