Hasta nunca reumatismo

Hasta nunca reumatismo

Hasta nunca reumatismo podemos decir sabiendo el motivo que la origina. Y mientras tanto usar productos generosos que nos ayudan e incluso una buena dieta.

Hasta nunca reumatismo

Hasta nunca reumatismo

Hasta nunca reumatismo:

“Vivir sin enfermedad”, Ernst Günter una vez publicó una interesante receta para el tratamiento de la artritis, gota, ciática, reumatismo y otras afecciones inflamatorias y dolorosas de las articulaciones, las caderas, dedos de manos y pies, rodillas y talones dolorosos.

El fármaco se hace en forma de revestimiento el cual se aplica en los lugares dolorosos y que actúa directamente sobre el lugar donde está el problema.

Ingredientes:

Papa
Cebollas
Linaza

Procedimiento:

Remojar una cuchara completa de semillas de lino en 2-3 ( 100 o 150 ml ) onzas de agua. Cocinar durante unos diez minutos hasta que las semillas de lino hacen una mezcla.

Al mismo tiempo, lava las papas con todo y cáscara. También lava la cebolla. Cuando el agua con la linaza se enfríe, agregar la cebolla y la papa y mezclar todo junto. Escurrir el exceso de líquido de la mezcla.

Si tienes problemas con los dedos, los dedos del pie o los talones, poner la mezcla en unos guantes o calcetines viejos, luego póntelo en las manos o los pies y envuelve en una bolsa, de modo que el exceso de líquido no pueda salir.

Cuando se trata de otras partes del cuerpo como las caderas, la columna vertebral, costillas, rodillas, etc. te sugerimos primero poner la mezcla en una gasa y luego colocarla en la zona afectada, envolver toda la zona con alguna venda para que se concentre en la zona afectada. Debes mantener la gasa durante la noche y lavar con agua y jabón en la mañana.

Nota: Si la cebolla irrita la piel o causa enrojecimiento, primero puedes untar un poco de aceite de oliva o simplemente puedes envolver la mezcla con un poco más de gasa.

Repite el procedimiento cada vez que puedas hasta que el problema salga de tu cuerpo.

Origen y sanación:

El reuma se define por una afección dolorosa aguda y generalmente crónica que molesta el buen funcionamiento del aparato locomotor. Tendré rigidez en las articulaciones, esto haciendo los movimientos más difíciles. Esto manifiesta mi rigidez, mi inflexibilidad y mi obstinación frente a ciertas personas o ciertas situaciones. Temo que me hieran, por lo tanto voy a enseñar una imagen diciendo que estoy “encima de todo”, que “todo va bien” aunque en mi interior, no es el caso. En mi mundo mío, me consideraré como la víctima de las injusticias que me suceden. Pensaré sin parar en mis “pequeñas desgracias”, esto llevando a crítica, bien hacía mí – mismo o hacía los demás. No me doy ninguna probabilidad; soy exigente y me parece que la vida que pruebo tiene un sabor amargo. Debo preguntarme si estoy atormentado con relación a una situación en la cual vivo ambigüedad; “¿Lo hago o no?” “¿Lo pego o no lo pego?”, etc. Vivo un conflicto de separación en mi interior en el cual, por ejemplo, de cara a mi niño, quiero estar cerca de él, pero no puedo. Si pegué a mi niño y luego me sabe mal, hay muchas probabilidades para que la mano que efectuó el gesto esté afectada por el reuma. Mi estima propia está pues en su más bajo nivel porque me desvalorizo sin cesar. Estoy preocupado por los demás, sobre todo cuando se trata de mis hijos. Me apoyo en ellos porque frecuentemente son mi razón de vivir y el motivo que me hace andar. Si están heridos, si caen, tengo miedo de que no puedan levantarse y me pregunto: “¿Qué más hubiese tenido que hacer, o de qué otra forma?” La culpabilidad y la responsabilidad son grandes y la desvalorización también. Tomo consciencia de mi gran necesidad de amor. Aprendo a tener cuidado de mí y a asumir mis emociones, porque todas son positivas y me permiten conocerme mejor. Me pongo al volante de mi vida y, de víctima que era, paso a ser creador de mi vida. Sé que todo es posible. Basta con tener paciencia y aceptar andar al propio ritmo evitando ponerme en tensión o apresurarme (Hasta nunca reumatismo).

Reumatismo:

El reumatismo, o más precisamente las enfermedades reumáticas, atacan al sistema articular. Aun cuando en el reumatismo se asocian en diversos grados algunas características comunes (dolor, impotencia funcional y rigidez), se distinguen dos categorías principales: el reumatismo degenerativo (véase artrosis) y el reumatismo inflamatorio (véase artritis).

Comparte este artículo

One thought on “Hasta nunca reumatismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *