El amor es un extraño adorable

El amor es un extraño adorable

El amor es un extraño adorable que se mete dentro de uno, vaya a saber de que modo. Sin embargo por más extraño que sea, vivimos soñando con él.

El amor es un extraño adorable

El amor es un extraño adorable

El amor es un extraño adorable:

Cuando llegan esos días donde no tienes cara ni cuerpo, me pongo a sentir un mundo de sensaciones que debo llevar a la palabra. Suele acompañarme alguna melodía que ayuda a ambientar lo que debo expresar. Se mezclan rostros situaciones y sensaciones que modulan las frecuencias de mi cuerpo haciendo que vibren como un diapasón en la caja de una guitarra haciendo eco. Un eco que hace que vibren las cuerdas de mis fibras más íntimas y generando una arremolinada ondonada de vibraciones amorosas.
Pasando del amor Más intenso y melancólico al amor más puro e incondicional hacia mi especie.
Claro que huele a aroma de mujer pero va más allá. No hay un solo rostro veo miles. Y aunque me atasque en alguno, solo es un hilo que me lleva hacia el camino a seguir.
Puedo sentir entonces los corazones palpitando de millones de seres sintonizados como yo.
Puedo asociarlo a tu boca y la carcajada de aquella otra. Siento tu grito en mi boca, como veo caer tus lágrimas de estremecimiento.
Puedo sentir las voces de todos aquellos que derraman amor, bien o mal, como pueden o como les sale. No lo juzgo, lo siento como si fueran células de mi cuerpo.
Y aumenta la vibración y recuerdo sentirte estertoreamente sacudirte como un volcán donde tu frecuencia rítmica llega al máximo de la escala Richter.
Amor, de cuantas formas te manifiestas. Siento montones de personas atragantadas con su amor sin poder salir y angustiadas por no encontrar canales por los que salir.
No importa que necesite hoy tu cuerpo o tu sonrisa.
Que sea un abrazo o un alimento. Hasta una moneda puede hacer la diferencia. Realmente es así.
No has sentido dar una limosna de 100 pesos o más porque debías montones que dejaste de dar.
Has preguntado porque ocurre? Porque nos limitarnos en dar y sentimos verguenza.
Estamos tan aferrados a dogmas y programas mentales que no son nuestros.
Me recuerdo de niño y ser a veces tan diferente en ciertas actitudes.
En otras recuerdo haber mejorado. Con eso puedo seguir siendo. Porque me da esperanza que sigo creciendo y siendo mejor.

Puedo recordar en el camino a mi cielo el calor y suavidad de tu piel:

No dejar de acariciarte.
Tampoco puedo evitar pensar en el Padre y la emoción que me envuelve al recordarlo.
Me he visto a mi mismo como mi ser superior y me he sentido tan bello, no peco de vanidad, tampoco de hipocresía. Me he sentido bien conmigo mismo.
Pero siento de nuevo el hecho de escribirte aunque no pueda abarcarte.
Y será porque cada vez que esto pasa me uno más a esa altísima vibración de mi ser que me lleva a crear arte. No interesa que sea mejor o peor. Solo importa aumentar la vibración y acercarme más a ese amor del uno y del todo.
Es tan bello, tan dulce y me hace sentir tan liviano y ligero que puedo elevarme y volar allí a donde te encuentres, con tus mil rostros y sonrisas.
Sí, siempre las sonrisas. Sabés que amo las sonrisas, es lo primero que disfruto de tu ser, de cada ser. Las puedo reconocer a todas, como en una época podía reconocerlas por sus muslos, será porque no puedo evitar asociar al amor con la mujer.
Pero hoy hablo del amor universal y se siente. Hoy puedo sentir como todos estamos conectados a ese amor.
Por eso no quiero parar de escribirle. Pero es suficiente hoy con lo que he dicho.
Tengo muchos días y muchas palabras aún para dedicarle.

Incluso para aquellos que nadie escribe y que buscan en una frase algo que los refleje. Que les muestre una salida. Porque sus amores han partido o por mil razones más. No encuentran consuelo.
A todos esos mis hermanos, puedo decirles que todo llega, el consuelo , el amor, la alegría y las palabras que los acompañen en ese peor momento y más triste de su vida.
Porque siempre hay alguien que escribirá algo para que te sientas mejor y te acompañe en tu momento mas oscuro de dolor.
Aunque no lo sepas muchos estamos pidiendo y pensando en tí en este momento y haciendo cadenas de oración y levantándote en brazos, o abrazándote para confortarte (El amor es un extraño adorable).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *