La Prostatitis Síntomas Bloqueo Emocional Hábitos de Vida

La Prostatitis

La Prostatitis es una afección urológica más común en los varones menores de 50 años. Los síntomas de la prostatitis son variados, aunque los más característicos son el dolor pelviano, los trastornos urinarios y la disfunción sexual.

La Prostatitis

La Prostatitis

La Prostatitis 

    Síntomas Bloqueo Emocional Hábitos de Vida

Hace referencia a una afección que comprende una gran variedad de alteraciones que abarcan desde una infección bacteriana aguda o subaguda, a síntomas inespecíficos del tracto inferior genitourinario

La Prostatitis, Síntomas

Los distintos procesos infecciosos o inflamatorios que afectan al área uretro-próstato-vesicular cursan con sintomatología similar. Los trastornos urinarios más frecuentes están representados por la disuria (ardor o dolor al orinar), imperiosidad (necesidad repentina e incontrolable de orinar) y polaquiuria (necesidad de orinar con una frecuencia superior a lo normal), tanto diurna como nocturna, micción dolorosa, e incluso retención aguda de orina.

En el caso de los síndromes crónicos de prostatitis algunas veces los síntomas son escasos o inexistentes, comportando únicamente alteraciones en el semen que condicionan infertilidad. En otras ocasiones, predominan los síntomas sexuales como la disminución de la libido, la pérdida total o parcial de la erección, la eyaculación dolorosa, la eyaculación precoz, la hemospermia (sangre en el semen) o la infertilidad.

Pero lo más habitual es la existencia de dolor pelviano y síntomas urinarios. El dolor es referido a áreas dispares: suprapúbico, perineal, lumbosacro, escrotal, peneano y cara interna de los muslos.

De todos los síntomas de la prostatitis señalados, ninguno de ellos es específico de un tipo determinado de afección prostática, excepto la forma aguda de infección de esta glándula, en la cual la clínica presenta unas características muy bien definidas con fiebre, mal estado general, disuria, dolor perineal espontáneo o con la micción y, en ocasiones, retención aguda de orina.

Bloqueo físico

La próstata es una glándula anexa al aparato genital del hombre, que se encuentra situada alrededor de la uretra y debajo de la vejiga. Ésta secreta un líquido que constituye la mayor parte del esperma. Su función es diluir el líquido espermático muy espeso, nutrir y proteger a los espermatozoides y asegurar su activación. Los problemas de próstata más comunes son la INFLAMACIÓN, los TUMORES y el CÁNCER.

Bloqueo mental

Esta glándula es el enlace entre el cuerpo humano y el centro de energía (chakra) sacro, la energía del poder de crear. Los problemas de la próstata son mucho más frecuentes después de los 50 años. Le indican a quien los sufre que deja que le moleste una situación en la cual siente impotencia, una situación que no puede controlar a su antojo. Se cansa de la vida. Estos problemas le indican que no puede controlarlo todo en la vida y que a veces el universo nos envía situaciones que nos ayudan a soltarnos con el fin de crear otra cosa mejor.

Cuando el hombre experimenta un sentimiento de impotencia, al mismo tiempo su libido disminuye. Esta disminución es simplemente un reflejo de lo que sucede en su interior.

Bloqueo emocional

Tu problema de próstata tiene como finalidad ayudarte a restablecer contacto con tu poder de crear tu vida. Deja de creer que porque envejeces, eres menos poderoso y menos capaz de crear. Es cierto que el cuerpo se deteriora con el tiempo y ello es natural. Sin embargo, esta es la ocasión ideal para que utilices todas las fuerzas emocionales y mentales que has adquirido con el paso de los años y crees otra cosa, permitiendo que los más jóvenes te ayuden físicamente. Debes dejar de creer que porque decides delegar, pierdes valor. Al contrario de eso se llama sabiduría.

Bloqueo espiritual y conclusión

La próstata está vinculada a mi sentimiento de potencia y capacidad sexual. Ya que son frecuentemente los hombres mayores que padecen de trastornos de la próstata, debo preguntarme:

¿Estoy satisfecho y a gusto en mi sexualidad? ¿Vivo frustración, impotencia o quizás incluso confusión de cara a mi sexualidad y también frente a mi búsqueda de una pareja quizás más joven? ¿Sería mejor dejarlo todo?

Quizás ahora me siento inútil, ineficaz, incapaz de ser un “hombre verdadero”. Vivo el miedo intenso de no estar en las normas sexuales implantadas por la sociedad. Debo aprender a des culpabilizarme y a dejar de estar tenso en cuanto a la “excelencia” que requiere la sociedad por parte mía. Debo tomar consciencia de mi valor no según mis “hazañas sexuales” sino mirando todas las bellas cualidades humanas que poseo. Si tengo una dificultad en la próstata, debo preguntarme si vivo dificultad y culpabilidad frente a mis nietos o frente a mis propios hijos que, incluso adultos, son aún para mí, unos “pequeñines” y “frágiles”.

Tengo miedo de que éstos estén en peligro, bien moralmente bien físicamente, y sobre todo frente a cualquier situación que puede estar vinculada con la sexualidad y que aparece a mis ojos como sucia o que sale de las normas habituales y establecidas por la sociedad.

Si no tengo hijos ni nietos, la dificultad puede vivirse con un sobrino o un niño del barrio que considero “como formando parte de la familia”. Debo aprender a hacer confianza y el hecho de tener miedo de que suceda algo grave o algún daño a la gente a quien amo sólo atrae más el objeto de mi temor. Tengo confianza en que todos estamos guiados y protegidos interiormente, incluidos los por quienes me preocupo. Así evitaré el desarrollo del cáncer de la próstata.

Hábitos de vida

Siempre es bueno tener en cuenta los hábitos de higiene en nuestra vida. Así evitaremos muchos inconvenientes de este tipo. Para ello una buena higiene diaria es recomendable. Así como la adecuada higiene post coito. Y utilizar los cuidados adecuados de prevención como el preservativo a la hora de tener relaciones sexuales. Así como una buena higiene alimentaria.

Conclusión:

Cuando tenemos algunos de estos síntomas debemos recurrir al especialista médico para tener un diagnóstico y de allí seguir el tratamiento y terapéutica que nosotros elijamos. Algo que siempre debemos tener en cuenta.

Fuente:

-webconsultas.com
-Sanate y sana
-Propia

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *