Conceptos básicos en Homeopatía Como Nace una Terapia Natural

Conceptos básicos en Homeopatía: Samuel Hahnemann 1841

Conceptos básicos en Homeopatía. Trata sobre las bases de la homeopatía. Sus formas de interrogar al paciente, la manera en que se medica. Una ciencia nacida de la experimentación y la cual llevó a elaborar la técnica en que trabaja. La verdadera medicina utilizada por los padres de la medicina como Hipócrates y sus seguidores. Hahnemann con 90 medicamentos homeopáticos curaba infinidad de enfermedades incurables en su época. Hoy se cuenta con más de 600 medicamentos estudiados. No se han estudiado más por falta de inversiones.

Conceptos básicos en Homeopatía

Conceptos básicos en Homeopatía: Samuel Hahnemann 1841

Conceptos básicos en Homeopatía

En su práctica cotidiana, los médicos homeópatas emplean recopilaciones llamadas “Materias médicas”, elaboradas a partir de observaciones experimentales muy específicas. Aquí descubrirá usted una versión simplificada y abreviada, con unos 180 remedios que se prescriben frecuentemente. Se dividen en 24 “Principales medicamentos” y un “Diccionario de otros medicamentos.”

Experimentación o patogenesia

La homeopatía se basa en la experimentación de sustancias de origen mineral, vegetal y animal en individuos sanos, para determinar los diferentes síntomas que pueden provocar (Conceptos básicos en Homeopatía).

La primera experimentación

En 1790, Samuel Hahnemann realizó la primera experimentación (o patogenesia) de la historia al probar sobre sí mismo los efectos de la quina, y así sentó los cimientos de la homeopatía. En los años
siguientes, ayudado por sus discípulos, amplió sus experimentaciones para incluir un número creciente de sustancias, trabajo que se ha continuado y enriquecido hasta la fecha.

Métodos actuales

Desde el siglo XDC, las técnicas de experimentación han adquirido un mayor rigor científico. Su principio consiste en administrar, según un protocolo preciso, una sustancia diluida y dinamizada a individuos previamente saludables. Todos los síntomas de cada sujeto se observan y registran con precisión (molestias aparecidas con sus modalidades, nuevas sensaciones, síntomas que existían y se curaron, manifestaciones mentales, sueños, etc.). Al terminar el estudio, esta información se publica en una recopilación completa llamada

Materia médica.

Las materias médicas

El homeópata consulta cada día estas obras para buscar entre más de tres mil remedios experimentados el que corresponda mejor a los síntomas de su paciente.

Descripciones minuciosas

Las materias médicas presentan descripciones muy detalladas de cada remedio. La más completa, la de Timothy F. Alien, tiene más de siete mil páginas, y la descripción del remedio Sulphur puede abarcar más de 140 páginas. Para que lasmaterias médicas puedan ser accesibles y utilizables por todos, es indispensable presentar un compendio muy resumido de las mismas.

Conocimiento de los remedios

A partir de su conocimiento de las materias médicas, el homeópata emplea, según el caso, uno u otro de los diversos niveles de similitud existentes entre un paciente y una sustancia.

De lo superficial a lo profundo

Así pues, superficialmente, el homeópata sólo tomará en cuenta la enfermedad local (por ejemplo, una gastritis). Un poco más profundamente, corregirá un terreno alterado (digestivo, por ejemplo).
Por último, de manera profunda, buscará un remedio “similimum” (o tratamiento “constitucional”) de alto nivel que abarque el trastorno local y el terreno perturbado, pero también las características psicológicas y emocionales de la persona. Así obtendrá una acción mucho más profunda y curativa que con un remedio de similitud superficial.

Principales medicamentos

Desde Argentum nitricum hasta Sulphur, aquí le presentamos veinticuatro grandes remedios homeopáticos, seleccionados porque’se conocen bien y se prescriben con frecuencia.

Bases de la selección

AJ lector novel le será útil conocer estos 24 medicamentos, que los médicos homeópatas emplean con gran frecuencia. Se trata de remedios particularmente experimentados y por ello muy bien conocidos. Aquí encontrará usted una descripción general, acompañada por una ilustración que simboliza la persona a la que corresponde cada uno de ellos. Esta selección no significa en absoluto que los demás remedios sean menos importantes.

MODO DE EMPLEO DE LA SECCIÓN ‘MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS”

Esta sección tiene por objeto que usted comprenda mejor las prescripciones de su médico y que pueda tratar los problemas leves (Conceptos básicos en Homeopatía).

Información presentada

Para cada medicamento, usted encontrará:

• Información general (rasgos característicos o efectos principales, nombre común, origen).
• Usos habituales (usos comunes o muy específicos que es útil conocer).
• La sección “A quién le conviene este remedio” que incluye, bajo
“Personalidad y conducta”, los rasgos característicos de la persona a quien le corresponde este remedio y, en “Trastornos generales”, sus características principales.

• La sección “Trastornos locales”, con algunos trastornos y afecciones que la persona es susceptible de presentar.

Cómo curarse usted mismo

Después de buscar cómo curar una afección benigna (en la sección “Cómo curarse con homeopatía” o al final del libro, en “De los síntomas al tratamiento”), es importante que usted lea la descripción del remedio seleccionado para ver si su imagen parece corresponderle. Si usted duda entre varios medicamentos, esta lectura le permitirá decidirse. Para un empleo muy especifico (propuesto en un cuadro o bajo el título “Usos habituales” de la descripción de un remedio), es posible que la imagen no concuerde; en efecto, a veces se emplea la acción superficial de un remedio (en una dilución baja) para tratar un padecimiento agudo.

Cómo elegir el remedio

Por fortuna, ninguna persona presenta todo el conjunto de síntomas y trastornos descritos para cada remedio. Usted se identificará con algunos síntomas, pero no con todos. Se trata de tendencias y predisposiciones generales. Además, como la descripción de los remedios está resumida, puede suceder que sus trastornos no aparezcan mencionados en ella.

Argentum nitricum

Este remedio le corresponde a personas impulsivas, que siempre están de prisa, viven en una carrera perenne y tienen poca confianza en su propio éxito.

Nombre común

Nitrato de plata.

Origen

El nitrato de plata no existe en estado natural. Se obtiene por la acción del ácido nítrico sobre la plata. Después, el remedio se prepara por dilución.

Usos habituales

Este medicamento se prescribe en caso de ansiedad previa a un examen, prueba, cita o acontecimiento importantes, y también en caso de diarrea de origen emocional. Puede compararse con Gelsemium sempervirens, Lycopodium clavatum, Phosphoricum acidum y Aethusa cynapium.

¿A quién le conviene este remedio?

Personalidad y comportamiento

Precipitación.

La persona tiene la sensación de que el tiempo pasa muy rápido. Es impulsiva, a menudo agitada, y desea que las cosa se hagan rápidamente. Corre en lugar de caminar, presiona a los demás, se apresura, llena de ansiedad, para llegar a tiempo a una cita ó para tomar un tren, al tiempo que hace mil
cosas en el último momento (Conceptos básicos en Homeopatía).

1 Ansiedad. La persona se siente ansiosa por su salud. Vive por adelantado y siente, por ejemplo, un miedo importante antes de un examen o una reunión. Tiene miedo al fracaso.

Temores.

A menudo tiene la impresión de estar abandonada, desamparada. Siente entonces necesidad de hablar con alguien por miedo de estar sola o, por el contrario, se muestra indiferente cuando está acompañada.
En ocasiones teme perder la presencia de ánimo.
Tiene vértigo, sobre todo en las montañas, y a veces incluso en lo alto de una escalera.

Puede tener el impulso irracional de arrojarse desde lo alto por una ventana o bajo un tren.

También, cuando pasa frente a edificios altos o por una calle angosta, puede sentir que todo va a derrumbarse a su alrededor. Puede sentir malestar en los túneles, ascensores, estacionamientos
subterráneos (claustrofobia) y en los grandes espacios abiertos o lugares públicos (agorafobia).

Trastornos generales

• Debilidad con temblores.
• Sensaciones diversas de hinchazón.
• Dolores huecos, punzantes como una astilla o de compresión interna.
• Síntomas del lado izquierdo.

Variación de los síntomas

Factores de agravación: la ansiedad, la emoción, el miedo, los lugares encerrados, la presión externa, las muchedumbres, el calor en todas sus formas, las ropas apretadas, los dulces, antes de medianoche, el comienzo o el transcurso de la menstruación (Conceptos básicos en Homeopatía).
Factores de mejoría: el aire fresco, el aire libre, el movimiento, los eructos, un baño frío.

Preferencias alimentarias

Deseo intenso de dulces (a veces come incluso terrones de azúcar), bebidas frescas, sal, queso, incluso fuerte, o por el contrario, aversión hacia los dulces o el queso.

Trastornos locales

Cabeza

• Sensación de expansión, de congestión de la cabeza, acompañada de pulsaciones que obligan a aflojar la camisa o la corbata

•Dolores de cabeza que mejoran con una banda
apretada.

Cara

• Rostro surcado de arrugas que da un aspecto senil.
Ojos • Conjuntivitis purulenta, sobre todo en el niño pequeño.

Garganta

• Dolor de garganta con sensación de una astilla enterrada al deglutir
• Impresión de tener la garganta oprimida
• Espasmo esofágico
• Enronquecimiento crónico
• Laringitis crónica de los cantantes
• Afonía.

Aparato respiratorio

• Tos sofocante, como si tuviera un cabello en la garganta

• Tos que se agrava al reír, al inclinarse hacia delante, al subir las escaleras, antes de la menstruación
• Necesidad extrema de aire fresco.

Corazón

• Palpitaciones que se agravan al acostarse del lado derecho

• Ansiedad acompañada de palpitaciones y de pulsaciones en todo el cuerpo.

Estómago

• Muchos trastornos gástricos acompañados de eructos

• Distensión dolorosa en la boca del estómago, acompañada de intensa ansiedad

• Úlcera con dolor que se irradia hacia el pecho, los hombros y el vientre
• Necesidad de eructar, pero cuesta trabajo (Conceptos básicos en Homeopatía).

Intestino

• Cólicos acompañados de distensión y de flatulencias, con sensación de que el vientre va a explotar     • La persona no tolera tener el vientre apretado por la ropa                                                                        • Diarrea crónica, debida con frecuencia a trastornos emocionales                                                            • Diarrea de anticipación (antes de un examen, una entrevista, etc.).

Aparato urinario

• Dolor ardoroso durante y después de la micción, con la uretra en carne viva, que difícilmente deja pasar las últimas gotas de orina, como si tuviera una astilla.

Aparato genital femenino

• Prolapso! Hemorragias entre menstruaciones debidas a trastornos emocionales por cambios de vida   • Menstruaciones irregulares, demasiado frecuentes, retrasadas o que duran  sólo un día.

Espalda

* Dolores vertebrales durante la noche                                                                                                        • Pesadez del sacro que se extiende hacia las caderas como un tirón                                                       • Deseos de estirarse y de caminar.

Extremidades

• Temblóres con debilidad general. Temblor de las manos hasta el punto en que ya no puede escribir.

Sueño

• Insomnio por exceso de imaginaciones.

Fiebre

• Escalofríos acompañados de náusea
• Escalofríos cuando está desabrigado, pero se ahoga al abrigarse • Fiebre sin sed.

La persona puede sentirse como aplastada al caminar entre edificios altos o por calles estrechas.

La persona Árgentum nitricum se apresura todo el tiempo para no llegar tarde.

El nitrato de plata se presenta en forma de cristales transparentes.

Árnica montana

Este medicamento, prescrito con frecuencia para los traumatismos, también puede ser un remedio constitucional (Conceptos básicos en Homeopatía).

Nombres comunes

Árnica, tabaco de las montañas.

• Origen

El Árnica montana es una planta herbácea de la familia de las compuestas o asteráceas. La tintura madre se prepara con la planta completa, recogida durante la floración en verano.

El árnica (llamada también “tabaco de las montañas”) crece en regiones montañosas.

• Usos habituales

Este medicamento se prescribe en caso de cardenales (mo retoñes), hematomas debidos a un traumatismo, agujetas por esfuerzo muscular excesivo. También está indicado en caso de trastornos infecciosos acompañados de sensación de magulladura y de características mentales específicas, así como después de sustos o enojos intensos.

¿A quién le conviene?

Personalidad y comportamiento

Ansiedad. La persona tiene temores muy variados. Llega a temer una muerte súbita.
Despierta a veces durante la noche con la angustia de un infarto, aunque su estado físico sea bueno. Tiende a hablar dormido.

Relaciones con los demás y con el entorno.

No le gusta mucho hablar pero, a veces, puede mostrarse muy locuaz. Teme que lo toquen cuando está enfermo, incluso que se le acerquen. Puede ser un “dictador doméstico'”, que impide a los demás actuar y hace todo por ellos. Muy afanosa, la persona Árnica montana necesita ser útil e incluso sentirse indispensable.
A veces siente fobia de los grandes espacios.

Reacciones a la enfermedad.

Después de un traumatismo físico o en el curso de una enfermedad aguda, la persona tiene un humor
taciturno y pesimista. Indiferente, responde apenas a las preguntas y tiende a encerrarse en sí misma. Presenta a veces una agitación física que contrasta con esta apatía, En caso de delirio febril, a menudo tiene visiones de cementerios o de personas muertas. Aun cuando esté enferma, se niega a ver a su médico o a dejarse ayudar, asegurando que está bien.

Trastornos generales

• Agujetas después de un traumatismo o cuando hay una infección.
• Agitación física porque ninguna posición le parece cómoda.
• Los eructos, el aliento y los gases intestinales pueden tener olor a huevo podrido.

A menudo se prescribe Árnica montana para los traumatismos musculares.

• Los trastornos se manifiestan a menudo de manera bilateral y simétrica.
• La cabeza está caliente pero el cuerpo y las extremidades están fríos.
• Tendencia a sangrar fácilmente y a presentar cardenales (moretones, equimosis).

Variación de los síntomas

Factores de agravación: ser tocado, hablar, acostarse sobre el lado izquierdo.
Factores de mejoría: la noche, un baño frío, estar acostado con la cabeza baja.

Preferencias alimentarias

Deseo de cerveza, de whisky, de alimentos ácidos (Conceptos básicos en Homeopatía).
Aversión hacia la carne, la sopa, la leche, el tabaco (incluso entre los fumadores).

Trastornos locales

Cara

• Cara roja, congestionada                                                                                                                           • Enrojecimiento de una sola mejilla.

Nariz

• Punta de la nariz fría                                                                                                                                  • Hemorragia después de un acceso de tos.

Boca

• Mal aliento.

Garganta

• Ardor                                                                                                                                       • Enronquecimiento después de hablar mucho y después de exponerse al frío húmedo.

Aparato respiratorio

• Tos seca e irritante                                                                                                                                     • El niño llora durante y después de la tos. Se toca el pecho al toser, tose de noche sin despertarse.

Corazón y circulación

• Sensación de que los latidos del corazón sacuden el cuerpo
• Dolor repentino, como si el corazón estuviera apretado (Conceptos básicos en Homeopatía).

Estómago

• Sensación de compresión del estómago
• Dolor al comer                                                                                                                                            • Vómitos fétidos, con eructos con regusto a huevo podrido
• Hambre imperiosa por la noche                                                                                                                 • Sed constante, sin deseos de una bebida precisa.

Intestino

• Evacuaciones irritantes, a veces involuntarias                                                                                           • Inflamación del intestino (enteritis) en verano, acompañada de problemas urinarios                               • Deseos incesantes de defecar durante la diarrea, aun sin expulsar nada                                                 • Necesidad de recostarse tras cada evacuación.

Aparato genital femenino

• Menstruaciones adelantadas y abundantes.

Embarazo

• Los movimientos de la criatura despiertan a la madre por la noche y provocan náuseas                         • Trabajo de parto débil, poco eficaz                                                                                                     •Dolor genital después del parto.

Extremidades

• Dolores después de un ejercicio intenso o un tiempo húmedo que se inician en la parte baja del cuerpo y van subiendo
• Sensación de esguince o de luxación en las articulaciones                                                                       • La cama le parece demasiado dura.

Piel

• Cardenales al menor golpe.
Sueño • Bostezos frecuentes al anochecer, sin sentir sueño                                                                       • Insomnio agitado en caso de fatiga intensa                                                                                               • Pesadillas.

Fiebre

• Escalofríos como si le recorriera el cuerpo agua fría                                                                                 • La cara está roja y caliente en tanto que el cuerpo o las extremidades están fríos                                   • Percepción de calor interno
• Transpiración intensa por la noche (Conceptos básicos en Homeopatía).

Información complementaria

Si usted desea saber más, he aquí algunas obras empleadas por los médicos homeópatas:

Vannier, León: La práctica de la homeopatía. México, Editorial Porrúa, 1991;                                 Vannier,   León: Materia médica homeopática. México, Editorial Porrúa, 2000 (reimpresión);               Días Mateos, Paloma: Eí botiquín homeopático en casa. Madrid, Editorial EDAF, 1997;                     Cióse, Stuart: El genio de la homeopatía.
Conferencias y ensayos sobre filosofía homeopática. Sevilla,
Colegio de Médicos de Sevilla, Sección de médicos homeópatas, 1994;                                       Francois-Flores, Fernando Darío: Materia médica mexicana. México, Biblioteca de Homeopatía de México, 2000.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *