Las glándulas básicas en la sanación

Las glándulas básicas en la sanación

Las glándulas básicas en la sanación, según Edgar Cayce. Es allí donde hacen contacto el cuerpo, el alma y el espíritu. Es el sitio donde encarnan los tres. Y donde actúan en simbiosis en el cuerpo físico. Pero hay más.

Las glándulas básicas en la sanación

Las glándulas básicas en la sanación

Las glándulas básicas en la sanación:

Pero a qué se debe?:

-Señor Cayce, denos una enseñanza sobre las glándulas endocrinas y su funcionamiento en el cuerpo humano, su relación con el cuerpo físico y con las energías mentales y espirituales.

– “Una enseñanza para ser útil, requeriría quince o veinte series de conferencias! puesto que el sistema glandular es la fuente de todas las actividades humanas, de todas las disposiciones, de todos los temperamentos, y de la diversidad de las naturalezas y las razas. Se conocen aún muy pocas cosas sobre las actividades de estas glándulas” (escrito en 1937).
Puesto que estamos aún por descubrirlas, o más bien por redescubrirlas. … “el miedo, la cólera, la alegría, cualquiera de estas energías emocionales, está relacionada con una actividad en las glándulas endocrinas, y producen secreciones (hormonales) que van a expandirse dentro del conjunto del organismo…” .

Y cuales son las funciones de estas glándulas endocrinas? “El ojo, la nariz, el mismo cerebro, la tráquea, los bronquios, los pulmones, el corazón, el hígado, el bazo, el páncreas, no pueden tener su propio papel más que gracias al sistema que les permite renovarse, es decir, el conjunto de funciones glandulares”. De ahí el hecho de que este sistema endocrino esté influido por las actividades del alma.

Y es aquí donde está el don del Creador del Hombre. Se puede ver claramente como las glándulas endócrinas están relacionadas con la renovación de las células, con la degeneración o con el rejuvenecimiento. Y esto se hace no solamente a través de las energías físicas, sino a través de las energías del cuerpo mental y del cuerpo espiritual, puesto que las energías glandulares son, podría decirse, las fuentes a partir de las cuales el alma puede habitar el interior de un cuerpo.

– Es pues, a través de estas mini centrales de energía como nuestro cuerpo mental y nuestro cuerpo espiritual pueden actuar sobre nuestro cuerpo físico. Es a partir de estas glándulas que se crea la enfermedad o la curación!. Acuérdense que las actitudes mentales no son ajenas al hecho de tener una uña del pie que crece, o los ojos bien alineados, o la facultad de tener voz a pesar de las emociones, puesto que todas estas manifestaciones físicas funcionan con el trabajo de las glándulas endocrinas (que actúan) sobre el sistema sensorial.

Dicho de otro modo, son estas glándulas las que orquestan todas las actividades del cuerpo físico, su forma, sus manifestaciones, sus percepciones, etc. Cuando Cayce habla de ‘centros glandulares mayores’, designa con esto las principales glándulas endocrinas (es decir, aquellas que secretan hormonas): la pineal, la pituitaria, el timo, la tiroides, las suprarrenales, las células de Leyden (poco conocidas pero importantes) , las gónadas masculinas y femeninas. Hay otras glándulas en el organismo, pero corresponden a lo que la tradición hindú llama ‘los chakras’, que son, las claves de la personalidad humana.

Cada una de estas glándulas corresponde no solamente a una función precisa, sino a una vibración coloreada y tonal, a un elemento de la Tierra , a un signo astrológico y a la influencia de un planeta

– La pituitaria es, dice Cayce, la glándula más alta del cuerpo, está relacionada con la luz y se desarrolla en el silencio. La glándula Pineal es el punto de arranque de la construcción del embrión en el seno de la madre. La Tiroides entra en acción cuando se debe tomar una decisión y actuar. El Timo corresponde al corazón. Las Suprarrenales son nuestro centro emocional y actúan sobre el Plexo Solar. Las células de Leydin son el centro del equilibrio masculino-femenino y en fin, las gónadas son el motor del cuerpo físico.

Señor Cayce, es verdad que la cólera provoca la secreción de venenos a través de las glándulas? Que la alegría tendría el efecto opuesto? Que en ambos casos, son las suprarrenales las que estarían implicadas? Que ellas provocarían reacciones en el plexo solar, reacciones que se propagarían al cuerpo etéreo?

– Si, en efecto, las suprarrenales están principalmente implicadas, pero todas las demás glándulas también están implicadas en el proceso. Por ejemplo, una persona que está criando encontrará que la cólera afecta sus glándulas mamarias, y que el bebé se encontrará perturbado en sus glándulas digestivas. Hígado, riñones y todas las otras glándulas (endocrinas o no), estarán afectadas. No obstante, es verdad que la reacción se produce principalmente en las suprarrenales.

Es que los planetas situados en nuestro tema astrológico tienen una relación y una influencia en las glándulas, de la forma siguiente: la pituitaria estaría relacionada con Jupiter, la tiroides con Urano, el timo con Venus, el plexo solar con Marte, las células de Leydyn con Neptuno, las gónadas con Saturno, es esto correcto?

– Si… pero estas relaciones entre planetas y glándulas varían en cada persona siguiendo sus experiencias de vida. Se trata de energías variables en la naturaleza del hombre  en sí mismo, puesto que está ligado a todas las energías que existen y reacciona ante ello. Pero, acuérdese que no son los planetas los que gobiernan al hombre, sino más bien que es el hombre, en tanto que Hombre de Dios, el que ha gobernado los planetas, puesto que él es una parte de este universo planetario. De este modo, esta correspondencia entre planetas y glándulas endocrinas es solamente relativa, relativamente exacta. Y es aquí, en estas glándulas, donde actúa la aplicación concreta de estas fuerzas planetarias en la vida de los individuos, mejor que verlas como una especie de cobertura que cubriría la cabeza de cada uno (Las glándulas básicas en la sanación).

En esta serie de conferencias (281) Cayce da una sorprendente explicación del Libro del Apocalipsis , que sería – dice él – una descripción simbólica del cuerpo humano (y particularmente del funcionamiento de las glándulas endocrinas en el organismo).

En 1930 dio una lectura para una joven que sufría de problemas nerviosos. A lo largo de esta lectura, Cayce hizo la siguiente alusión:

– Estaría bien que el médico que trata a esta enferma lea el Apocalipsis y lo estudie en relación con este caso. De ahí el trabajo de grupo de estudios constituido en Norfolk por Cayce, para estudiar esta cuestión de la interpretación médica del Apocalipsis. El trabajo de este grupo se ha publicado y da una luz sorprendente sobre el funcionamiento de estas famosas glándulas endocrinas (estas lecturas fueron extraidas de ahí).

Cayce estima, que la enfermedad llega al cuerpo a través de los venenos segregados en los centros glandulares por las actitudes negativas. Inversamente se podría provocar la curación trabajando en un sentido positivo sobre estos centros glandulares. Se debe actuar sobre ellos, reanimarlos, reparar sus energías en movimiento, despertarlos. Cayce aconseja para ello una herramienta de base: la meditación… El explica que cada verso del Padrenuestro corresponde a uno de estos centros glandulares y que la recitación meditativa de esta plegaria puede tener un efecto dinamizante sobre las glándulas endocrinas enfermas. El ‘padrenuestro’ es en principio mucho más antiguo que el judaismo puesto que se le encuentra ya en las plegarias de Akenaton en Tell el-Amarna (Las glándulas básicas en la sanación).

Ver más en: Efecto del Padre Nuestro en el cuerpo

-Señor Cayce, es verdad que el ‘padrenuestro’ provoca la apertura de estos centros glandulares?

-Si, lo es. Esta no es la única via posible, pero es una vía que responderá al deseo de los que buscan un camino para poder comprender como actúa la Fuerza Creadora de Dios (sobre el cuerpo). (Conferencia 281-29) (Las glándulas básicas en la sanación).

Información sobre Edgar Cayce?

Año tras año, miles de personas, en el mundo entero, descubren la vida y la obra de un hombre que fue semejante a tantos otros en muchos sentidos, esposo amoroso, padre de dos hijos, fotógrafo apasionado, catequista ferviente y aficionado a la jardinería; pero que se destacó por su talento psíquico, uno de los más vastos y fiables de todos los tiempos. Este hombre se llamaba Edgar Cayce. Durante cuarenta y tres años, efectuó “lecturas” en un estado de sueño autohipnótico, con la finalidad de ayudar a la gente. Se tendía en un sofá, cruzaba las manos sobre el plexo solar y entraba en trance. Entonces, bastaba indicarle el nombre de alguna persona y el lugar en que ésta se hallaba, dondequiera que fuese, para que pudiera hablar de ella y contestar las preguntas que se le hicieran acerca de la misma. Cayce generalmente disertaba con su voz habitual; una estenógrafa anotaba lo que se decía en la sesión, luego lo escribía a máquina, enviaba el original al interesado y archivaba el duplicado (Las glándulas básicas en la sanación).

Fuente:

-Obras y fundación Edgar Cayce.

Comparte este artículo

Un comentario en “Las glándulas básicas en la sanación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *