Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos. La homeopatía permite prevenir y tratar los malestares leves del embarazo, ayuda a prepararse para el parto y puede facilitar el postparto.

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

 

 

 

 

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

El embarazo es un periodo de transformación general del cuerpo de la mujer, asociado con una secreción masiva de hormonas indispensables para el buen curso de la gestación.
Aparte de diversas afecciones obstétricas que no se mencionarán aquí y cuya prevención requiere
de vigilancia rigurosa por parte de un especialista, el embarazo a menudo se acompaña
de distintas manifestaciones benignas, a veces muy molestas, que pueden combatirse
eficazmente con homeopatía. Ésta puede contribuir también a una buena preparación para el parto y facilitar el postparto y la lactancia.

Tratamiento homeopático

El enfoque es el mismo cuando la mujer consulta al médico homeópata por embarazo
que por cualquier otro motivo. Sólo un interrogatorio detallado de la paciente permitirá
determinar sus síntomas más personales y elegir un remedio eficaz. Existe, empero,
una característica: el énfasis particular en todas las modificaciones ocurridas a partir
del inicio del embarazo (cambios en la conducta, antojos, aversiones alimentarias peculiares, etc.).

Durante el embarazo

La homeopatía, que ofrece la ventaja de no conllevar ningún riesgo tóxico para el feto, puede aliviar fácilmente numerosas molestias menores frecuentes, como náuseas, fatiga, dolor en las piernas, hemorroides, estreñimiento, etc. Como ejemplo pueden mencionase Collinsonía canadensis, Aesculus hippocastanum o Lachesis mutus para aliviar las hemorroides, o Colchicum autumnale, uno de los
múltiples remedios posibles contra la náusea, que se prescribe cuando oler o simplemente
pensar en los alimentos provoca náuseas, si el menor movimiento las agrava y si la paciente
tiene antojos de diversos alimentos que se transforman en aversión en cuanto los huele.

Las contracciones prematuras también pueden ser objeto de un tratamiento homeopático, paralelamente a la vigilancia obstétrica y el tratamiento clásico.

Preparación para el parto y facilitación del trabajo de parto

El tratamiento adecuado de una mujer durante el embarazo puede permitirle enfrentar el parto con serenidad. Desde el punto de vista de la homeopatía, lo ideal es prescribir en forma preventiva un remedio específico para la paciente, su “similimum”, poco tiempo antes del parto, durante el parto, si fuera preciso, y en el postparto.

El cuadro de abajo menciona diferentes remedios que pueden serle útiles durante el trabajo de parto si usted presenta los síntomas descritos, en caso de que no se haya determinado el “similimum” que le corresponde.

Postparto y lactancia

La homeopatía puede acompañar a la joven madre durante la etapa del postparto, a veces delicada, ayudarla a superar la depresión postparto (depresión pasajera que ocurre a menudo en el periodo que sigue al nacimiento de la criatura) o cuando no se restablece bien del embarazo o del parto. En cuanto a la lactancia, numerosos remedios favorecen la secreción de leche (Lac canínum, Urtica urens, Zinoim
metallicum), en tanto que algunos otros pueden tratar distintos incidentes como las grietas en el pezón (Graphites, por ejemplo) o la subida dolorosa de la leche.

Atención de la criatura por nacer

Se sabe que la criatura en el útero se resiente por las perturbaciones emocionales de la mujer encinta. Así pues, es posible atender a un niño antes de nacer si se administra un remedio homeopático a la madre.
Por otra parte, cuando se atiende a un lactante, siempre se interroga a los padres sobre las circunstancias del embarazo para encontrar el remedio adecuado para la criatura.

Precaución:

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

Embarazo y Parto en Homeopatía Prevención Usos

Algunas manifestaciones que se presentan en el embarazo como hemorragias, aumento de peso súbito y considerable, retención de líquidos, dolores de cabeza, contracciones, pueden ser signos de alteración grave que ponga en peligro la salud del niño por nacer e incluso de la madre. Toda manifestación anormal debe ser motivo de consulta inmediata al obstetra la homeopatía solo se recomienda en el tratamiento de las afecciones graves del embarazo junto con un tratamiento clásico.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *