Cambio Cerebral en Oración y Meditación y Oración poderosa

Cambio Cerebral en Oración y Meditación y Oración poderosa

Cambio Cerebral en Oración y Meditación y Oración poderosa. El Dr. Andrew Newberg ha estudiado a través de resonancia magnética nuclear imágenes cerebrales de diferentes personas orando y meditando.

Cambio Cerebral en Oración y Meditación y Oración poderosa

Cambio Cerebral en Oración y Meditación y Oración poderosa

Cambio Cerebral en Oración y Meditación

Hace tan solo unos pocos meses, el Dr. Andrew Newberg, especialista en investigación del Hospital Thomas Jefferson en Pennsylvania, ha revelado un prometedor estudio que ha realizado de manera secreta (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).
El Dr. Newberg, ha estudiado detalladamente durante mucho tiempo, las imágenes de resonancias magnéticas de aquellas personas que oran o meditan y los resultados han sido sorprendentes:

“Cuando miramos el funcionamiento del cerebro, todo apunta a que es fácilmente capaz de ajustarse a las prácticas religiosas y espirituales… Sólo tiene sentido si Dios está allá arriba y nosotros aquí abajo, que tengamos un cerebro que sea capaz de comunicarse con Dios, orándole y haciendo las cosas que Él necesita que hagamos”, dice el doctor.
El Dr. Andrew, cristiano y científico, recomienda a todas las personas que no creen en ninguna deidad y a las que creen, que cada noche hagan esta poderosa oración que cura enfermedades, con mucha fe y total esperanza, tanto si el enfermo es uno, como también si se trata de ayudar a alguna otra persona cercana.
Mi buen Jesús, te alabo y adoro,
te amo con todo mi corazón
y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz,
acudo ante Ti sabiendo que estás siempre a nuestro lado
que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas.
Tú que concedes vida en abundancia
y eres medico verdadero y dador de salud,
Tú que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño
te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo
a este ser querido que tanto padece por su enfermedad,
apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia,
y solicito la gracia de la salud para ……. (nombre del enfermo).
Tu que dijisteis:
“Yo soy la Resurrección y la Vida”,
que recibiendo y llevando en Ti mismo nuestras enfermedades,
curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban;
a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad,
para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón.
Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó,
que sentado junto al camino te decía en alta voz:
“Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí”,
le respondiste: “Recupera tu vista, tu fe te ha salvado”,
y al momento pudo ver, te pido con toda mi fe: Señor, devuelve la salud a (Nombre del Enfermo).
Omnipotente y sempiterno Dios,
eterna salud de los que creen,
escúchanos en bien de tus siervos enfermos,
por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia;
a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia
ferviente acción de gracias. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea (AMEN).

El Dr. Andrew Newberg es un neurocientífico que estudia la relación entre la función cerebral y varios estados mentales. Es un pionero en el estudio neurológico de las experiencias religiosas y espirituales, un campo conocido como “neuroteología”. Su investigación incluye tomar escaneos cerebrales de personas en oración, meditación, rituales y estados de trance, en un intento de entender mejor la naturaleza de Prácticas y actitudes religiosas y espirituales.

En este original y revolucionario libro ( Como la iluminación cambia su cerebro), Andrew Newberg y Mark Robert Waldman centran su atención en el pináculo de la experiencia humana: la iluminación. A través de sus estudios de barrido cerebral en medios psíquicos brasileños, místicos sufíes, meditadores budistas, monjas franciscanas, pentecostales y participantes en rituales de espiritualidad secular, Newberg ha descubierto los mecanismos neurológicos específicos asociados con la experiencia de iluminación y cómo podríamos activar esos circuitos en Nuestros propios cerebros.

En su encuesta de más de mil personas que han experimentado la iluminación, Newberg también ha descubierto que en el período posterior han tenido cambios de vida profundos y positivos. La iluminación nos ofrece la posibilidad de volvernos permanentemente menos propensos al estrés, romper los malos hábitos, mejorar nuestras habilidades de colaboración y creatividad. Y para llevar vidas más felices, más satisfactorias. Relata la historia de su propia experiencia transformacional, así como incluir las historias de otros que tratan de describir un evento que es verdaderamente indescriptible, Newberg nos trae un nuevo paradigma para un cambio profundo y duradero.

¿Cómo se relaciona esta investigación con los beneficios para la salud de la religión y los comportamientos religiosos que se reportan?

Nuestra investigación proporciona el vínculo entre la religión y la salud. Al comprender cómo funciona el cerebro durante ciertas experiencias y prácticas religiosas (por ejemplo, la meditación y la oración), podemos comenzar a entender cómo la religión afecta la salud psicológica y física. Por ejemplo, nuestro modelo de actividad cerebral durante la meditación indica que puede haber razones muy demostrables por las que las personas que frecuentemente practican la meditación experimentan una presión arterial más baja, una disminución de las frecuencias cardíacas, una disminución de la ansiedad y una disminución de la depresión (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).

¿Por qué creemos en lo que creemos?

Las creencias se basan en cuatro componentes clave -percepciones, emociones, cogniciones e interacciones sociales- que también están profundamente interconectados. Todos estos componentes se cruzan en el funcionamiento del cerebro humano, lo que nos permite tener todas nuestras creencias. Nuestras creencias comienzan a desarrollar el momento en que nacemos, y estamos preprogramados para creer en ciertas maneras. Sin embargo, estas formas están formadas por todo lo que pensamos, sentimos y experimentamos durante nuestra vida.

El cerebro también requiere creencias para que podamos sobrevivir. Necesitamos mantener creencias sobre cómo funciona el mundo a lo largo de toda nuestra vida.

Tenemos que esperar que ciertas cosas sucedan, como una persona que es agradable con nosotros si somos amables con ellos. Pero también podemos tener creencias sobre el significado y el propósito en la vida, sobre la religión y sobre las profundas complejidades del universo. Debido a que nuestras creencias son tan importantes para nuestra supervivencia, tenemos una tendencia a mantener esas creencias muy fuerte, incluso cuando se presentan con opiniones o hechos opuestos. Sin embargo, el cerebro también es capaz de cambiar las creencias si estamos abiertos a nuevas ideas y respetar las creencias de los demás.

Para mirar la neurofisiología de las prácticas religiosas y espirituales, se utilizó una tecnología de imagen cerebral llamada tomografía computarizada de emisión de fotones individuales (SPECT), que nos permite medir el flujo sanguíneo.

Cuanto más flujo de sangre tiene un área del cerebro, más activo es (rojo> amarillo> verde> azul> negro). Cuando escaneamos los cerebros de los meditadores budistas tibetanos, encontramos una disminución de la actividad en el lóbulo parietal durante la meditación (en la parte inferior derecha aparece amarillo en lugar de rojo en la imagen izquierda). Esta área del cerebro es responsable de darnos un sentido de nuestra orientación en el espacio y el tiempo. La hipótesis de que el bloqueo de toda la entrada sensorial y cognitiva en esta área durante la meditación se asocia con el sentido de no espacio y no hay tiempo que se describe a menudo en la meditación (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).

Cambio Cerebral en Oración y Meditación

Cambio Cerebral en Oración y Meditación

La parte frontal del cerebro, que suele estar involucrada en concentrar la atención y la concentración, es más activa durante la meditación (aumento de la actividad roja). Esto tiene sentido ya que la meditación requiere un alto grado de concentración. También se encontró que cuanto más actividad aumentaba en el lóbulo frontal, más actividad disminuía en el lóbulo parietal. Una versión más compleja del modelo del que se basa la hipótesis se encuentra en mi libro Por qué Dios no se va, escrito con Eugene d’Aquili.

Cuando miramos los cerebros de las monjas franciscanas en oración, encontramos mayor actividad en los lóbulos frontales (igual que los budistas), pero también aumentó la actividad en el lóbulo parietal inferior (el área del lenguaje). Este último hallazgo tiene sentido en relación con las monjas haciendo una práctica verbal (oración) en lugar de visualización (meditación).

Las monjas, como los budistas, también mostraron una disminución de la actividad en el área de orientación (lóbulos parietales superiores) del cerebro. Una descripción más detallada de los resultados de este estudio se puede encontrar en mi libro Por qué creemos lo que creemos , escrito con Mark Waldman.

También miramos el cerebro de un meditador a largo plazo que también era un ateo. Escaneamos a la persona en reposo y mientras meditamos sobre el concepto de Dios. Los resultados mostraron que no hubo un aumento significativo en los lóbulos frontales como con las otras prácticas de meditación. La implicación es que el individuo no fue capaz de activar las estructuras usualmente involucradas en la meditación cuando se estaba centrando en un concepto en el que no creía.

El Dr. Andrew Newberg responde:

¿Existen creencias constructivas y destructivas?

Las creencias pueden tener diferentes efectos en nuestra mente y cuerpo. Algunas creencias pueden ser llamadas “constructivas” porque nos ayudan a adaptarnos mejor a nuestro mundo, hacernos sentirnos positivos sobre nosotros mismos y resultar en una mejor salud física y mental. Algunas creencias son “destructivas” porque inducen el estrés dentro de nosotros, empeoran nuestra salud, o crean antagonismo y sentimientos violentos hacia los demás. Uno de los aspectos más importantes de por qué las creencias pueden ser constructivas o destructivas depende de si son excluyentes de otras perspectivas y cuán fuertemente se mantienen (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).

Los datos indican que todas las creencias tienen sus limitaciones porque el cerebro tiene limitaciones. Por lo tanto, las creencias constructivas ayudan a proporcionar un sentido de compasión para todos los demás, quienes también están confiando en sus propias creencias, creencias que también tienen limitaciones.
¿Está Dios solo en nuestro cerebro?

Nuestra investigación indica que nuestra única manera de comprender a Dios, hacer preguntas sobre Dios y experimentar a Dios es a través del cerebro. Pero la existencia o no de Dios “allá afuera” es algo que la neurociencia no puede responder. Por ejemplo, si tomamos una imagen cerebral de una persona cuando ella está mirando una imagen, veremos varias partes del cerebro activadas, como la corteza visual. Pero la imagen del cerebro no nos puede decir si realmente hay una imagen “allá afuera” o si la persona está creando la imagen en su propia mente. En cierta medida, todos creamos nuestro propio sentido de la realidad. Llegar a lo que es realmente real es la parte difícil.

¿Por qué Dios no se irá?

La razón principal por la que Dios no se irá es porque nuestros cerebros no permitirán que Dios se vaya. Nuestros cerebros están configurados de tal manera que Dios y la religión se convierten en una de las herramientas más poderosas para ayudar al cerebro a hacer su cosa: auto-mantenimiento y auto-trascendencia. A menos que haya un cambio fundamental en cómo funciona nuestro cerebro, Dios estará presente durante mucho tiempo.

¿Estamos “cableados” para Dios?

El término “hard-wired” sugiere que fuimos diseñados a propósito de esa manera. La neurociencia no puede responder a la cuestión del diseño intencional. Sin embargo, lo que podemos decir es que el cerebro tiene dos funciones principales que pueden ser consideradas desde una perspectiva biológica o evolutiva. Estas dos funciones son auto-mantenimiento y auto-trascendencia. El cerebro realiza estas dos funciones a lo largo de nuestras vidas. Resulta que la religión también realiza estas dos mismas funciones. Por lo tanto, desde la perspectiva del cerebro, la religión es una herramienta maravillosa porque la religión ayuda al cerebro a realizar sus funciones primarias. A menos que el cerebro humano experimente algún cambio fundamental en su función, la religión y Dios estarán aquí por mucho tiempo (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).

Conclusión:

Independientemente creamos en la religión o no, queda claro que el vínculo que mantenemos con el Padre de La Creación es fundamental para nosotros. Y cuanto más lo fortalezcamos y mayor sea nuestro vínculo a él, más notorios serán los cambios en nosotros mismos. Nuestra conexión a lo espiritual es fundamental para trascender como espíritus avanzados.

Fuente:

-www.andrewnewberg.com

-www.cuarzomístico.com

-Propia (Cambio Cerebral en Oración y Meditación).

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *